Psicología forense/Trastornos mentales

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lección 7
Trastornos mentales

Los trastornos mentales son relevantes en el contexto de la psicología forense porque muchos códigos penales establecen que una persona no puede ser responsabilizada de un delito si sufre de padecimientos mentales que alteran o limitan su conciencia o voluntad de actuar.

Estas alteraciones de la conciencia pueden ser duraderas (crónicas) o transitorias (de corta duración y sin efectos permanentes) y su aplicación en el entorno legal no siempre se refiere exactamente a enfermedades clínicas ya que el enfoque de la psicología forense y la administración de justicia es determinar si existe responsabilidad legal por un delito y no necesariamente tratar de encontrar las causas subyacentes.

Trastornos mentales crónicos[editar]

Psicopatías[editar]

La psicopatía es un concepto complejo y no hay acuerdo total entre los especialistas sobre sus definición exacta y características clave. Tampoco hay acuerdo sobre las causas o factores que determinan su aparición en una persona, aunque existe un consenso creciente en considerar deficiencias en las funciones afectivas como una de las causas principales. Actualmente la mayoría de los profesionales en el área, especialmente en norteamérica, se inclinan por utilizar la lista de chequeo de la psicopatía revisada (PCL-R) desarrollada por Robert Hare. Este instrumento no explica las causas del comportamiento psicopático pero es un fuerte predictor de la violencia y la reincidencia en delincuentes y pacientes psiquiátricos.

Este instrumento considera la psicopatía como un trastorno de personalidad definido en base a un conjunto de características afectivas, interpersonales y conductuales. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Afectivas
    • Emociones superficiales
    • Emociones cambiantes
    • Incapacidad de formar vínculos duraderos
    • Falta de empatía, ansiedad, remordimiento y culpa genuina
  • Interpersonales
    • Grandiosos
    • Egocéntricos
    • Manipuladores
    • Dominantes
    • Persuasivos
    • Calculadores
  • Conductuales
    • Impulsividad
    • Búsqueda de sensaciones
    • Propensión a violar las normas sociales

Es importante señalar que no todas las personas con características de personalidad psicopática son criminales ni que todos los criminales tienen desordenes de este tipo. Muchas personas con características psicopáticas son capaces de desempeñarse efectivamente en ambientes donde sus características les facilitan ser exitosos.

Neurosis[editar]

La neurosis no es un desorden psicológico parte de la nomenclatura oficial. El término normalmente se utiliza para hacer referencia a síntomas angustiantes, duraderos y sin una base física, que el individuo considera como inaceptables. Informalmente se llama neurótica a una persona que, debido a este tipo de síntomas, experimenta un dolor psicológico subjetivo y excesivo.

Alrededor del 12% de la población presenta este tipo de síntomas y normalmente son ocasionados por desórdenes psicológicos como pánico, fobias, trastornos obsesivo compulsivos, trastornos histéricos, trastornos depresivos, estrés y otros.

Psicosis[editar]

El término psicosis se utiliza para referirse a varias formas de comportamiento que implican una pérdida de contacto con la realidad. Estas pueden implicar creencias falsas (delirios) o percepciones falsas (alucinaciones). Normalmente es una expresión de una enfermedad mental grave que perturba la personalidad del individuo de manera grave y que con frecuencia requiere tratamientos intensivos y hospitalización especializada.

Una persona con síntomas psicóticos con frecuencia presenta deficiencias importantes que conducen a una discapacidad real para funcionar en la sociedad de forma independiente, no admite la existencia de la enfermedad o la necesidad de un tratamiento, tiende a recharzar la comunicación y en ocasiones puede aislarse completamente de la realidad externa.

Al igual que los comportamientos psicopáticos y neuróticos, las psicosis no tienen una causa clara o única. Los especialistas han propuesto posibles defectos congénitos no hereditarios, problemas prenatales, traumatismos durante el parto, elementos externos posnatales (por ejemplo infecciones somo la sífilis o la tuberculosis) y causas psíquicas y sociales (traumas morales).

Trastornos mentales transitorios[editar]

Los trastornos mentales transitorios son condiciones temporales que provocan una alteración de la conciencia. Normalmente implican que un sujeto es eximido de su responsabilidad criminal por una acción, o que esta es atenuada (reducida), a menos que el estado haya sido buscado deliberadamente.

Es un concepto legal, no psicológico y los códigos penales normalmente requiere que sea de aparición relativamente brusca, desencadenado por una causa inmediata y evidente, de corta duración y que finalice sin dejar huella (que no sea determinado como otro tipo de trastorno). Su existencia como concepto legal se basa en investigaciones psicológicas que han demostrado que estados pasionales intensos o elementos externos pueden provocar una perturbación intensa de las funciones psíquicas, removiendo la conciencia o autocontrol de un sujeto.

Algunas de sus causas más frecuentes son:

  • Delirios provocados por enfermedades infecciosas.
  • Alteración de la conciencia por ataques epilépticos.
  • Embriaguez plena y fortuita.
  • Sonambulismo.
  • Estados alucinatorios provocados por drogas.
  • Crisis de pánico.

Resumen de la lección[editar]

  • Los trastornos mentales pueden ser crónicos o transitorios.
  • Los trastornos mentales crónicos incluyen las psicopatías, neurosis y psicosis.
  • Psicopatías, neurosis y psicosis se definen en términos de las características de la personalidad de quienes las sufren, no de las causas que las provocan.
  • El término trastorno mental transitorio es definido legalmente para contemplar perdidas temporales de conciencia o libertad de acción.

Términos clave[editar]

Lecturas adicionales[editar]

Bibliografía[editar]

  • Halgin, Richard; Krauss Whitbourne, Susan (2008). Abnormal Psychology: Clinical perspectives on psychological disorders [Psicología de la anormalidad: Perspectivas clínicas en los trastornos psicológicos] (5.ª edición). México D. F., México: McGrawHill. p. 535. ISBN 978-970-10-6886-1. 
  • Lin Ching Céspedes, Ronald (2012). Psicología forense: principios fundamentales (1.ª edición). San José, Costa Rica: EUNED. p. 300. ISBN 9968-31-226-6. 


Proyecto: Psicología forense
Anterior: Segunda evaluación parcial — Trastornos mentales — Siguiente: Evaluación de la lección 7