Psicología forense/El delincuente

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lección 5
El delincuente

Un delincuente es la persona que comete delitos y puede ser estudiado desde la perspectiva sociológica o desde la perspectiva psicológica. Ninguna de las dos áreas de análisis cubre todos los aspectos del fenómeno y no actúan como explicaciones alternativas. Su relación es complementaria, proporcionando información sobre diferentes aspectos de la conducta y ambas son necesarias para obtener una idea general de las motivaciones de un individuo

La sociología estudia al delincuente en función de su interacción con la sociedad. Se interesa tanto en los aspectos del ambiente que influencian al individuo, ya sea incitándolo o desincentivandolo a cometer un delito, como en el impacto que su decisión de delinquir tiene en la sociedad. Por su parte la psicología se enfoca en entender los aspectos internos del fenómeno.

Razones de la conducta criminal[editar]

La psicología ha identificado múltiples razones para la conducta criminal. Entre las más importantes podemos citar la falta de consciencia, la falta de voluntad, la incapacidad psíquica y a la afectación psíquica.

La falta de conciencia se da cuando el delincuente carece de las herramientas psíquicas para comprender lo que está haciendo o las implicaciones de sus actos. No debe confundirse con los errores de percepción donde la persona es consciente de sus actos pero ignora que dañan a otros o que no son permitidos por el ordenamiento jurídico vigente.

Un individuo con falta de voluntad carece de las facultades psíquicas para necesarias para autodeterminarse. Los impulsos criminales se presentan con una fuerza mayor a su capacidad de autocontrol o como situaciones que eliminan su libertad de elección. Esta situación puede presentarse por factores patológicos en las capacidades mentales o por influencias psíquicas externas. La influencia psíquica es un factor ambiental, ya sea provocado directamente por otro individuo o por la situación. Incluye, entre otros, factores como: el miedo, el mantener en error al sujeto, el hacerlo caer en el engaño y el abusar de su necesidad o inexperiencia.

La incapacidad psíquica impide a la persona responsabilizarse por sus actos al carecer de las herramientas mentales para evaluar las implicaciones que tienen. Los niños (normalmente los menores de 12 o 14 años, dependiendo de la legislación vigente) y los enfermos mentales se consideran entre los grupos de personas en esta categoría.

La afectación psíquica, también llamada daño moral o psicológico se da en víctimas de comportamientos criminales que pasan a ser victimarias como medida de escape para manejar la situación. La víctima de un delito pasa por estados de alerta, resistencia y agotamiento. En esta última fase pierde sus defensas psíquicas e incorpora la violencia como un mecanismo aceptable de lidiar con las agresiones.

Otros factores de la conducta criminal pueden incluir aspectos genéticos o características de la personalidad como irritabilidad o falta de autocontrol.

Tipos de delincuentes[editar]

Existen múltiples formas de clasificar a los delincuentes. La actitud hacia el delito, la carrera delictiva, los aspectos biológicos y hereditarios, los motivos y el entorno legal son criterios que se pueden utilizar para definir estructuras de clasificación. Como otras clasificaciones en las ciencias sociales, estas nunca son perfectas y en muchos casos representan una sobresimplificación del fenómeno. A pesar de lo anterior, son herramientas muy útiles para realizar actividades como las evaluaciones de peligrosidad de los individuos.

La siguiente tabla muestra una posible clasificación de los delincuentes, considerando tanto factores de disposición (preferencias) como de estado anímico.

Descripción Tipo
Son personas que no presentan tendencias criminales pero tampoco pueden incorporar apropiadamente las normas sociales. Falta de disciplina social
Personas comúnmente afectadas por trastornos de personalidad antisocial, incapaces de mantener relaciones laborales estables que recurren al crimen para subsistir. Criminal profesional y aversión al trabajo
Los individuos dependientes de las drogas recurren al crimen porque ven sus ingresos reducidos por las dificultades para desempeñar un trabajo y sus gastos incrementados por su necesidad de consumir dosis cada vez mayores de la droga. Drogodependencia
Individuos socialmente adaptados pero incapaces de resistir las incitaciones criminológicas del ambiente. Escasa capacidad de resistencia
Los delincuentes por agresividad son aquellos que tienen tendencia a descargar de forma física sus altos niveles de excitación e irritabilidad. Agresividad
Son personas que necesitan la satisfacción inmediata de sus impulsos sexuales y carecen de las barreras psíquicas necesarias para autocontrolarse. Falta de domino sexual
Individuos adecuadamente adaptados a la sociedad que de forma repentina o luego de vivir experiencias críticas reaccionan cometiendo delitos. Crisis temporal
La categoría de delincuencia por reacciones primitivas incluye las personas inestables que sufre de fuertes impulsos afectivos y las personas estables que reaccionan violentamente ante estímulos específicos (disparadores). Reacciones primitivas
Los delincuentes por convicción violan la ley deliberadamente por motivaciones a las que le dan un rango superior. Convicción

Esta clasificación es informativa. Los psicólogos forenses deben trabajar en el contexto establecido por el ordenamiento legal al que asisten y este normalmente establece los diferentes tipos de delincuentes o las clasificaciones a utilizar.

Otro aspecto importante a considerar, independientemente de la clasificación utilizada, es que la asignación de un individuo a una categoría no es permanente. No son rasgos invariables de la personalidad. Una misma persona en dos momentos separados puede tener motivaciones diferentes para delinquir dependiendo de las circunstancias en las que se encuentra.

Resumen de la lección[editar]

  • El delincuente puede ser estudiado desde la perspectiva sociológica o desde la perspectiva psicológica.
  • Falta de consciencia, falta de voluntad, incapacidad psíquica y afectación psíquica son posibles razones de la conducta criminal.
  • Los esquemas para clasificar delincuentes son útiles para realizar tareas como la evaluación de la peligrosidad del individuo.

Términos clave[editar]

Lecturas adicionales[editar]

Bibliografía[editar]

  • Amar Amar, José; Aristizabal Diazgranados, Edith (2012). Psicología forense: estudio de la mente criminal (1.ª edición). Barranquilla, Colombia: Ediciones Uninorte. p. 192. ISBN 978-958-741-051-8. 
  • Lin Ching Céspedes, Ronald (2012). Psicología forense: principios fundamentales (1.ª edición). San José, Costa Rica: EUNED. p. 300. ISBN 9968-31-226-6. 


Proyecto: Psicología forense
Anterior: Evaluación de la lección 4 — El delincuente — Siguiente: Evaluación de la lección 5