Usuario:Madai Moran

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Lengua y Literatura[editar]

La literatura es el Arte que utiliza como instrumento la palabra. Por extensión, se refiere también al conjunto de producciones de una nación, de una época o de un Género (la literatura griega, la literatura del siglo XIX) y al conjunto de obras que versan sobre un arte o una Ciencia. https://www.ecured.cu/Literatura

Literatura del Modernismo y Simbolismo[editar]

El Modernismo recibe las influencias de dos movimientos franceses de la segunda mitad del XIX: el Parnasianismo y, sobre todo, el Simbolismo(para algunos críticos el Modernismo es el nombre que recibe el Simbolismo en las letras hispánicas), pero también de la literatura norteamericana (Edgar A. Poe) y rusa (Chejov, por ejemplo).

Por su parte, el Simbolismo(nacido en Francia como reacción al Naturalismo, y representado por Verlaine, Rimbaud y Mallarmé, pero con antecedentes en Baudelaire; en España, un precursor es Bécquer) defiende que la realidad, tras sus apariencias, esconde significaciones profundas que el poeta tiene que descubrir y comunicar al lector. Para ello se sirven de los símbolos (imagen que sugiere ideas, sentimientos, angustias, obsesiones...). Por ejemplo el 'ocaso' puede ser símbolo de la decadencia o de la muerte, el 'camino' será símbolo de la vida, etc. La poesía se convierte así en un instrumento del conocimiento que, a través de los símbolos, capta la realidad suprarracional, subjetiva, que sólo se puede expresar mediante la alusión y la sugerencia (de ahí la importancia también de la metáfora y de la musicalidad del verso). http://www.edu.xunta.gal/centros/iesvilalonga/system/files/EL%20MODERNISMO.pdf

Breve análisis de fragmentos de obras literarias[editar]

 Esta sección está destinada al análisis de las características de la Literatura del Modernismo y Simbolismo. Justifica breve y acertadamente la selección de determinados fragmentos de la obra de los autores para ilustrar las características de la estética simbolista. 
Wiki de características Simbolistas[editar]

Introducción:Partiendo de los autores enlistados a continuación, se elaborará un análisis de sus obra bajo la luz de las características simbolistas.Para ello, se tomarán fragmentos de sus obras, las cuales se justificarán por su elección.

a) Baudelaire

b) Edgar Allan Poe

c) El Conde de Lautréamont

d) Arthur Rimbaud



I. BAUDELAIRE. Hablar sobre los poemas de Charles Baudelaire es remitirse a un paisaje tortuoso y decadente. En sus poemas se reconocen los elementos de un tema romántico; el genio y el poeta son malditos para la sociedad por su bendición y capacidad de comunicarse con la naturaleza. Este don se paga con soledad y el sentimiento de la indiferencia, la incomprensión y la persecución.https://culturacolectiva.com/letras/poemas-de-charles-baudelaire-que-debes-leer-para-evitar-que-tu-corazon-se-marchite

“Las flores del mal” es una obra de concepción clásica en su estilo, y oscuramente romántica por su contenido, en la que los poemas se disponen de forma orgánica (aunque esto no es tan evidente en las ediciones realizadas tras la censura y el añadido de nuevos poemas). En ella, Baudelaire expone la teoría de las correspondencias y, sobre todo, la concepción del poeta moderno como un ser maldito, rechazado por la sociedad burguesa, a cuyos valores se opone. El poeta se entrega al vicio (singularmente la prostitución y la droga), pero sólo consigue el tedio (spleen, como se decía en la época), al mismo tiempo que anhela la belleza y nuevos espacios ("El viaje"). Es la "conciencia del mal".

Con esta obra, Baudelaire dio fin al ciclo del Romanticismo para abrir paso a la Modernidad, no sólo por la temática de su obra, sino por el replanteamiento estético que en ella se hace y que consiste en el descubrimiento de la belleza en lo "no bello". (http://www.efemeridespedrobeltran.com/es/eventos/abril/baudelaire-el-poeta-de-mayor-impacto-del-simbolismo-frances.-hoy-9-de-abril-de-1821-nace-baudelaire)


“Reversibilidad”; Las flores del mal 1857.

«Ángel lleno de gozo, ¿sabes lo que es la angustia,

La culpa, la vergüenza, el hastío, los sollozos

Y los vagos terrores de esas horribles noches Que al corazón oprimen cual papel aplastado?

Ángel lleno de gozo, ¿sabes lo que es la angustia?

Ángel de bondad lleno, ¿sabes lo que es el odio,

Las lágrimas de hiel y los puños crispados, Cuando su infernal voz levanta la venganza

Ven capitán se erige de nuestras facultades?

Ángel de bondad lleno: ¿sabes lo que es el odio?»



II. ALLAN POE. Si algo caracteriza a literatura del siglo XIX es la intensidad de los sentimientos que quedan plasmados entre las cientos de páginas que la conforman. La llegada del romanticismo sólo le otorgó aún más dramatismo, pues no sólo se trataba de retratar a un ser humano expresándose sino de su entorno acompañando cada uno de sus movimientos; en ese sentido no importa si se trata de algo dulce y delicado o de una situación sombría, la atmósfera como recurso narrativo tiene que adaptarse a cada situación.

A pesar de esa tendencia a retratar al amor como un campo idílico en el que nada podría salir mal, uno de los autores más recordados de esta etapa de la historia literaria se caracterizó por hacer —casi— todo lo contrario: Edgar Allan Poe. Una buena parte de su obra retrata escenarios lúgubres donde la única posibilidad que existe es que todo empeore para los protagonistas. Sin embargo, más allá de los cuervos parlantes, los orangutanes asesinos y los corazones enterrados que seguirán latiendo hasta la eternidad, dentro de sus oscuras líneas se esconde justo esa parte noble de la sensibilidad humana que corresponde, entre otros sentimientos, al amor hacia una mujer. https://culturacolectiva.com/letras/fragmentos-de-edgar-allan-poe


“Leonore”

«¡Venid! Dejad que el oficio de difuntos

se lea, que el cántico mortuorio se cante,

un himno para tan regia muerta como

muriera tan joven ...

Un cántico fúnebre para ella, dudosamente

muerta, porque murió tan joven. […]»


III. EL CONDE DE LAUTRÉAMONT. Conde de Lautréamont, seudónimo de Isidore Ducasse. Su obra Los Cantos de Maldoror es una obra poética en prosa dividida en seis cantos escritos en 1869. La obra es el soliloquio poético de un protagonista perverso, delirante, que blasfema, injuria, calumnia a Dios, contra quien se rebela en esta diatriba magistral, estableciendo una oda definitiva al mal, el egoísmo, la injusticia, la amoralidad. Sus Cantos de Maldoror, prohibidos durante mucho tiempo y finalmente rescatados por el surrealismo, conforman una lectura esencial para entender el desarrollo de la poesía moderna.

En la poesía del Conde de Lautréamont coexisten lo pútrido y la violencia, la obscenidad y el crimen, gestando a su vez un tipo de belleza muy peculiar, saturada de elementos típicos de la literatura gótica. Su lucha principal es contra aquello que, en los Cantos de Maldoror, se denomina como El gran objeto exterior, es decir, la realidad objetiva.


"Fragmento Canto II. "

"Oh Creador del universo, no dejaré, esta mañana, de ofrecerte el incienso de mi plegaria infantil. A veces la olvido y he advertido que, en esos días, me siento más feliz que de costumbre; mi pecho se dilata, libre de toda opresión, y respiro con mayor facilidad el aire embalsamado de la campiña; mientras que, cuando cumplo el penoso deber, ordenado por mis padres, de dirigirte cotidianamente un cántico de alabanzas, acompañado por el inseparable aburrimiento que me produce su laboriosa invención, estoy, entonces, triste e irritado el resto del día, porque no me parece lógico y natural decir lo que no pienso y busco retirarme a las inmensas soledades. Si les pregunto la explicación de ese extraño estado de mi alma, no me responden."


IV. RIMBAUD. Para finales del siglo XIX en Francia y Holanda los temas que se destacaban eran los vinculados con el simbolismo, es que para una sociedad tan exigente como la de estos países el nuevo movimiento simplemente era un obstáculo para los estilos a los que ya estaban acostumbrados. Ciertamente uno de sus precursores fue Charles Baudelaire – reconocido autor de la lírica moderna- a quien se le unió Edgar Allan Poe, un escritor del momento que tuvo como función aportar las imágenes llamativas por las que se caracterizó el simbolismo. Los temas del nuevo movimiento eran los considerados taboo, es decir el sexo, las drogas y el satanismo; los cuales fueron mostrados sin pudor. Del simbolismo nació el parnasianismo, que con el paso del tiempo se fue desligando por los intereses tan arraigados que tenían hacia los temas ocultos.

Para el simbolismo el lenguaje literario tenía que destacarse por rimas perfectas, donde era necesario que la espiritualidad estuviera presente sin que se dejase de mostrar la realidad. En el plano de la narración y la actuación sobre las tablas, el simbolismo no obtuvo gran relevancia, sin embargo se publicaron varias obras con este estilo. (https://personajeshistoricos.com/c-escritores/arthur-rimbaud/#La_tormentosa_relacion_amorosa_de_Arthur_Rimbaud


"Delirios II. Alquimia del verbo."

"Ahora yo. La historia de una de mis locuras. Me jactaba desde hace tiempo de dominar todos los paisajes posibles, y me parecían irrisorias las celebridades de la pintura y la poesía moderna.

Me gustaban las pinturas idiotas, frisos sobre las puertas, decorados, telones de saltimbanquis, anuncios, estampas populares; la literatura pasada de moda, latín de iglesia, libros eróticos sin ortografía, novelas de nuestras abuelas, cuentos de hadas, libritos de la niñez, óperas viejas, estribillos bobos, ritmos ingenuos.

Soñaba cruzadas, viajes de descubrimientos de los que no queda relato, repúblicas sin historia, guerras de religión sofocadas, revoluciones de costumbres, desplazamientos de razas y de continentes: creía en toda suerte de hechizos.

Inventé el color de las vocales -A negro, E blanco, I rojo, O azul, U verde-. Pauté la forma y el movimiento de cada consonante, y, con ritmos instintivos, me precié de inventar un verbo poético accesible, tarde o temprano, a todos los sentidos. Me reservaba la traducción. Se trató al principio de un boceto. Escribía silencios, noches, anotaba lo inexplicable. Fijaba vértigos."