Taoísmo I

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Página del Baopuzi (Ge Hong).

El taoísmo es una "Via Espiritual" milenaria, genuinamente china, que esta formada principalmente por dos corrientes de diferente indole:

Filosofica, cuyo fundador se considera que fue Lao Tse, al que se le atribuye la creación del Tao Te Ching, texto donde se sientan las bases de esta doctrina, y que tambien cuenta con otros representantes como Chuang Tse, y Lieh Tse. Su objetivo es la union mistica con el Tao. (Trataremos esto con mas detalle mas adelante).

Religiosa, que a grandes rasgos busca la inmortalidad, y que esta formada por varias escuelas como la Escuela de las cinco Fanegas de arroz, etc.

Contexto Historico[editar]

Los orígenes de la Filosofia China[editar]

Los testimonios mas antiguos conocidos del pensamiento chino, se remontan a la civilización Shang, consistentes en incripciones sobre huesos o caparazondes de tortugas con fines adivinatorios.

Se cuenta que hace unos 5000 años, existio uno de los mas grandes chamanes chinos (Wu), llamado Yu. A parte de otros muchos prodigios, este chaman creo el "paso de Yu", una poderosa danda que lo transportaba al cielo, y que muchos siglos despues, aun ejecutan los practicantes de las artes marciales internas, y ademas, encontro una tortuga que llevaba sobre su concha el pa-k'ua del Cielo Posterior, el cual describe la naturaleza del flujo y el cambio del universo, base de las ciencias adivinatorias posteriores.

Estos chamanes tenian varios deberes, como:

  • Invitaciones a los espiritus
  • Interpretaciones de sueños
  • Lectura de presagios
  • Provocación de lluvias
  • Curaciones
  • Adivinación celeste

Con el tiempo, el chamanismo cayo en desuso en la dinastia Chou, aunque muchos de los talismanes y practicas de esta epoca, se incorporaron a la magia taoísta.

El taoísmo es un movimiento muy amplio y poco homogéneo, no es una doctrina como tal, ni un sistema de creencias, sino que es algo más parecido a una experiencia personal. Es una forma de vivir y de entender el mundo, alejado de la sistematización y de los dogmas, lo que originó numerosas tendencias. Fue el historiador Sima Tan (o Sima Qian) en el siglo -I, quien agrupó todas estas tendencias bajo el nombre de "escuela taoísta", en su obra "Memorias históricas".

Las fuentes del taoísmo se remontan a los primeros desarrollos de la antigua cultura china, alrededor del río Amarillo, por esto la importancia de las metáforas del agua, de la corriente y del curso natural de las cosas en sus ideas.

Desde sus comienzos se pueden distinguir un taoísmo filosófico de un taoísmo místico o chamanista, mas tarde y muy diferente de estos, un taoísmo religioso y ritual.

Periodo Clasico (700 - 200 a.C.)[editar]

En esta epoca, el Duque Zhou estructuro un sistema filosofico-moral basado en el regimen esclavista, cuyo fin era garantizar el sistema de jerarquias, y que sirvio para el desarrollo de la dilosofia confuciana.

Los orígenes de taoísmo místico no se conocen con exactitud, la tradición se remonta hasta el mítico Emperador Amarillo (Huang di), por eso se conocía como escuela de Huang-Lao. En sus orígenes aparecen una mezcla de adivinos, archivistas y "hombres de técnicas" conocidos como "fangshi", que se dedicaban a la adivinación, la meditación, los viajes extáticos y a la búsqueda de la longevidad y de la inmortalidad, mediante técnicas fisiológicas y ejercicios corporales. Este taoísmo reapareció con fuerza en varias ocasiones posteriormente, en los siglos I y II. Si bien hay que señalar que la inmortalidad no se refiere a un alma inmortal, al estilo occidental, sino al control de la tendencia del cuerpo a la decadencia y a la descomposición, mediante la alquimia se buscaban fármacos para prolongar la vida.

El taoísmo filosófico se desarrolló a partir del siglo -IV, durante la época de los Reinos Combatientes, que fueron unos tiempos de incertidumbres y crisis, donde los sabios buscaban soluciones individuales con un reducido número de discípulos, esto ocasionó la aparición de numerosas escuelas, pero todas ellas con ciertas raíces metafísicas y con un escepticismo radical respecto a la posibilidad de alcanzar un conocimiento profundo respecto de la realidad, debido al continuo cambio inherente al Tao.

Evolución del taoísmo.

El taoísmo tuvo varias fases diferenciadas:

Reinos Combatientes (-453 a -222) Fue el periodo fundacional del taoísmo filosófico, sus principales pensadores: Lao zi y Zhuang Zi.

Dinastía Han (-206 a +220). Fue la época del sincretismo y de reunificación del saber anterior disperso: Escuela Huang Lao, elaboración del libro conocido como Huainan zi. Comienzo del taoísmo religioso con dos movimientos: el de "los turbantes amarillos" y el de "las cinco medidas de arroz", que posteriormente se cambió de nombre por el de "maestros celestes". Introducción del budismo desde la India, en el siglo I.

Auge del taoísmo místico (220 a 581). La escuela del misterio (Xuanxue) cuyos principales representantes fueron Wang Bi y Guo Xiang. Otras corrientes que buscaban la inmortalidad, el rejuvenecimiento o la metamorfosis mediante un conjunto de prácticas fisiológicas y curativas, que ya eran corrientes en la antigüedad. Ge Hong es el representante más conocido de estas tendencias. La escuela de Shangqing, cuya enseñanza principal eran los viajes mentales sin salir de la habitación.

Dinastía Tang (618 a 907). A partir de este periodo el confucionismo monopoliza la ideología oficial y el taoísmo va siendo cada vez más minoritario.

Maestros Taoístas[editar]

Como precursores se suelen nombrar a Yang Zhu y Lao dan. Sin embargo el taoísmo filosófico que nos ha llegado está unido a dos nombres que son considerados como los fundadores de este movimiento, los irónicos maestros Lao Zi y Zhuang Zi y a tres textos: el Laozi o Dao De Jing (conocido también como Tao Te Ching), el Zhuangzi y el Liehzi. Las principales ideas taoístas giran en torno a tres conceptos fundamentales para ellos: el Tao, de difícil traducción, pero con un significado parecido a camino, vía, flujo o curso, el Te, con dos significados aproximados de virtud y eficiencia, y por último Wuwei, la no-acción.

El taoísmo a diferencia del confucianismo o del moísmo no tuvo una sistematización, ni unas normas que fueran seguidos por todos y ambos movimientos fueron rechazados por los taoístas.

Los taoístas no buscaban arreglar la situación social, vivían alejados de los asuntos políticos, despreciando las costumbres, el afán de lucro y el poder, defendiendo la libertad individual y buscando los caminos de la felicidad interior. Esta forma de pensar tiene muchos puntos en común con la de sus colegas griegos de la época, cínicos escépticos y epicúreos.

Los taoístas mostraban un cierto talante cercano a un anarquismo individualista, ya que no reconocían a ningún estado y consideraban negativo cualquier autoridad social. Respecto de la muerte pensaban que no hay porque preocuparse, pues nacimiento y muerte son dos momentos de la continua transformación del universo, simplemente ocurre que nuestra materia recibe una nueva forma.

El taoísmo influyó notablemente en otras ideas, pero sobre todo en el budismo chino y particularmente en la corriente de meditación chan, más conocida en occidente en su parte japonesa, el budismo zen.

El canon taoísta (daozang) El canon taoísta es un conjunto muy amplio de documentos sobre cuestiones taoístas, recopilados a lo largo del tiempo. Fiel al estilo taoísta, este repertorio no sigue un orden ni un detalle sistemático, y lo mismo incluye textos de filósofos, pero también de medicina, de alquimia, de geografía, de moral o de literatura. Hay que añadir otra dificultad y es que los escritos taoístas carecen de fecha u otras indicaciones para poder datar el escrito, y en la mayor parte de los casos tampoco se sabe quien fue el autor. Y es que para los taoístas, lo realmente importante es lo que se dice. Se compone aproximadamente de 1200 documentos y fue xilografiado por primera vez en 1445, después hubo varias reediciones y actualmente el más completo se conserva en un templo en Pekín.



Lao Zi.

Lao Zi (Lao Tse) y Zhuan zi (Chuang Tzu) son los fundadores del taoísmo filosófico en la forma que nos ha llegado, pero esto no fue así en su época. Suelen ser considerados habitualmente, junto con Confucio, como los mayores sabios de China, aunque poco se sabe con exactitud sobre su vida.

Según las "Memorias Históricas" de Sima Qian, Lao Zi, el “viejo maestro”, se llamaba Li Er o Li Dan y trabajó en los archivos imperiales de los Zhou como astrónomo. Fue contemporáneo de Confucio. Desanimado por la decadencia de la época (Reinos Combatientes) decidió partir hacia el oeste en un buey negro. El guardia de la frontera le pidió que le dejara escrito algo de su sabiduría, y haciendo caso al encargo, escribió el libro que lleva su nombre Laozi, más tarde conocido por el título Daodejing, (Tao Te ching), es decir, el libro del Tao y de la Virtud, después Lao Zi desapareció al otro lado de la frontera, puede considerarse, por tanto, como una especie de testamento de su pensamiento.

El Laozi o Daodejing.

El Laozi es el texto más importante del taoísmo filosófico. Fue escrito aproximadamente entre los siglos -IV y -III, en un estilo poético, compuesto por breves máximas y proviene en gran parte de tradiciones orales más antiguas.

Los primeros comentaristas fueron Heshang Gong y Wang Bi (226-249) y en concreto la versión de Wang Bi ha pasado a ser clásica y la más extendida. Sin embargo, recientemente se han encontrados ejemplares más antiguos.

En 1.973 en las excavaciones de Mawangdui, cerca de Changsha, en la tumba número 3 se encontraron varios libros escritos en seda, entre ellos dos copias del Laozi, datados alrededor del -200. Lo peculiar es que siguen un orden diferente del habitual, primero está el libro del Te y después el libro del Tao.

En 1.993 se encontró en el yacimiento arqueológico de Guodian cerca de Jingmen, importante material escrito en el interior de la tumba número 1. Escritos en tablillas de bambú, contienen textos taoístas y confucianos. El Laozi de Guodian, es el más antiguo y el más corto, se compone de tres partes, denominadas A, B y C por los editores chinos. La parte C, contiene un trozo del Laozi, y 3 fragmentos hasta entonces inéditos conocidos como “Tai yi sheng shui”, principalmente sobre cuestiones cosmológicas. Se estima escrito alrededor del -300.

Tradicionalmente el libro se divide en dos partes: libro del camino (Tao) y libro de la virtud (De), aunque esta traducción al castellano no refleja bien el sentido original, sobre todo virtud, que no se corresponde con que se entiende en occidente, tiene un sentido más parecido al que le hemos dado a un término griego como areté. Tao significa flujo, camino, curso, guía de comportamiento y el libro pretende ser un camino de transformación interior, de liberación.

Tiene un carácter trasgresor y revolucionario contra el confucianismo tradicional. El contenido del libro es bastante enigmático y a pesar de las numerosas traducciones e interpretaciones que se han hecho en occidente, el libro sigue manteniendo un carácter oscuro. De las numerosas traducciones al castellano...

Para Lao zi el Tao es el fundamento de todas las cosas y tiene la mayor importancia, pero es un concepto escurridizo. El libro comienza advirtiendo que "el Tao del que se puede hablar no es el Tao verdadero, el nombre que puede nombrarlo no es el nombre verdadero" (Laozi, 1). Para los taoístas el lenguaje no es adecuado para explicar lo que pretenden.

Como en la escuela cosmológica del Yin y Yang y probablemente influidos por el I Ching, todo funciona a base de opuestos, "existencia y no-existencia se engendran mutuamente" (Laozi, 2) o según otra traducción "el ser y la nada se generan uno a otro". Los opuestos son complementarios, se trata de una oposición dinámica, por tanto, una afirmación implica también su negación, por eso preferir una opción en detrimento de su contraria es no entender como funcionan las cosas.

Otros conceptos fundamentales son el de vacío y el de no-acción (wuwei), en el sentido de que no se debe interferir en las cosas, sino dejarse llevar por el curso natural del suceder. "No hagas nada y nada dejará de hacerse" (Laozi, 37). La expontaneidad (ziran). Lao Zi rechaza el conocimiento e insiste en la experiencia espontánea

La cosmología del Daodejing tuvo una notable influencia también en otras escuelas. El Tao es anterior y posterior a lo demás y engendra todas las cosas, estas oposiciones no son tal, sino aspectos distintos del Tao, que lo inunda todo. Tiene un aspecto cosmológico de movimiento y transformación según la no acción, es decir, espontáneamente conforme a la naturaleza del Tao, que lo engendra todo: del uno a los diez mil seres. "El Tao engendra el uno, uno engendra dos, dos engendra tres, tres los diez seres". (Laozi, 42). El Tao engendra el soplo original, uno, pero este uno por su propio dinamismo genera la dualidad de Yin Yang.El Tao es la unidad, los diez mil seres, la multiplicidad.

El Laozi no enseña nada, no revela nada, solo muestra como suceden las cosas por si mismas, de forma natural.


Zhuang Zi.

Zhuang Zhou o Zhuang Zi o Chuang Tzu (maestro Zhuang) vivió en el siglo -VI, y es el autor de un libro, que como era común en la época lleva su nombre "el Zhuangzi", convertido ya en un clásico del taoísmo.

Se sabe muy poco de su vida, rehusó cargos en la administración estatal y fiel al taoísmo prefirió vivir alejado de los asuntos públicos y dedicarse a la filosofía y a la poesía. Fue amigo de Hui Si, maestro de la “Escuela de los Nombres”, de quien aprendió la terminología de esta escuela y en su libro reproduce varios diálogos entre ellos. De su libro se deduce que su ideal de vida es la plena libertad individual.


http://www.cinicos.com/taoismo.htm

Conceptos Basicos[editar]

Tao[editar]

La palabra tao (chino simplificado y tradicional: 道, pinyin: Acerca de este sonido dào (?·i)), difundida por el taoísmo, también se usa en el confucianismo, el budismo chan (zen en japonés) y en la religión china, con matices distintos en cada caso. Puede traducirse literalmente por ‘el camino’, ‘la vía’, o también por ‘el método’ o ‘la doctrina’. En el taoísmo se refiere a la esencia primordial o al aspecto fundamental del universo y del hombre, unión de pureza y claridad; es el orden natural de la existencia, que en realidad no puede ser nombrado, en contraste con las incontables cosas "nombrables" en las que se manifiesta. En japonés se le llama dō. Esta palabra tenía un significado espiritual y filosófico de «camino de la naturaleza» o «camino de los cielos». Las enseñanzas de sabios como Lao-Tsé y Confucio predicaban el abandono de nuestro propio camino para seguir, en su lugar, el «gran camino».

El significado del tao depende del contexto y puede usarse como término filosófico, cosmológico, religioso o moral.

El sinograma que representa al tao es un ideograma que consta de dos partes:

   首 (shǒu), ‘cabeza’ y
   辶 (辵 chuò), ‘ir’

Sinograma del tao.

En efecto, la parte superior representa a un rostro o cabeza y la parte inferior representa a un ser humano corriendo, en conjunto tal asociación ha significado camino o marcha (iter).

El tao es el tema principal del taoísmo, pero el confucionismo también lo emplea como ‘el camino’ o ‘noble camino’ de conducta, pero de un modo diferente.

Tanto su significado religioso como filosófico pueden verse desde dos puntos de vista:

   doctrinal o de discurso: manera coloquial de llamar a la ideología del tao basada netamente en los diferentes textos taoístas, siendo el principal de estos el Tao Te King de Lao-Tsé.
   el gran tao, fuente de orientación de todo proceso del universo más allá de que existe y no existe y anterior al espacio y el tiempo.

El tao es el principio que ordena tras el incesante flujo de cambio, siendo así el origen de todo. Debido a esto, también es la constante que abarca todos los aspectos de la realidad, por lo que en este sentido se lo puede comparar con el concepto de Totalidad de la filosofía occidental, aunque en occidente se lo ha identificado con Dios (incluso en lo referente a la Santísima Trinidad), o con el concepto griego del logos o el hindú de Dharma.

En ambos casos, el concepto totalizador del tao resulta servir para definir el llamado «orden natural» que el taoísmo propone como el funcionamiento armónico de la naturaleza, siendo así el tao el ejemplo a seguir que los taoístas toman para aplicarlo a los diferentes aspectos de la vida.

La primera referencia al tao aparece en el Tao te ching de Lao-Tsé, en el que no se define concretamente lo que es y cuyo carácter metafísico fue único en la China de entonces. Sus enseñanzas, y las de su sucesor Chuang-Tsé, constituyen el taoísmo. Características del tao

Hay un flujo en el universo que se llama tao. El tao fluye lentamente, pero nunca para y es increíblemente poderoso, manteniendo las cosas del universo en orden y equilibrio. Se manifiesta a través de cambios de estaciones, ciclos vitales o mutaciones de poder u orden. El tao es la ley de todo. El que sigue al tao se hace uno con el tao. Además, conviene comprender el chi (término chino para ‘vapor, aliento o energía’), porque el chi y el tao van de la mano, ya que el chi es la energía que circula en el universo, por lo que se puede decir que el tao es flujo de chi.

El concepto del tao se basa en aceptar que la única constante en el universo es el cambio y que debemos aceptar este hecho y estar en armonía con ello. El cambio es el flujo constante del ser al no ser, de lo posible a lo real, yin a yang, femenino a masculino. El símbolo del tao, llamado Taijitu, está constituido por el yin y el yang confluyendo en un círculo. Tao en el Dao De Jing Véase también: Tao Te Ching

Existen al menos tres traducciones directas del chino: la de Carmelo Elorduy, la de Iñaki Preciado Idoeta y la de Anne-Hélène Suárez. La que se cita a continuación es la de Iñaki Preciado:1

       El Tao que puede expresarse
       no es el Tao permanente.
       El nombre que puede nombrarse
       no es el nombre permanente.
       El no-ser es principio del Cielo y de la Tierra;
       el ser, de los infinitos seres es madre.
       Por eso con el permanente no-ser
       se contempla la esencia escondida (del Tao);
       con el permanente ser
       se contemplan meros indicios del Tao.
       Estos dos (no-ser y ser) tienen el mismo origen
       aunque diferentes nombres;
       tanto al uno como al otro puedes llamarlos misterio.
       Misterio de los misterios
       llave de toda mudanza.


[1]

Te[editar]

El Tao se realiza a través del Te, “el Tao los engendra, el Te los alimenta…”. Se traduce habitualmente por virtud, aunque también tiene relación con eficiencia (del Tao), con conducta virtuosa, también como modo de actuar. Se podría decir que el Te es lo que particulariza el Tao en los seres.

http://www.cinicos.com/taoismo.htm

Ying / Yang[editar]

El yin y el yang (chino estándar 陰|陽 yīnyáng 'oscuro-brillante') son dos conceptos del taoísmo, que son usados para representar o referirse a la dualidad que esta filosofía atribuye a todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración.1

Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo. De esto se deduce que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista. En este sentido, la categorización sólo lo sería por conveniencia. Estas dos fuerzas, yin y yang, serían la fase siguiente después del tao, principio generador de todas las cosas, del cual surgen.

Esta doctrina es fundamental dentro de la medicina china tradicional.[[1]]

Wu Wei[editar]

Se puede traducir por no-actuar. Es una característica del tao, que no actúa pero nada queda sin hacer. Hacer no haciendo, como un retorno a la acción espontánea. “No hacer nada, y nada quedará sin hecerse”.

Hay que dejar que el Tao actúe por sí solo, dejar seguir el curso natural y espontáneo de las cosas. Cuando la acción sigue el curso de las cosas sin tratar de imponerse, eso es lo natural, lo que se adapta a la naturaleza. No se trata de no hacer nada, de la inacción total, sino una tranquila no intervención en el curso de los acontecimientos, de espontaneidad, de ausencia de intencionalidad. No es una mera pasividad, sino un no actuar en el curso de los acontecimientos, no interferir y respetar el orden natural. La no-acción no es el desinterés por el mundo, sino que se trata de dejar que las cosas sucedan naturalmente, por sí mismas y evitar la acción que no sea espontánea.

http://www.cinicos.com/taoismo.htm

Las Escrituras[editar]

El Laozi o Daodejing.

El Laozi es el texto más importante del taoísmo filosófico. Fue escrito aproximadamente entre los siglos -IV y -III, en un estilo poético, compuesto por breves máximas y proviene en gran parte de tradiciones orales más antiguas.

Los primeros comentaristas fueron Heshang Gong y Wang Bi (226-249) y en concreto la versión de Wang Bi ha pasado a ser clásica y la más extendida. Sin embargo, recientemente se han encontrados ejemplares más antiguos.

En 1.973 en las excavaciones de Mawangdui, cerca de Changsha, en la tumba número 3 se encontraron varios libros escritos en seda, entre ellos dos copias del Laozi, datados alrededor del -200. Lo peculiar es que siguen un orden diferente del habitual, primero está el libro del Te y después el libro del Tao.

En 1.993 se encontró en el yacimiento arqueológico de Guodian cerca de Jingmen, importante material escrito en el interior de la tumba número 1. Escritos en tablillas de bambú, contienen textos taoístas y confucianos. El Laozi de Guodian, es el más antiguo y el más corto, se compone de tres partes, denominadas A, B y C por los editores chinos. La parte C, contiene un trozo del Laozi, y 3 fragmentos hasta entonces inéditos conocidos como “Tai yi sheng shui”, principalmente sobre cuestiones cosmológicas. Se estima escrito alrededor del -300.

Tradicionalmente el libro se divide en dos partes: libro del camino (Tao) y libro de la virtud (De), aunque esta traducción al castellano no refleja bien el sentido original, sobre todo virtud, que no se corresponde con que se entiende en occidente, tiene un sentido más parecido al que le hemos dado a un término griego como areté. Tao significa flujo, camino, curso, guía de comportamiento y el libro pretende ser un camino de transformación interior, de liberación.

Tiene un carácter trasgresor y revolucionario contra el confucianismo tradicional. El contenido del libro es bastante enigmático y a pesar de las numerosas traducciones e interpretaciones que se han hecho en occidente, el libro sigue manteniendo un carácter oscuro. De las numerosas traducciones al castellano...

Para Lao zi el Tao es el fundamento de todas las cosas y tiene la mayor importancia, pero es un concepto escurridizo. El libro comienza advirtiendo que "el Tao del que se puede hablar no es el Tao verdadero, el nombre que puede nombrarlo no es el nombre verdadero" (Laozi, 1). Para los taoístas el lenguaje no es adecuado para explicar lo que pretenden.

Como en la escuela cosmológica del Yin y Yang y probablemente influidos por el I Ching, todo funciona a base de opuestos, "existencia y no-existencia se engendran mutuamente" (Laozi, 2) o según otra traducción "el ser y la nada se generan uno a otro". Los opuestos son complementarios, se trata de una oposición dinámica, por tanto, una afirmación implica también su negación, por eso preferir una opción en detrimento de su contraria es no entender como funcionan las cosas.

Otros conceptos fundamentales son el de vacío y el de no-acción (wuwei), en el sentido de que no se debe interferir en las cosas, sino dejarse llevar por el curso natural del suceder. "No hagas nada y nada dejará de hacerse" (Laozi, 37). La expontaneidad (ziran). Lao Zi rechaza el conocimiento e insiste en la experiencia espontánea

La cosmología del Daodejing tuvo una notable influencia también en otras escuelas. El Tao es anterior y posterior a lo demás y engendra todas las cosas, estas oposiciones no son tal, sino aspectos distintos del Tao, que lo inunda todo. Tiene un aspecto cosmológico de movimiento y transformación según la no acción, es decir, espontáneamente conforme a la naturaleza del Tao, que lo engendra todo: del uno a los diez mil seres. "El Tao engendra el uno, uno engendra dos, dos engendra tres, tres los diez seres". (Laozi, 42). El Tao engendra el soplo original, uno, pero este uno por su propio dinamismo genera la dualidad de Yin Yang.El Tao es la unidad, los diez mil seres, la multiplicidad.

El Laozi no enseña nada, no revela nada, solo muestra como suceden las cosas por si mismas, de forma natural.

EL Zhuangzi

El Zhuangzi tal como nos ha llegado consta de 33 capítulos, que se corresponden con el comentario de Guo Xiang y está dividido en tres partes: los Capítulos Interiores, constan de 7 capítulos, los Capítulos exteriores, de 15 y los capítulos varios de 11.

Solo los Capítulos Interiores se atribuyen tradicionalmente a Zhuang Zi, el resto se suponen escritos por sus seguidores y recopilados posteriormente.

Los siete primeros capítulos exponen los temas predilectos de Zhuang Zi: individualismo, relativismo, escepticismo y otras reflexiones sobre la sociedad y sobre la vida combinando humor, ironía con profundidad metafísica, influido por la visión cambiante del mundo que tenía, en general, la cultura china.

El libro está escrito con una riqueza literaria y poética, mezcla de diálogos, metáforas, comparaciones o paradojas, que buscan sorprender.

Al principio solo había la nada y no tenía nombre, de la nada se originó el uno, que tenía existencia pero carecía de forma, de ahí se originaron todos los seres.

Inadecuación del lenguaje e Inconmensurabilidad. Zhuang Zi desconfía del lenguaje por su carácter convencional y del pensamiento por no poder llegar al fondo de las cosas. Destaca los límites del lenguaje para captar la realidad y por tanto su capacidad para el conocimiento. No es que los supuestos de los que se parte sean falsos o verdaderos, sino que son relativos, porque dependen del punto de vista de cada uno, por tanto no se puede tener certeza absoluta. En la mayor parte de los casos existe además una inconmensurabilidad entre puntos de vista, como refleja al comienzo de su libro: "El hongo que solo vive una mañana / desconoce el ciclo de la luna. / La cigarra de verano nada sabe / de primaveras ni de otoños." (Zhuang Zi, 1) Todo es subjetivo, depende de la perspectiva de cada uno, por tanto, no hay más razones para afirmar una cosa que otra, es preferible abstenerse, no afirmar nada. Esta actitud recuerda a la indiferencia de los escépticos griegos. Las perspectivas son múltiples y los valores cambian con ellas: "El pez que vive en una charca, nada puede saber del océano, está atado a su espacio. El insecto de verano nada sabe de los hielos del invierno, está atado al tiempo de su corta vida". (Zhuang Zi, 17)

Espontaneidad (ziran) como ausencia de objeto y de intencionalidad. Zhuang Zi apela a lo natural y lo espontáneo, esta espontaneidad consiste en adaptarse a las cosas y no imponerse a ellas, es como un espejo que refleja las cosas como son, sin más.

Sueño o realidad / Realidad contradictoria. Debido a la relatividad del lenguaje, no existe certeza en el conocimiento, y tampoco podemos distinguir la realidad del sueño. A este respecto es significativo uno de los pasajes más logrados y conocidos del libro, el del sueño de la mariposa:

"Una noche, Zhuang Zhou soñó que era una mariposa, revoloteando feliz y contenta de serlo. Pero no sabía que era Zhou. De pronto, Zhuang Zhou se despertó sorprendido de ser él mismo. Ya no sabía si era una mariposa que soñaba ser Zhuang Zhou o Zhuang Zhou que soñaba ser una mariposa. Entre mariposa y Zhuang Zhou hay una diferencia. Eso es lo que se llama transmutación de los seres" (Zhuang Zi, 2)

No podemos saber si lo que uno cree es conocimiento o ignorancia, porque no podemos saber si estamos en la realidad o en un sueño.

La importancia de desaprender. Para entrar en la corriente del Tao hay que olvidarse de todo lo aprendido, actuar de una manera espontánea y natural que se adapta a las situaciones. "La palabra sirve para expresar la idea. Comprendida la idea olvídate de la palabra. ¿Cómo podría yo encontrarme con un hombre que haya olvidado las palabras para poder hablar con él?". (Zhuang Zi, 26)

El Santo. Zhuang Zi introduce la figura del Santo (zhenren), importante en la tradición posterior. El Santo, a veces también se le denomina Gran Sabio, es un paso más allá del sabio (xianren) El santo es un espíritu libre en perfecta armonía consigo mismo y con todo, se funde con el Tao y deja que su vida suceda libremente.

Relación de Zuang Zi con las prácticas de los místicos. En algunos pasajes de su libro, Zhuang Zi habla de ciertas técnicas tanto de meditación como fisiológicas y también hace alusión a la búsqueda de la longevidad.

Para llegar al Tao hay que cerrarse al mundo de los sentidos mediante la concentración y la meditación. Estas técnicas serán usadas posteriormente en algunas prácticas de longevidad, concentrando y dispersando el Soplo Vital (Qi).


http://www.cinicos.com/taoismo.htm

Escuelas Taoístas[editar]

Bibliografía[editar]

  • Wong, Eva. Taoísmo (Ediciones Paidós Ibérica, S.A., 1997), ISBN: 84-89920-21-4

Titulo original: "The Shambhala Guide to Taoism", publicado en ingles por Shambhala Publications, Inc, Boston. Traducción: Isidro Arias


  • Preciado, Iñaki. Las Enseñanzas de: Lao Zi (Editorial Kairós, S.A., 1998), ISBN: 84-7245-399-5

Enlaces[editar]

http://www.cinicos.com/taoismo.htm

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Tao