Software libre y desarrollo social

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Software Libre (SL) está muy relacionado con el Desarrollo Social, ya que en su esencia el SL promueve la libertad de los ciudadanos par apropiarse del conocimiento y promover formas innovadoras de usar la Tecnología

En este artículo, se irán colocando las experiencias y discusiones en torno al Desarrollo Social en las Sociedades Democráticas, de acuerdo a las discusiones que se generen en diferentes ámbitos universitarios de España y Latinoamérica

El derecho a la información, contra el derecho al Olvido. Análisis del caso de Don Mario Costeja[editar]

Introducción[editar]

En este documento se verán las bases de las definiciones de "Derecho a la información" [2,4] y de el "Derecho al olvido"[3,5,6]. Se verá también como afectan uno al otro ya que pueden llegar a ser términos opuestos, concluyendo con el análisis del caso de Mario Costeja [1,7], quien fue un gran impulsor del "Derecho al olvido" enfrentándose a Google para que su nombre dejara de aparecer en una lista de embargos de 1998.

Derecho a la información[editar]

RESUMEN: El presente ensayo tiene por objeto el análisis de las limitaciones en el derecho a la información y su relación con el derecho al olvido. Para ello me apoyaré en el caso mas mediático y conocido de los últimos tiempos respecto a este tema: el caso del Sr. Costeja Gonzalez, a través de cual el TJUE se pronunció mediante sentencia a favor del derecho al olvido y marcó un antes y un después en las normas de privacidad de datos personales en Internet. Palabras clave: olvido, sentencia, privacidad.


LupaNegra.jpg

Según la Agencia Española de Protección de datos (AEPD), el “derecho al olvido hace referencia al derecho que tiene un ciudadano a impedir la difusión de información personal a través de Internet cuando su publicación no cumple los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa”. Añade que “la difusión universal e ilimitada de información que ya no tiene relevancia ni interés público a través de los buscadores causa una lesión a los derechos de las personas”. Por otro lado, nos encontramos con el derecho a la información, regulado en la Constitución Española en el artículo 20, donde hace referencia al derecho a la información, dentro del Título I, donde se ubican los Derechos y deberes fundamentales. En base a estas palabras se abre un debate actual y comprometido: ¿debe constituir el derecho al olvido un límite para el derecho a la información? ¿de qué factores depende el acceso a los datos personales de otras personas? ¿es legítimo no poder ocultar información personal delicada? En el siguiente ensayo se tratará de abordar este tema desde un punto de vista ético y desde un punto de vista legislativo.

Para poder entender de qué fenómenos estamos hablando debemos comenzar posicionándonos en un mundo globalizado, donde todo es objeto de transporte e intercambio y donde la tecnología forma una parte fundamental en la vida de la sociedad. Así, aparecen los buscadores como Google, donde tan solo introduciendo una palabra aparecen miles de entradas con una variedad infinita de información respecto de tu búsqueda. Esto es de una utilidad indescifrable, más también acarrea consecuencias negativas en la privacidad de los usuarios. El motivo de esta afirmación es que toda información que se desee incluir en Internet, se puede incluir. Desde cualquier ordenador y cualquier persona. Así, datos personales ajenos pueden ser divulgados en diferentes páginas webs (siendo ciertas o no las informaciones dadas en ellas). Sin embargo, el problema no se encuentra en estas paginas webs creadas por amateurs, sino en paginas webs verídicas o incluso páginas webs estatales. Imaginemos que tenemos un negocio y queremos conocer con todo detalle el pasado de uno de los candidatos a un puesto de trabajo. Actualmente es tan sencillo como meter su nombre en el buscador y hacer click. En menos de un segundo aparecerán sus redes sociales, fotos de hace 20 años publicadas e, incluso, si buscamos en profundidad, sentencias por las cuales haya sido condenado. Lo que encontremos puede afectar a nuestro criterio a pesar de que en la entrevista personal nos haya parecido un candidato perfecto.


Es en estos casos en los que surge el conflicto entre derecho a la información y derecho al olvido. ¿Tiene derecho el dueño de la empresa a acceder a información personal sobre otra persona? ¿Tiene la persona derecho a eliminar del buscador noticias relacionadas con su persona que afecten a su imagen o puedan perjudicarle? Para resolver esta cuestión nos servimos del ejemplo del Sr. Costeja González, un abogado y calígrafo español que denunció a Google, llegando al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por publicar información desfasada sobre él. Su caso ha dado la vuelta al mundo pues supone un antes y un después en cuanto a la privacidad en Internet, puesto que ha supuesto el establecimiento de unas reglas para que multinacionales como la ya mencionada Google cumplan la normativa europea de protección de datos. Todo comienza en 1998, cuando su nombre apareció en dos anuncios en un periódico español llamado “La Vanguardia” nombrándole dueño de una propiedad sacada a subasta por estar embargada a causa del impago correspondiente a sus deudas. A pesar de que él ya había cumplido con sus deudas y había rehecho su vida, para este motor de búsqueda seguía siendo un simple deudor y esto perjudicaba a su prestigio y su honor. Años después, en 2009, intentó que se suprimiera el enlace a esa información, pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, un año después, la agencia de protección de datos española consideró su lucha y ordenó que ese enlace fuese retirado; pero Google no admitió esta orden y finalmente el caso acabó llegando al Tribunal de Justicia de la UE, sentenciando este el que venimos denominando “derecho al olvido” en Internet: el derecho a que se elimine de la red una información personal antigua que perjudica a un individuo. Actualmente, el TJUE opta por un equilibrio justo entre el derecho individual a la privacidad y el legítimo derecho de los usuarios de Internet a acceder a todo tipo de información en reivindicación al derecho de expresión y de información. Este derecho al olvido no es extensible a todo tipo de información personal sobre cualquier persona, puntualizando lo suscrito por el Tribunal mencionado, se consideran una excepción las personas públicas sobre las que haya un interés especial.


Según la Agencia Española de Protección de datos (AEPD), el “derecho al olvido hace referencia al derecho que tiene un ciudadano a impedir la difusión de información personal a través de Internet cuando su publicación no cumple los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa”. Añade que “la difusión universal e ilimitada de información que ya no tiene relevancia ni interés público a través de los buscadores causa una lesión a los derechos de las personas”. Por otro lado, nos encontramos con el derecho a la información, regulado en la Constitución Española en el artículo 20, donde hace referencia al derecho a la información, dentro del Título I, donde se ubican los Derechos y deberes fundamentales. En base a estas palabras se abre un debate actual y comprometido: ¿debe constituir el derecho al olvido un límite para el derecho a la información? ¿de qué factores depende el acceso a los datos personales de otras personas? ¿es legítimo no poder ocultar información personal delicada? En el siguiente ensayo se tratará de abordar este tema desde un punto de vista ético y desde un punto de vista legislativo.

Para poder entender de qué fenómenos estamos hablando debemos comenzar posicionándonos en un mundo globalizado, donde todo es objeto de transporte e intercambio y donde la tecnología forma una parte fundamental en la vida de la sociedad. Así, aparecen los buscadores como Google, donde tan solo introduciendo una palabra aparecen miles de entradas con una variedad infinita de información respecto de tu búsqueda. Esto es de una utilidad indescifrable, más también acarrea consecuencias negativas en la privacidad de los usuarios. El motivo de esta afirmación es que toda información que se desee incluir en Internet, se puede incluir. Desde cualquier ordenador y cualquier persona. Así, datos personales ajenos pueden ser divulgados en diferentes páginas webs (siendo ciertas o no las informaciones dadas en ellas). Sin embargo, el problema no se encuentra en estas paginas webs creadas por amateurs, sino en paginas webs verídicas o incluso páginas webs estatales. Imaginemos que tenemos un negocio y queremos conocer con todo detalle el pasado de uno de los candidatos a un puesto de trabajo. Actualmente es tan sencillo como meter su nombre en el buscador y hacer click. En menos de un segundo aparecerán sus redes sociales, fotos de hace 20 años publicadas e, incluso, si buscamos en profundidad, sentencias por las cuales haya sido condenado. Lo que encontremos puede afectar a nuestro criterio a pesar de que en la entrevista personal nos haya parecido un candidato perfecto.


Es en estos casos en los que surge el conflicto entre derecho a la información y derecho al olvido. ¿Tiene derecho el dueño de la empresa a acceder a información personal sobre otra persona? ¿Tiene la persona derecho a eliminar del buscador noticias relacionadas con su persona que afecten a su imagen o puedan perjudicarle? Para resolver esta cuestión nos servimos del ejemplo del Sr. Costeja González, un abogado y calígrafo español que denunció a Google, llegando al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por publicar información desfasada sobre él. Su caso ha dado la vuelta al mundo pues supone un antes y un después en cuanto a la privacidad en Internet, puesto que ha supuesto el establecimiento de unas reglas para que multinacionales como la ya mencionada Google cumplan la normativa europea de protección de datos. Todo comienza en 1998, cuando su nombre apareció en dos anuncios en un periódico español llamado “La Vanguardia” nombrándole dueño de una propiedad sacada a subasta por estar embargada a causa del impago correspondiente a sus deudas. A pesar de que él ya había cumplido con sus deudas y había rehecho su vida, para este motor de búsqueda seguía siendo un simple deudor y esto perjudicaba a su prestigio y su honor. Años después, en 2009, intentó que se suprimiera el enlace a esa información, pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, un año después, la agencia de protección de datos española consideró su lucha y ordenó que ese enlace fuese retirado; pero Google no admitió esta orden y finalmente el caso acabó llegando al Tribunal de Justicia de la UE, sentenciando este el que venimos denominando “derecho al olvido” en Internet: el derecho a que se elimine de la red una información personal antigua que perjudica a un individuo. Actualmente, el TJUE opta por un equilibrio justo entre el derecho individual a la privacidad y el legítimo derecho de los usuarios de Internet a acceder a todo tipo de información en reivindicación al derecho de expresión y de información. Este derecho al olvido no es extensible a todo tipo de información personal sobre cualquier persona, puntualizando lo suscrito por el Tribunal mencionado, se consideran una excepción las personas públicas sobre las que haya un interés especial.


BIBLIOGRAFÍA: (2014 en abril). Mario Costeja, el español que venció al todopoderoso Google. La Vanguardia. Recuperado de: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/internet/20140514/54407896513/mario-costeja-google.html


N. (2016, 17 noviembre). El derecho al olvido y Google. El Abogado Digital. https://www.elabogadodigital.com/el-derecho-al-olvido-y-google/#:%7E:text=Seg%C3%BAn%20la%20Agencia%20Espa%C3%B1ola%20de,pertinencia%20previstos%20en%20la%20normativa%E2%80%9D


M. (2021, 4 marzo). Derecho a la información en España. Grupo Atico34. https://protecciondatos-lopd.com/empresas/derecho-informacion/#Que_normativas_lo_regulan


Licencias de Software Libre y su impacto en el mundo del desarrollo para móviles. ¿Es Android un ejemplo de software libre?[editar]

Introducción[editar]

El reciente conflicto entre las corporaciones Google yHuawei, evidencia la dificultad de una empresa con recursos, a utilizar Android para el mercado comercial y quizá su verdadera naturaleza.

Como resultado de la prohibición de comerciar con los EEUU, Huawei no puede precargar teléfonos nuevos con aplicaciones de Google como Maps y YouTube, o Google Assistant y lo que es más importante no pueden hacer uso de los servicios de Google y la tienda de aplicaciones Google play.

Desde el origen, Android, se presento como un sistema abierto, basado en el núcleo de Linux y otro software de código abierto.

En el año 2003, el equipo de Andy Rubin [1], Nick Sears, Rich Miner y Chris White, creo Android Inc. [2] El motivo fue diseñar el sistema operativo avanzado para la cámara digital, trabajando mediante el reconocimiento de la escena. Pero más tarde se cambió el foco, por que el tamaño del mercado no era lo suficientemente grande.

Se redirigirían los esfuerzos a crear un sistema que pudiera competir con Symbian [3] y Windows Mobile [4].

Mas tarde, en 2005, Android Inc, sería comprada por Google pasando Andy y su equipo a trabajar para la compañía. La idea entonces era la de crear un sistema parecido al de BlackBerry [5], basado en teclado QWERTY, hasta la llegada del Iphone e iOS [6], pero eso es otra historia.

Android fue presentado en 2007 junto con la función del Open Hanset Alliance (Un consorcio de compañías dedicadas a la producción de hardware, software y telecomunicaciones) [7]. El principal objetivo, avanzar en los estándares abiertos de dispositivos móviles. [8].

Android nació a partir de la necesidad de crear un plataforma abierta y libre, que pueda ser actualizada, mejorada, modificada para cualquier tipo de teléfono móvil especifico con sus problemas de heterogeneidad por la comunidad de software libre, completa, es decir que tenga todas las funcionalidades que tiene cualquier otra plataforma propietario.

Liberación del código contratos y licencias[editar]

El código fuente de Android esta liberado como Android Open Source Project (AOSP) bajo licencia Apache [9], no incluye los servicios de Google, lo que significa que todos los fabricante de Android necesita obtener una licencia de Google para poder preinstalar legalmente las aplicaciones en un dispositivo Android. [10]

Además existen otras restricciones más en el contrato, los fabricantes adheridos a la Open Headset Alliance y por lo tanto con licencia para utilizar los servicios de Google, están obligados por contrato a no crear ningún fork de Android, en "pro de mantener la plataforma uniforme en Android".

Es decir, si quieres utilizar los servicios de Google no podrás hacer un *fork* por tu cuenta con tus propios servicios para llevarte los beneficios.

No solo esto, si no que según ha salido a la luz, acuerdos secretos obligan a preinstalar hasta 20 aplicaciones y otras capas de software además de definir donde deben estar visibles.

Esto ha ocasionado polémicas anteriormente entre Google y estos fabricantes, como el caso de Aliyun [11] [12], un sistema operativo creado por el buscador chino Alibaba.

Esto es así, pues Google, en principio, no gana dinero con la venta de smartphones de Android, esta parte solo queda del lado de los fabricantes, si no que sus ingresos residen en el uso de los Google Services.

Esto que en principio parece una relación equilibrada entre las partes, con el mercado actual, el mayor beneficiado es Google, con una alta competencia en el mercado del hardware, los fabricantes cada vez tienen ajustar más los margenes de beneficio mientras a Google, realmente no le importa quien venda los móviles con Android, siempre y cuando sigan vendiéndolos. [13]

En definitiva, el objetivo de Google, al menos comercialmente, es buscar una plataforma totalmente dependiente de sus servicios.

Por contra partida, hay que decir que Google no obliga a nadie a utilizar Android con sus servicios y actualmente podemos ver varios ejemplos de compañías que utilizan AOSP y que implantan sus servicios por su cuenta.

Entre ellas tenemos a Amazon, con sus dispositivos Fire, Xiaomi en su versión China o Meizu.

El problema no esta en la libertad de AOSP, el problema esta en que cada vez más, está perdiendo atractivo de cara a los usuarios, convirtiéndose en un esqueleto en el que cada vez quedan menos cosas.

Según la ingeniera de Google, Dianne Hackborn [14], desde las primeras versiones de Android tenían gran parte de los componentes se han trasladado desde el núcleo de AOSP a la nube de Google, volviendo el sistema casi obsoleto.

Desde la sincronización entre aplicaciones, el desbloqueo inteligente, Google Play Protect, Google Maps, Google Fotos, hay toda una serie de herramientas ligadas a los Play Services que son todavía más importantes.

AOSP ha perdido servicios como:

- La sincronización automática de las fotos. - Android Webview (visor de páginas web nativo de Android). - Las APIs de localización (visualización de lugar en tiempo real). - Los servicios de desbloqueo inteligente, (Huella dactilar, reconocimiento facial..) - Google Play Games (descargar apps de juegos). - Compatibilidad con Android Auto (operar en el panel de control principal del automóvil) - Soporte a Chromecast (sincronizar tus dispositivos portátiles con la TV). - Google Play Protect, una capa de seguridad responsable de que los móviles Android de hoy en día sean mucho menos vulnerables a los ataques.

Conclusiones[editar]

Con todo esto, la alternativa de AOSP, queda muy limitada en cuanto a funcionalidad y a ofrecer los servicios que el usuario hoy en día demanda.

Y aunque desde el punto de vista de al definición de open source, cumple, no es una alternativa real a nivel efectivo, al menos con lo que pueden ofrecer el resto de SO Móviles hoy en día.

La dependencia del sistema de Google ha llegado a cotas alarmantes. Donde solo algunas firmas chinas lo logran, principalmente en el mercado Chino, donde los servicios de Google están prohibidos y cada marca se crea su propio ecosistema privado dentro de Android.

El problema reside fuera de este ámbito donde la dependencia de los servicios de Google es casí crucial y el no poder instalar estas aplicaciones es un problema para la empresa vendedora del dispositivo.

Empresas como Samsung, ante esta disyuntiva, ya han apostado por crear sistemas operativos propios, como Tizen, que aunque a día de hoy su cuota de mercado es reducida, les sirve como punto de presión en futuras negociaciones con el gigante de la gran G.

Referencias[editar]

(Trabajo del alumno Antonio Díaz-Maroto Chacón)

Licencias de Software Libre y su impacto en el mundo del desarrollo para móviles. ¿Es Android un ejemplo de software libre?[editar]

Introducción[editar]

El propósito del presente trabajo es presentar las licencias existentes de Software Libre en el desarrollo móvil además de exponer si el sistema operativo Android es Software Libre. Con el objetivo de dar a conocer más a cerca del Software Libre y de Android, y mostrar los resultados obtenidos tras la investigación como que la mayor parte del software de Android cuenta con la licencia Apache 2.0 o como que los parches del kernel de Linux cuentan con la licencia GPLv2.

Resultados[editar]

2.1. Licencias en el desarrollo móvil.


2.1.1. AOSP.

El Proyecto de Código Abierto de Android (Android Open Source Project, AOSP) utiliza algunas licencias aprobadas por iniciativas de código abierto para el software de Android.


2.1.2. Licencia Apache 2.0.

Apache License Version 2.0 (Apache 2.0) es la licencia preferida para AOSP y la mayoría del software de Android la tiene. Si bien se hacen esfuerzos para que el proyecto se adhiera a la licencia preferida, existen excepciones que se resuelven caso por caso. Por ejemplo, los parches del kernel de Linux tienen licencia GPLv2, con excepciones del sistema, que se pueden encontrar en kernel.org.

Para el software del espacio del usuario (sin kernel), se prefiere utilizar Apache 2.0 (y licencias similares como BSD y MIT) en lugar de otras licencias como la Licencia Pública General Reducida (LGPL). A continuación, se detallan los motivos.

Android se basa en tener libertad y opciones entre las cuales elegir. Dado que el objetivo de Android es promover la apertura en el mundo de los dispositivos móviles, no se puede predecir ni dictar todos los usos de Android. Si bien se recomienda crear dispositivos abiertos y modificables, no se pretende obligar a todos los usuarios a que lo hagan. Las bibliotecas de LGPL podrían restringir esa libertad. Estas son algunas de las preocupaciones:


2.1.3. ¿Por qué se eligió la licencia de Apache?

  • Uno de los requisitos de la LGPL es permitir que el cliente haga modificaciones además de habilitar el uso de ingeniería inversa para depurar esas modificaciones. La mayoría de los fabricantes de dispositivos no quieren estar sujetos a estas condiciones.
  • Las bibliotecas de la LGPL causaron muchos problemas de cumplimiento a los fabricantes de dispositivos y a los desarrolladores de aplicaciones en fases posteriores. Además, resulta difícil impartir formaciones a los ingenieros sobre estos problemas, además de requerir mucho tiempo. Con el fin de garantizar el éxito de Android, es fundamental que los fabricantes de dispositivos puedan cumplir fácilmente con las licencias.

Los problemas que se mencionan arriba engloban los motivos por los que se prefiere utilizar Apache 2.0 para el código de Android, ya que es la licencia que mejor se adecúa a los objetivos de Android.


2.2. ¿Android es Software Libre?

¿Hasta qué punto respeta Android la libertad de sus usuarios? Para un usuario de ordenador que valora la libertad, esa es la pregunta más importante.

Android es un sistema operativo principalmente para teléfonos móviles, que consta de Linux (kernel de Torvalds), algunas bibliotecas, una plataforma Java y algunas aplicaciones. Aparte de Linux, el software de las versiones 1 y 2 de Android fue desarrollado principalmente por Google; Google lo lanzó bajo la licencia Apache 2.0, que es una licencia de software libre sin copyleft.

La versión de Linux incluida en Android no es software completamente libre, ya que contiene "blobs binarios" no libres (como la versión de Linux de Torvalds), algunos de los cuales se utilizan realmente en algunos dispositivos Android. Las plataformas Android también utilizan otros firmware que no son libres y bibliotecas que no son libres. Aparte de eso, el código fuente de las versiones 1 y 2 de Android, tal como lo lanzó Google, es software libre, pero este código no es suficiente para ejecutar el dispositivo. Algunas de las aplicaciones que generalmente vienen con Android tampoco son libres.

Android es muy diferente del sistema operativo GNU/Linux porque contiene muy poco de GNU. De hecho, el único componente en común entre Android y GNU/Linux es Linux, el kernel. Android contiene Linux, pero no GNU; por tanto, Android y GNU/Linux son, en mayor medida, diferentes.

Google ha cumplido con los requisitos de la Licencia Pública General GNU para Linux, pero la licencia de Apache en el resto de Android no requiere la liberación del código fuente. Google ha dicho que nunca publicará el código fuente de Android 3.0. Ocurre lo mismo con el código fuente de Android 3.1. Por tanto, Android 3 no es software libre.

La mayor parte del código fuente de algunas versiones de Android se ha lanzado como software libre. ¿Significa eso que los productos que utilizan esas versiones de Android respetan la libertad de los usuarios? No, por varias razones. Por un lado, la mayoría de ellos contienen aplicaciones de Google no libres, como YouTube o Google Maps. Por otro lado, también hay bibliotecas no libres.

En general, los firmware o controladores importantes también son propietarios. Estos manejan la radio de la red del teléfono, Wi-Fi, bluetooth, GPS, gráficos 3D, la cámara, el altavoz y, en algunos casos, también el micrófono.

Android es un gran paso hacia un teléfono móvil ético, controlado por el usuario y de software libre, pero queda un largo camino por recorrer. Aunque los teléfonos Android de hoy en día son considerablemente menos malos que los teléfonos inteligentes de Apple o Windows, no se puede decir que respeten tu libertad.

Referencias[editar]

1. Proyecto de Código Abierto de Android. Disponible online: https://source.android.com/setup/start/licenses (accedido el 30/04/2021).

2. ¿Es Android un software realmente gratuito?. Disponible online: https://www.theguardian.com/technology/2011/sep/19/android-free-software-stallman (accedido el 01/05/2021).

3. Wikimedia Commons. Disponible online: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Androidrobot.svg(accedido el 30/04/2021).

(Trabajo del alumno Guillermo José Cervera Cervera)

Los Datos Abiertos y su relación con la ciudadanía del siglo XXI[editar]

Introducción[editar]

En este ensayo, se muestran los principales beneficios y características de los Datos Abiertos, al mismo tiempo que se introducen los conceptos de Datos Abiertos y Open Data. Se exponen casos de países que se suman al movimiento de la digitalización, como el caso de Canadá, y se muestran algunos de los beneficios que aportan los Datos Abiertos a la ciudadanía, como es el mayor nivel de transparencia por parte de las entidades públicas. Siguiendo con el tema de la transparencia, también se analiza la importancia de que los gobiernos mantengan un elevado nivel de transparencia hacia la ciudadanía. Finalmente, se concluye que dicha transparencia debería ser un derecho del ciudadano y no solo una elección que el gobierno puede tomar o ignorar, y se reivindica la necesidad de fomentar los Datos Abiertos.

Datos Abiertos[editar]

En primer lugar, empezaré introduciendo el concepto de datos abiertos o "open data", se entiende como Datos Abiertos a una filosofía y práctica que defiende que determinados datos estén disponibles de forma libre para todo el mundo, sin restricciones de derechos de autor, patentes u otros mecanismos similares. Todos aquellos datos accesibles y reutilizables, sin exigencia de permisos específicos se consideran datos abiertos, además, que sean abiertos implica que la información debe estar disponible y a un coste razonable, deben ser reutilizables, redistribuibles y deben permitir integrarse con otros datos, y todo el mundo debe poder servirse, reusar y compartir estos datos.

Beneficios del movimiento Open Data[editar]

El movimiento Open Data, busca reivindicar que una amplia gama de datos recopilados por muchas personas y organizaciones para realizar sus tareas, deberían ser abiertos. Los gobiernos son especialmente importantes en esta tarea, tanto por la cantidad como por la centralidad de los datos que recopila, como también porque la mayoría de esos datos gubernamentales son datos públicos por ley, y por lo tanto deberían abrirse y estar disponible para que otros lo utilicen. Existen muchos grupos diferentes de personas y organizaciones que pueden beneficiarse de la disponibilidad de datos abiertos, incluidos los propios gobiernos. Los datos deberían estar abiertos por tres razones principales, Transparencia, los ciudadanos de una sociedad democrática y funcional deben saber que están haciendo sus gobiernos. Por ello, deben poder acceder libremente a los datos y la información del gobierno, y poder compartir esa información con otros ciudadanos. La liberación de estos datos, permite analizar, visualizar y comprender el material, aportando un gran valor a la sociedad. En la era actual, los datos son un recurso clave. Hoy en día, todo, requiere acceso a datos, muchos de los cuales son creados o mantenidos por gobiernos. El abrir estos datos, puede ayudar a impulsar la creación de negocios y servicios innovadores que brinden valor social y comercial. Al abrir los datos, los ciudadanos pueden estar más informados e involucrados en la toma de decisiones de los gobiernos. Esto es más que transparencia: se trata de crear una sociedad de "lectura / escritura", no solo de saber lo que está sucediendo en el proceso de gobernanza, sino de poder contribuir a ello.

Gobierno digital, transparente y enfocado a la ciudadanía[editar]

Un gobierno abierto es aquel que tiene una posición de conversación con la ciudadanía, con el fin de oír lo que dice y solicita para tomar decisiones a partir de estas necesidades, lo que redunda en la colaboración de los ciudadanos al buen desarrollo del estado. En este orden de ideas, el gobierno abierto se basa en lo novedoso, no solo en nuevas tecnologías, sino también en productos y servicios. Los avances en redes sociales, análisis de datos, información libre, macrodatos (big data) y demandas ciudadanas se ajustan para crear un contexto de gobierno abierto sin precedentes, asentado en un ciclo de transparencia cada vez más continuo, participativo e iterativo entre el público y los gobiernos.

Para Ballester-Espinosa, la transparencia de las administraciones sería un requisito para gobiernos que, comprometidos con sus ciudadanos, no tuvieran miedo a informar de la gestión céntimo a céntimo de la actividad política y pública, ofreciendo información detallada de los gastos e ingresos y abarcando los salarios reales de políticos, funcionarios y personal laboral. Un gobierno transparente proporciona información sobre lo que está haciendo, abriendo sus bases de datos, y publicando los planes de actuación. En definitiva, la transparencia no sólo sería un elemento de la responsabilidad a los órganos legislativos, sino una herramienta para facilitar una relación entre el presupuesto público y las demandas ciudadanas, las exigencias de los mercados y la participación ciudadana. Son múltiples las propiedades beneficiosas que se atribuyen a la transparencia. Como consecuencia, no es de extrañar que su uso como herramienta para reducir la corrupción haya sido el centro de una amplia bibliografía, pues permite involucrar al conjunto de la sociedad en la gestión pública evitando casos de corrupción, favoritismos o arbitrariedades. En definitiva, la transparencia divulga cómo se ejerce el poder público por los gobernantes visibilizando lo bueno y lo malo que se hace u omite, permitiendo evaluar la calidad del desempeño de autoridades y funcionarios e iluminando la actuación política. En la línea de lo que se ha dado en llamar gobierno abierto, Ramírez-Alujas y Villoria-Mendieta identifican el fenómeno de la apertura y el ejercicio de la transparencia, no sólo como antídoto contra las conductas indebidas, comportamientos opacos y relaciones espurias en el espacio político, sino también como una oportunidad para generar valor en forma de credibilidad, confianza, respeto y compromiso, ingredientes todos ellos que componen el corazón de la arquitectura democrática. Además, la apertura de información también genera beneficios en el ámbito económico. Los datos sobre el funcionamiento de la economía proporcionados por los gobiernos ayudan a los mercados a funcionar mejor permitiendo a los inversores, productores y consumidores tomar decisiones más eficientes.

Beneficios de los gobiernos digitales[editar]

El gobierno digital es una herramienta fundamental en los diferentes escenarios gubernamentales. Ya que, permite ofrecer servicios públicos en cualquier momento y desde cualquier lugar en donde estén los usuarios. El gobierno electrónico permite brindar servicios más transparentes, de alta calidad, eficientes y efectivos a los ciudadanos. Un uso más sofisticado de los datos y una estrategia de gobierno digital para la construcción de estados más transparentes y proactivos mejora la interacción entre los ciudadanos y el Estado. Según Patiño, la estrategia de Canadá en cuanto a gobierno digital se basa en tres principios: centrarse en los usuarios; probar cosas nuevas y aprender de las experiencias; y liderar la práctica de datos abiertos. Según Twynam , el Reino Unido también se suma a esta iniciativa, por medio de la estrategia de transformación del gobierno digital implementada a principios de 2017. La cual, representa una gran oportunidad para brindar de mayor flexibilidad, seguridad y productividad a los equipos de todo el gobierno central, atrayendo de este modo al mejor talento posible. Para ello, su estrategia se basa en convertirse en un estado de teléfonos inteligentes, donde los ciudadanos siempre estén conectados con el gobierno por medio de las tecnologías, ofreciendo servicios de calidad para construir nuevos cimientos para educación, seguridad y conectividad.

Conclusión[editar]

En el mundo digital en el que vivimos existe una gran cantidad de datos que están en manos de los gobiernos, desde detalles presupuestarios, hasta tendencias de la ciudadanía, toda esta información que en una gran cantidad de casos no está disponible por parte de la ciudadanía, es de una gran utilidad para diversos entes, como por ejemplo pueden ser las empresas y los propios ciudadanos. Toda esta información puede aportar un gran valor a la ciudadanía, ya que por ejemplo, viendo los presupuestos del estado se puede analizar con mayor detalle su rendimiento, y comparar las elecciones del estado con otras alternativas, para poder lograr de este modo una mejor gestión.

Referencias[editar]

M. Gertrudis-Casado, M. Gértrudix-Barrio & S. Álvarez-García, “Competencias informativas profesionales y datos abiertos. Retos para el empoderamiento ciudadano y el cambio social”. Comunicar, Nº 47, pp. 39–47, 2016, DOI: http://doi.org/10.3916/C47-2016-04

Toro-García, A. F., Gutiérrez-Vargas, C. C., & Correa-Ortiz, L. C. (2020). Estrategia de gobierno digital para la construcción de Estados más transparentes y proactivos. Trilogía Ciencia Tecnología Sociedad, 12(22), 71-102. https://doi.org/10.22430/21457778.1235

García-García, Jesús; Curto-Rodríguez, Ricardo (2018). “Divulgación de información pública de las comunidades autó- nomas españolas (2013-2017): portal de datos abiertos, portal de transparencia y web institucional”. El profesional de la información, v. 27, n. 5, pp. 1051-1060. https://doi.org/10.3145/epi.2018.sep.09

Cerrillo-Martínez, Agustí (2012). “La contribución de las TIC a la mejora de la transparencia administrativa”. Arbor, v. 188, n. 756, pp. 707-724. https://doi.org/10.3989/arbor.2012.756n4006.

Ejemplos prácticos de especificaciones y estándares libres que mejoren la calidad de vida del ciudadano[editar]

Introducción[editar]

El software de código abierto va ganando adeptos. Más allá de los usuarios de distribuciones Linux o de las empresas, también va cobrando fuerza en las Administraciones Públicas, con las ventajas y beneficios que eso conlleva para el ciudadano.

Concepto de Calidad de Vida[editar]

Lo primero que vamos a exponer es la definición de calidad de vida para adentrarnos más tarde en los beneficios que nos puede aportar el uso de estándares libres en nuestra búsqueda de la felicidad. Para saber un poco más del concepto de calidad de vida, podemos acceder a la explicación animada del concepto de Calidad de Vida.

La calidad de vida es la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas e inquietudes

Entonces, podríamos decir que se trata de un conjunto de puntos y acciones que nos encaminan al tipo de vida que nos gustaría tener y que genera en nosotros una estabilidad.

Las nuevas tecnologías[editar]

Una de las preguntas que nos hacemos habitualmente es:

¿Las nuevas tecnologías mejoran la calidad de vida a los ciudadanos?

Siempre el concepto de Calidad de Vida lo vemos reflejado en la salud, aquellas personas que necesitan de más avances para la mejora de la calidad de su vida diaria son las personas mayores, bueno y los familiares ya que en todo momento quieren saber el estado de salud de sus familiares más avanzados.

Es en este punto en que las TIC pueden ser un vínculo entre la persona mayor y el familiar, que solucione este tipo de problemáticas. Ya existen en el mercado aplicaciones que cuentan con sistemas de geolocalización, que nos marcan e indican donde se encuentra la persona, en caso de que haya una caída, nos alertan, como por ejemplo HelpTalk, que lo hace a través de SMS, y que también sirve como soporte para aquellas personas que tienen problemas de habla y comunicación. Existen otras aplicaciones que recuerdan al familiar el momento de tomarse la medicación, como por ejemplo MediSafe, o las actividades que debe hacer, etc.

Los mayores necesitan, también, estar comunicados y una buena manera es aprender a usar estas app, desarrolladas especialmente para que sean muy fáciles de usar, útiles y con las herramientas que más necesitan, como Big Launcher, que modifica la interfaz y la hace más sencilla y legible. Otro ejemplo de app, Cerqana que reúne las características de modificación de interfaz, aviso de caída, de recordatorio de rutinas y geolocalización.

En general, el uso de las nuevas tecnologías por parte de este colectivo tiene notables ventajas como es, la mejora de la comunicación y la relación intergeneracional, también facilita la actividad, el bienestar psicológico, y fomenta la creatividad y el ejercicio de la mente.

El Top 7 de los avances tecnológicos que lograrán el desarrollo sostenible[editar]

Friedman es una de las personas que ha liderado el informe 50 Breakthroughs: critical scientific and technological breakthroughs required for sustainable global development.

1. Un nuevo método de desalación: escalable, de bajo coste y utilizando energías renovables. Aunque en la actualidad, los métodos de desalación son extremadamente caros y muy poco eficientes en términos de gasto energético, es muy probable que las soluciones a la escasez de agua potable ante una población que siguen creciendo pase por lograr que tecnológicamente la desalación sea eficiente y asequible.

2. Vacunas que puedan controlar y, finalmente, erradicar la mayoría de las enfermedades infecciosas que existen hoy en día, como el VIH/SIDA, Malaria o la Tuberculosis. Aquí se unen tres avances, es decir tres vacunas para tres enfermedades que matan a alrededor de cuatro millones de personas al año, especialmente en el Sur de Asia y en el África Subsahariana.

3.Libros de texto electrónicos inteligentes con capacidad para adaptar los contenidos a diversos niveles de conocimiento, habilidades, idiomas u otras necesidades específicas. La falta de profesores con formación adecuada ha lastrado la educación en numerosos países del mundo. La combinación de tecnologías móviles –smartphones, tablets…- con la conexión a internet cada vez más extendida constituye una oportunidad única para generar nuevos modelos de formación, colaboración e interacción entre estudiantes, profesores, etc.

Imagen utilidad de la tablet en familia

4.Sistemas biométricos de identificación, útiles para registros de nacimiento, títulos de propiedad, servicios financieros, historiales médicos o educativos, etc.Estos sistemas pueden lograr acabar con un problema recurrente en muchos países del Sur, como es la falta de una identificación legal de muchos de sus ciudadanos, lo que merma sus derechos, obliga a trabajar en una economía informal y a no poder utilizar los servicios públicos del Estado. El lado oscuro, y al que conviene prestar especial atención, es el de la privacidad, ya que estas tecnologías también pueden facilitar el control de los ciudadanos por parte de los Gobiernos, especialmente los represivos.

5.Una nueva generación de viviendas con materiales de construcción de mayor calidad, ligeros y asequibles, con sistemas de energía solar integrados, así como saneamiento básico. Una gran parte de las viviendas en áreas urbanas de los países del Sur no cuentan con unas condiciones mínimamente aceptables. La falta de agua y saneamiento, por ejemplo, provoca numerosas enfermedades. Pero la tecnología ya está dando respuestas a estas necesidades, como pueden ser los sistemas fotovoltaicos domiciliarios o el baño ecológico seco.

6.Nuevos métodos de producción de fertilizantes que eviten el impacto ecológico que tienen, hoy en día, los fertilizantes sintéticos. En este sentido, ya se están produciendo algunos avances en los métodos de compostaje de residuos orgánicos.

7.Un kit para la instalación de microrredes de energía renovable de forma sencilla, rápida y barata. Esto evitaría los problemas tradicionales de acceso a suministros, reparaciones, y generaría pequeños negocios de mantenimiento.

Conclusiones[editar]

La tecnología se ha vuelto indispensable en el día a día, y cada vez es más común que esté involucrada en todos los aspectos del la vida.

Es por ello que avanza a pasos agigantados, con el objetivo de hacer la vida más llevadera y sencilla. Así, 3 de cada 4 personas con discapacidad afirma que la tecnología ha mejorado su calidad de vida. global.

Es por eso que en la actualidad, todos hemos oído hablar de las TIC. A diario, hablamos sobre ellas y las utilizamos en nuestra vida cotidiana hasta el punto de que se han convertido en imprescindibles. La gente ya no se relaciona igual, no busca información igual y, por ende, la sociedad ha cambiado.

Este tipo de tecnologías no solo ayuda a las compañías a adaptarse a un entorno dinámico y cambiante, sino que le otorgan una ventaja competitiva. Hoy en día, desde los altos directivos hasta cualquier empleado de la organización que sea, está familiarizado con las TIC y no concibe trabajar sin ellas.

Nuestra conclusión es que para que este mundo pueda avanzar y no quedarse estancados es necesario invertir tanto dinero así como tiempo en las investigaciones y en la ciencia, la sociedad debe involucrarse más en este ámbito ya que los beneficios son para todos y no solo para el rico o el más sabio, sino que la tecnología alcanza a cualquiera, no importa en el lugar que se encuentre.

(Trabajo del alumno Jorge Juan Moreno)

Impacto del SL sobre el desarrollo de software en el siglo XXI. Herramientas, lenguajes y estándares que marcan tendencias sin ser propiedad de empresas privadas[editar]

Introducción[editar]

Según el proyecto GNU 1 el software libre es aquel software “que respeta la libertad de los usuarios y la comunidad. A grandes rasgos, significa que los usuarios tienen la libertad de ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar y mejorar el software”. De ello se deduce que un programa será considerado software libre si en efecto los usuarios poseen las cuatro libertades esenciales. La privación de al menos una de estas libertades conllevará que el software se califique como propietario (o no libre). Nótese que se habla de libertad y no de precio.

Así, si se va al origen del concepto de software libre, es evidente que es necesario mencionar a Richard Stallman. Fue él quien, en la década de los 80, fundó la organización Free Software Foundation (FSF) y publicó el manifiesto GNU, con el objetivo de explicar la aspiración del proyecto y describir la importancia del software libre. Además, también introdujo el término de “copyleft” y publicó en 1989 la primera versión de la Licencia Pública General GNU (GPL en inglés, de General Public License) 2.

Por otro lado, a principios de los 90 aparecía un kernel de licencia libre de la mano de Linus Torvalds 3, quien tenía como principal meta desarrollar un núcleo de un sistema operativo (SO) que fuese completamente compatible con UNIX. De esta idea nace Linux, un SO libre fruto de la combinación de múltiples proyectos, entre los que destacan GNU y la FSF, además del propio núcleo de Linux liderado por Linus Torvalds. Su desarrollo es uno de los mejores ejemplos de software libre, ya que cumple con las cuatro libertades mencionadas anteriormente; de hecho, desde que Linux se originó, ha ido creciendo gracias al apoyo de todos los programadores que han aportando su granito de arena. A su vez, Linux ha sido vital en el surgimiento de otros sistemas utilizados a día de hoy: algunas variaciones Unix-Linux como Debian, Ubuntu, Red Hat o CentOS en los ámbitos tanto de servidores como domésticos; y Android, como SO móvil.

Ahora bien, cabe destacar que UNIX no solo sirvió como punto de partida para Linux, sino que también influyó notablemente en el desarrollo de otros sistemas modernos, como los SO propietarios de Apple macOS y iOS. Desde MacOS X1 10.0 y Mac OS X Server 1.0, este sistema operativo utiliza Darwin como plataforma, una variante de BSD (Berkeley Software Distribution) 4.

A continuación se detallan algunas herramientas, lenguajes y estándares libres que cuentan con gran aceptación por parte de los usuarios 5.

Herramientas[editar]

Libreoffice

LibreOffice es un paquete de software de oficina libre y de código abierto desarrollado por The Document Foundation. Está disponible en más de 120 idiomas y para diferentes sistemas operativos, incluidos Microsoft Windows, macOS, GNU/Linux, Android y iOS. También cuenta con una suite de oficina en línea llamada LibreOffice Online.

Mozilla Firefox

Es un navegador web multiplataforma de código abierto centrado en la privacidad. Disponible en más de 90 idiomas, y compatible con equipos Windows, Mac, Linux, iOS y Android. Presenta algunas características que lo diferencian de navegadores propietarios, como el bloqueo de cookies de rastreo de terceros de forma predeterminada o el bloqueo de rastreadores sociales.

7zip

Es un compresor de archivos con licencia GPL y BSD para ciertas partes. Se encuentra disponible para entornos Windows y Linux y presenta altas tasas de compresión para el formato “7z”, dado los algoritmos LZMA y LZMA2. Soporta la mayoría de formatos tanto de compresión y extracción.

Jitsi

Es un software para videoconferencias, VoIP y mensajería instantánea, similar a herramientas privativas como Skype o Zoom. Posee aplicaciones nativas para iOS y Android, y soporte para Windows, Linux y Mac OS X a través de la web. Cuenta con licencia Apache y es compatible con otras aplicaciones de esta categoría.

Virtualbox

Es una herramienta de virtualización para uso empresarial y doméstico. Posee numerosas funciones y es de alto rendimiento para clientes empresariales. Además, es la única solución profesional que está disponible gratuitamente como software de código abierto bajo los términos de la GNU General Public License (GPL) versión 2. Actualmente, VirtualBox se ejecuta en hosts Windows, Linux, Macintosh y Solaris y es compatible con una gran cantidad de sistemas operativos invitados.

VLC Media Player

VLC es un reproductor multimedia libre y de código abierto multiplataforma. Así, es un framework que reproduce la mayoría de archivos multimedia, así como DVD, Audio CD, VCD y múltiples protocolos de transmisión.

Auriculares movil.jpg

Lenguajes[editar]

PHP

Su acrónimo hace referencia a “Hypertext Preprocessor” y es un lenguaje de código abierto muy popular especialmente adecuado para el desarrollo web que puede ser incrustado en HTML. Según la FSF posee una licencia de software libre no copyleft, mientras que para la Open Source Iniciative su licencia es de código abierto.

Python

Es uno de los lenguajes de programación más utilizados y está considerado un lenguaje multiparadigma, ya que puede ser enfocado a varios estilos. Prioriza en la legibilidad de código y es de código abierto, lo que posibilita que cualquier persona pueda acceder a él. Se publicó en 1991, y desde entonces han ido evolucionando sus características.

Estándares[editar]

HTML

Es el lenguaje de marcas estándar para la elaboración de páginas web y es regido por el World Wide Web Consortium (W3C). Define el significado y la estructura del contenido web. Además de HTML, generalmente se utilizan otras tecnologías para describir la apariencia/presentación de una página web (CSS) o la funcionalidad/comportamiento (JavaScript).

Codigo php.jpg

TCP/IP

Estas siglas se refieren a un conjunto de protocolos para comunicaciones de datos. Su nombre se debe a dos de sus protocolos más importantes, TCP (Transmission Control Protocol) e IP (Internet Protocol). Los estándares del protocolo TCP/IP son abiertos y ampliamente soportados por todo tipo de sistemas, lo que significa que se puede disponer libremente de ellos y son desarrollados independientemente del hardware de los ordenadores o de los sistemas operativos.

PDF

Del inglés Portable Document Format (“formato de documento portátil”), es un formato de almacenamiento para documentos digitales multiplataforma. En un primer momento fue desarrollado por Adobe Systems, para finalmente lanzarse como estándar abierto el 1 de julio de 2008, siendo publicado por la Organización Internacional de Estandarización (ISO) como ISO 32000-1.

Conclusiones[editar]

Se han presentado herramientas, lenguajes y estándares que son verdaderamente importantes en la sociedad sin ser propiedad de empresas privadas. Es innegable que el nacimiento del software libre ha marcado muchos de los avances tecnológicos del último tiempo. Sin todas las grandes mentes de las personas que se han comentado (tanto las ampliamente conocidas como Richard Stallman como los desarrolladores mayormente anónimos que colaboran día tras día en múltiples proyectos) es muy posible que todo el software fuera privativo. Por supuesto, esto no supondría un problema a las grandes compañías propietarias, ni seguramente tampoco a las empresas que pudieran costear las licencias. Ahora bien, la pequeña empresa podría no poder afrontar este tipo de inversión inicial y decantarse por abandonar su proyecto. A nivel de usuario la situación es similar: si uno no puede permitirse un cierto software privativo, su idea o lo que quisiera aportar a la sociedad a través de esa herramienta nunca vería la luz de no ser por software libre. Finalmente se concluye con la reflexión del desarrollador en Red Hat, Víctor Ruiz, y es que “no sólo el software evoluciona, las sociedades también”2.

Referencias[editar]

1. GNU. ¿Qué es el software libre?. Consultado el 1 de mayo de 2021. https://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html

2. Pastor, J. (15 de octubre 2019). Cómo sería el mundo y la tecnología hoy en día sin el software libre y sin las ideas de Richard Stallman. https://www.xataka.com/especiales/como-seria-mundo-tecnologia-hoy-dia-software-libre-ideas-richard-stallman

3. Adeva, R. (4 de febrero de 2021). Todo sobre Linux, el sistema operativo de código abierto. ADSLzone. https://www.adslzone.net/reportajes/software/que-es-linux/

4. Digital guide Ionos. (10 de enero de 2020). Unix: un sistema operativo sienta nuevos estándares. https://www.ionos.es/digitalguide/servidores/know-how/unix-el-sistema-operativo-que-cambio-la-informatica/

5. Madrid Mercado Social (consultado el 2 de mayo del 2021). Repositorio de herramientas digitales libres. https://madrid.mercadosocial.net/repositorio-de-herramientas-digitales-libres/

(Trabajo de la alumna Mª Victoria Gazzaneo)

El uso de estándares abiertos como impulsor de Desarrollo Económico y Social[editar]

Introducción[editar]

Estándar abierto es una especificación disponible públicamente para lograr una tarea específica. Un estándar abierto es un estándar que está a disposición del público y tiene varios derechos de uso asociados con él, y además puede tener varias propiedades de cómo fue diseñado.

La especificación debe haber sido desarrollada en proceso abierto a toda la industria y también debe garantizar que cualquiera la puede usar sin necesidad de pagar regalías o rendir condiciones a ningún otro. Al permitir a todos el obtener e implementar el estándar, pueden incrementar y permitir la compatibilidad e interoperabilidad entre distintos componentes de hardware y software, ya que cualquiera con el conocimiento técnico necesario y recursos puede construir productos que trabajen con los de otros vendedores, los cuales comparten en su diseño base el estándar.

Implicación del Software libre y los estándares en el desarrollo social[editar]

• Defensa del interés general. El uso de software libre beneficia a la sociedad en su conjunto. Fomenta el crecimiento de la industria nacional de servicios y permite ahorrar divisas. La Administración Pública tiene cierta función de guía de la industria que la hace tener un gran impacto, que se considera que debe dirigirse a la creación de un ámbito tecnológico generador de riqueza nacional.

• Transparencia. El uso de software libre permite que cualquier ciudadano pueda comprobar por sí mismo la integridad y seguridad de los programas que usa su administración. Esto es especialmente importante en la Administración electrónica y en los sistemas que manipulan datos sensibles.

• Independencia tecnológica. El software libre, al garantizar el acceso al código fuente, permite elegir los proveedores de desarrollo, mantenimiento y soporte en un mercado de libre competencia. El software libre garantiza la libertad de elección de productos gracias a su modularidad, su disponibilidad en un gran número de plataformas y al uso de formatos de archivo abiertos, que permitan interoperar con independencia de estrategias comerciales.

• Accesibilidad. El Estado debe garantizar la accesibilidad a los servicios desde una amplia variedad de plataformas, sin discriminar a los ciudadanos por usar un software determinado ni forzarlos a adquirir determinados productos. para ello es fundamental la utilización de formatos y estándares abiertos. El software libre puede ser traducido por la comunidad de usuarios de una lengua o por la propia Administración.

• Seguridad. El modelo de seguridad del software libre se basa en la transparencia. La amplia base de usuarios y desarrolladores de estos programas garantizan además un tiempo de respuesta rápido ante incidencias de seguridad. La transparencia permite verificar mediante auditorías la ausencia de código maligno que pueda abrir puertas traseras en los programas.

• Protección de la inversión. La continuidad de los productos de software libre está garantizada por la disponibilidad del código fuente, que permite mantener los productos durante tiempo indefinido. También se protege la inversión en hardware al evitarse las actualizaciones forzosas, prolongando el ciclo de vida de los mismos.

Desarrollo económico gracias a los estándares abiertos[editar]

En el aspecto económico, los estándares abiertos aportan muchas ventajas tantos a las empresas como a los gobiernos, ya que utilizando herramientas de software libre es muy fácil que todos los programas o archivos sean compatibles entre ellos por tanto no es necesario el uso de software o estándares privativos de los cuales tenemos que pagar por ellos a las empresas desarrolladoras.

Conclusión[editar]

En mi opinión los estándares abiertos son esenciales para avanzar, ya que dan acceso a muchísimas personas que con pocos recursos consiguen con ellos grandes avances para todo el mundo y sobre todo, que todo el mundo independientemente de su clase social tenga acceso a todo tipo de software o información, ya que tenga los medios suficientes para acceder a ella.

Referencias[editar]

1. Estándar abierto, Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Est%C3%A1ndar_abierto

2. Utilización social del software: https://es.wikipedia.org/wiki/Software_libre#Utilizaci%C3%B3n

(Trabajo del alumno David Cholvi Camarasa)


La Blockchain en relación a la Economía Social[editar]

Introducción[editar]

La gran evolución que las tecnologías de la información han experimentado en los últimos años ha afectado a todos los sectores, incluido el de la Economía Social. El desarrollo de la tecnología Blockchain y sus posibilidades para modificar las formas de colaboración de la ciudadanía, presentan un reto actual y un cambio de paradigma para todos los sectores. El objeto de este artículo es analizar las posibilidades de que ambos ámbitos compartan valores, principios y objetivos. Para ello, se presentan los conceptos de Blockchain y Economía Social finalizando con un apartado de conclusiones.

La tecnología blockchain[editar]

La palabra blockchain podemos traducirla como “cadena de bloques”. Datada inicialmente a principios del año 2009 de la mano del Bitcoin, pero con una gran expansión que no ha tenido lugar hasta hace un par de años. En cuanto a instituciones o iniciativas que hagan difusión e impulsen esta tecnología a nivel nacional, se puede destacar la comunidad Blockchain España donde se ha publicado el libro “Blockchain: la revolución industrial de Internet”, clasificado por Álex Preukschat, un referente en el ámbito de estudio. Para la presentación y concepción de lo que es y representa la tecnología blockchain partimos del enfoque y el contenido desarrollado en este libro.

Desde la Internet de la información al Internet del valor[editar]

La Internet de la información es la utilidad que posibilita la libre difusión de la misma en todo el planeta, propiciando la generación de nuevos modelos de negocio como, por ejemplo, Facebook, Google o Amazon, entre otros. En cuanto al Internet del valor, basado precisamente en la tecnología blockchain, representa la herramienta que posibilita compartir y gestionar el valor de activos o bienes de una forma digital y descentralizada, sin necesidad de depender de una entidad de confianza que centralice dicho proceso. La tecnología blockchain representa una revolución en la propagación de valor a través de la propia red que representa Internet. En el Internet del valor ha sido el sector financiero el primero en tomar la iniciativa. No obstante, la aplicación de la tecnología blockchain no será exclusiva de un único sector, más bien al contrario, pues cada vez son más los sectores que exploran todo su potencial. La tecnología blockchain tendrá un impacto directo en diferentes ámbitos, como por ejemplo las telecomunicaciones, la banca, los seguros, la industria 4.0, las pymes, el juego online, las ONGs, el sector público, etc.

¿Qué es y cómo funciona la blockchain?[editar]

Blockchain es una base de datos descentralizada, la cual no puede ser alterada y que está distribuida entre diferentes participantes, al mismo tiempo que está protegida criptográficamente y organizada en bloques de transacciones relacionados entre ellos de forma matemática. Es un sistema que permite que diferentes partes que no confían plenamente las unas en las otras puedan mantener un consenso sobre la existencia, el estado y la evolución de una serie de factores compartidos. El consenso es precisamente la clave del sistema blockchain, puesto que es el fundamento que otorga que todos los participantes puedan confiar en la información que está grabada en él. Blockchain agrupa transacciones, sean del tipo de que sean, en bloques que están encadenados entre ellos. Las transacciones, llevadas a cabo de usuario a usuario, están encadenadas las unas con las otras. Por tanto, no pueden separarse, de forma que el acceso a una determinada transacción permite conocer todo su historial previo. La blockchain utiliza técnicas criptográficas, lo cual permite firmar las transacciones pero que no puedan ser manipuladas, propiciando una fiabilidad total sin la necesidad de ningún organismo certificador que alcanzara perder o dañar los registros. Los bloques que agrupan las diferentes transacciones son introducidos en un libro de registro global y universal, completamente descentralizado, que asegura que nadie sea el propietario, evitando así que nadie tenga un control absoluto ni los pueda manipular. La blockchain es un libro mayor distribuido que suministra una manera para que la información sea registrada y compartida por parte de una comunidad. En esta comunidad, cada miembro conserva su propia copia de la información, y todos los miembros tienen que validar colectivamente cualquier actualización. La información podría representar transacciones, contratos, identidades, activos, o prácticamente cualquier cosa que pueda ser creada de manera digital. Los asentamientos son transparentes y permanentes, y se pueden buscar, lo cual hace posible que los miembros de la comunidad blockchain vean las historias de la transacción. Cada actualización es un nuevo bloque adicionado al final de la cadena. Un protocolo administra las nuevas ediciones o cómo los nuevos asentamientos son iniciados, validados, registrados y distribuidos. La privacidad también puede ser selectivamente forzada, permitiendo grados diversos de anonimato o protección de información sensible más allá de a quien explícitamente se le haya dado acceso. Con blockchain, la criptografía reemplaza a los terceros intermediarios como guardián de la confianza, con todos los participantes en la blockchain para legitimar la integridad del conjunto.

Estructura que conforma una blockchain[editar]

Para entender el alcance de la tecnología blockchain debemos conocer los elementos básicos de los que se compone su estructura:

  • Nodo. Puede ser desde un ordenador personal hasta una supercomputadora. Independientemente de la capacidad de computación, todos los nodos tienen que poseer el mismo software o protocolo para poderse comunicar entre sí, ya sea en una red pública, privada o híbrida. Estos nodos son mantenidos por los llamados mineros, los cuales cobran una comisión para mantener la red operativa. Los mineros son nodos que aportan poder computacional en la red para verificar las transacciones llevadas a cabo.
  • Red entre pares o P2P (Peer-to-Peer). Se trata de una red de nodos conectados directamente entre ellos.
  • Protocolo estándar. Tiene forma de software informático y otorga que unas redes de nodos puedan comunicarse entre sí. El protocolo de blockchain proporciona un estándar común para definir la comunicación entre los ordenadores participantes en la red.
  • Sistema descentralizado. En contraposición a un sistema centralizado, donde toda la información está controlada por una única entidad, en un sistema descentralizado son todos los computadores o nodos conectados, los que controlan la red, siendo todos ellos iguales entre sí. Por lo tanto y en general, no hay una jerarquía entre los nodos, como mínimo en una blockchain pública (en el caso de una privada o híbrida sí que puede haber cierta jerarquía). La descentralización permite optimizar los costes del proceso de manera notable, pues no existe la figura de un tercero que proporcione confianza a las operaciones.

En resumen, una blockchain es un conjunto de computadores (nodos), que, conectados en red P2P, manejan un mismo sistema de comunicación o protocolo para almacenar y validar la misma información, de manera que ésta no esté centralizada.

Propiedades de una blockchain[editar]

La tecnología blockchain está compuesta por tres puntos que, integradas y combinadas entre sí, transfieren a la estructura anteriormente comentada la particularidad principal de asegurar la irreversibilidad y protección de la información:

  • Criptografía. Utilizando un algoritmo con clave de cifrado, transforma un mensaje, de tal manera que sea incomprensible a quien no disponga de la clave privada de descifrado del algoritmo empleado. La criptografía tiene la responsabilidad de proporcionar un mecanismo infalible para la codificación segura de las redes del protocolo que rige dicho sistema. Es también fundamental para evitar la manipulación, hurto o introducción errónea de información en la cadena de bloques, así como la responsable de generar firmas e identidades digitales encriptadas. Existen diversas tipologías de algoritmos criptográficos utilizados, como son: Algoritmo PoW (Proof of Work), Algoritmo PoS (Proof of Stake), DPoS (Decentralized Proof of Stake), Algoritmo PoI (Proof of Importance) o Algoritmo PoC (Proof of Cooperation)
  • Cadena de bloques o blockchain. Es la base de datos diseñada para el almacenamiento de los registros realizados por los usuarios. Todas las blockchain tienen que actuar bajo las mismas reglas o protocolos para dar validez al bloque y a la información recogida e incorporarlo a la cadena de bloques. Una vez elaborada esta tarea, la cadena continúa con la emisión del siguiente bloque, manteniéndose inalterable la información registrada a través de la criptografía. Esta manera de funcionar elimina la necesidad de una tercera entidad de confianza.
  • Consenso. Se trata de una parte imprescindible entre los usuarios de blockchain. Este consenso se sustenta en un protocolo común que verifica y confirma las transacciones realizadas, y asegura la irreversibilidad de las mismas. De igual manera, este consenso tiene que proporcionar a todos los usuarios una copia inalterable y actualizada de las operaciones realizadas en la blockchain.

Características funcionales de las diferentes tipologías de blockchain[editar]

La blockchain puede ser pública, privada o híbrida, siendo una de las principales características funcionales entre las diferentes tipologías de blockchain existentes. Las primeras blockchain fueron diseñadas para cumplir con las siguientes especificaciones:

  • Pública. Cualquier persona sin ser usuaria tiene que poder acceder y consultar las transacciones realizadas.
  • Abierta. Cualquier individuo tiene que poder convertirse en usuario y participar del protocolo común.
  • Descentralizada. No existe un usuario con más poder que otro en la red, siendo todos los nodos iguales entre sí.
  • Cuasi anónima. Los propietarios de las transacciones no son identificables a título personal, pero sus direcciones sí que son rastreables como consecuencia de su carácter público. Por eso la mayoría de blockchains públicas no pueden ser anónimas, a excepción de aquellas expresamente diseñadas para serlo.

Las unidades de cuenta que se utilizan en las blockchains públicas se las denomina tokens. Un token es una serie de dígitos que representa un registro dentro de la cadena de bloques. Por tanto, un token en una blockchain pública puede ser cualquier cadena alfanumérica que represente un registro en la base de datos descentralizada y que sea aceptada por consenso dentro de esa misma blockchain. No obstante, la propia tecnología blockchain ofrece la posibilidad de establecer una cadena de bloques con otras características diferentes: privada, cerrada y con participantes identificados; privada, abierta y anónima; o bien híbrida. Uno de los argumentos empleados en sectores regulados para el desarrollo de blockchain privadas ha sido la imposibilidad de compartir, por razones regulatorias o de confidencialidad, sus bases de datos abiertamente. Los integrantes en una blockchain privada, están sujetos a un protocolo predeterminado que los podrá capacitar, según se instaure, para participar en el registro de las anotaciones y/o verificar los cambios introducidos en la cadena. En este sentido, una blockchain privada puede estar más centralizada y el número de nodos que componen la red podría limitarse al número de usuarios necesarios establecido por los promotores. En dicho caso, dispondríamos de una base de datos conjunta gestionada por aquel grupo de usuarios, en la que las anotaciones realizadas son inalterables. En general, las compañías que ya disponen de un modelo de negocio exitoso buscan mejorarlo recurriendo a blockchain privadas o híbridas. Las iniciativas de blockchain privadas suelen denominarse frecuentemente como Tecnología del Libro Mayor Distribuido. Por otro lado, las blockchain públicas están más centradas en la solución de necesidades transversales implícitas en el mundo digital, como pueden ser el comercio electrónico, la identidad digital, los medios digitales y el propio Internet de la información. En las blockchain las posiciones ideológicas pueden ser muy dispares. Por un lado, tenemos posiciones derivadas del movimiento original de blockchain pública, que son más progresistas y en el lado opuesto, se encuentra el mundo de las blockchain privadas, que en suelen representar el lado más formal y tradicional de entender los negocios. Y entre unos y otros se sitúa un amplio espectro central, empapadas de practicidad, que apuestan por generar proyectos estables en el tiempo.

Barreras de la tecnología blockchain y sus implicaciones sociales y económicas[editar]

La blockchain representa una firme base tecnológica que puede cambiar tanto la estructura organizativa de la sociedad como los mecanismos de gobierno aplicados. Como podría ser, el paso de una sociedad oligárquica como la actual a una de descentralizada, con organizaciones sin agentes intermediarios, neutrales y que se focalicen en la colaboración de todos sus miembros. La tecnología blockchain no es tan sólo una tecnología innovadora, sino también disruptiva, dando potestad a las sociedades en algo tan natural e incontrolable como es la economía. Las sociedades tienen la opción de utilizar y difundir estas tecnologías y de exigir a las autoridades la devolución de los principios de confianza, transparencia y descentralización. Las tecnologías disruptivas están emplazadas a causar un gran impacto en los sistemas tradicionales en beneficio de los ciudadanos, obligando a una reivindicación de los obsoletos e ineficientes esquemas de esta época. La blockchain nos brinda una oportunidad de dar autenticidad a lo que se entiende por colaborativo respecto a las propuestas que existen actualmente. Sus propiedades de descentralización reconocen que el valor del ecosistema no sea acumulado en una compañía o marca, sino que el valor final forjado sea justamente distribuido entre los colaboradores que hayan aportado un valor inicial a la comunidad. Sin embargo, las principales barreras que presenta la blockchain, tienen relación con las implicaciones que ésta tiene ante la posible permuta del sistema socioeconómico vigente: proporciona libertad de acción a los sujetos ante los oligopolios, los Estados y las grandes corporaciones; el intercambio libre de criptomonedas implica la no necesitad de bancos privados y centrales; la privacidad de las transacciones económicas implica la dificultad de la aplicación de impuestos por parte de los Estados; y el registro global y universal, sin que nadie lo pueda manipular, implica que todas las transacciones estén almacenadas de por vida y, consiguientemente, que no tenga cabida el derecho al olvido o a una segunda oportunidad, por ejemplo.

Compatibilidad de la Blockchain con la Economía Social[editar]

Según el escritor y catedrático en literatura española Jordi García, “La Economía Social es el conjunto de prácticas socioeconómicas, formales o informales, colectivas pero también individuales, que priorizan la satisfacción de las necesidades y las aspiraciones de sus miembros y/u otras personas por encima del lucro; cuando son colectivas, la propiedad también lo es, y la gestión es democrática; son independientes respecto a cualquier entidad pública o privada, actúan orientadas por los valores de equidad, solidaridad, sostenibilidad, participación, inclusión y compromiso con la comunidad, y son promotoras de cambio social” Podríamos decir que la Economía Social tiene tres grandes ejes vertebradores:

  • Gestión democrática y participativa. En lugar del modelo organizativo jerárquico donde unas cuántas personas o clases dirigentes controlan, gestionan y deciden sobre los recursos, el patrimonio, la información y el futuro de la mayoría, la Economía Social introduce la democracia en la economía y en la empresa.
  • Orientación a las necesidades humanas. La Economía Social trata de recuperar la función originaria de la economía poniéndola al servicio de las personas para gestionar los recursos equitativamente y explotarlos de manera sostenible, así como crear un modo de producción que convierta el trabajo en un instrumento de satisfacción de las necesidades humanas.
  • Compromiso con la comunidad. Las organizaciones de la Economía Social contribuyen a la mejora de la sociedad, creando ocupación, prestando servicios, vinculándose al territorio, apoyando causas sociales, financiando iniciativas de solidaridad con los países empobrecidos y colaborando con movimientos sociales transformadores.

Una vez contextualizada de la Economía Social, así como la tecnología blockchain con las características y tipologías actualmente existentes, analizaremos seguidamente si comparten principios, valores y objetivos. En relación a la estructura de la tecnología blockchain, puede considerarse que se alinea totalmente con el eje vertebrador de la Economía Social correspondiente a la gestión democrática y participativa. En cuanto a la orientación a las necesidades humanas y el del compromiso con el entorno, no tenemos base suficiente, pues hay matices sobre los que no se puede concretar, como, por ejemplo: la sostenibilidad ambiental, que depende de las características funcionales de la blockchain y no de su propia estructura; y la satisfacción de las necesidades humanas o el fomento de acciones en pro de la comunidad, que dependen de la usabilidad de la blockchain y no de la estructura. En relación con las propiedades de la blockchain, la combinación e integración de las tres partes que compone una blockchain (criptografía, cadena de bloques y consenso) le transfieren a la estructura la propiedad fundamental de garantizar la irreversibilidad de la información. A priori esta irreversibilidad es neutra, es decir, no proporciona criterios suficientes como para poder valorar la alineación o no con los tres ejes vertebradores de la Economía Social. Para poder valorarlo, se tiene que profundizar en la tipología de algoritmos empleados de la parte criptográfica. Estos algoritmos pueden basarse en pruebas de trabajo (PoW), de participación (PoS-DPoS), de importancia (PoI) o de cooperación (PoC), entre otros. En función de la prueba empleada, la huella ecológica y el espíritu colaborativo y colectivista serán más o menos importantes. Así pues, la alineación con los ejes vertebradores de la Economía Social desde el punto de vista de las propiedades de las que dispone una blockchain, dependerá sobre todo de la tipología de algoritmos empleados en la parte criptográfica. En cuanto a las características de la tecnología y tal y como se ha analizado anteriormente, En función de si la blockchain es pública, privada o híbrida, el control, la gestión y la decisión sobre la información y el valor estará en mayor o menor grado en manos de los usuarios de la red. Es decir, una blockchain pública cumplirá mucho mejor con la gestión democrática y participativa que una privada o híbrida, que puede ser que cumpla o no en función de su grado de jerarquización. Por tanto, en función de si la blockchain es pública, privada o híbrida, se tendrán señas sobre si su posicionamiento está más o menos alineada con los ejes vertebradores de la Economía Social. En cuanto a la analogía con la usabilidad de la blockchain, podemos indicar que como tecnología es neutra, la orientación que tome dependerá de la decisión humana sobre como emplearla, con fines más o menos éticos. En función de ellos, la tecnología blockchain estará orientada a necesidades sociales y ambientales, a necesidades meramente materialistas, o a necesidades con una configuración combinada de las dos anteriores. Con el Bitcoin, tanto se puede favorecer la inclusión financiera en países en desarrollo y ampliar el valor recibido por los destinatarios de remesas internacionales, como se puede proceder a comprar armas bajo el anonimato.

Conclusiones[editar]

Respecto a la investigación realizada sobre la relación existente entre la tecnología blockchain y la Economía Social, podemos concluir que ambos ámbitos serán compatibles siempre y cuando las particularidades de la tecnología blockchain empleada se alineen con los principios de la Economía Social. Si así fuera, dicha tecnología representará realmente una herramienta que ayudará al fortalecimiento y la consolidación del rol transformador que presenta la Economía Social y, por consiguiente, en la creación de un futuro tanto eficiente como equitativo, basado en los valores de la cooperación, la colaboración, la compartición, el consenso y la confianza. Las mejoras que esta tecnología puede proporcionar en temas estratégicos como la gestión global de las aportaciones económicas superando las actuales ineficiencias, así como la transparencia con el objetivo de evitar comportamientos fraudulentos, sitúan a la blockchain como una alternativa real y factible para mejorar la gestión de las entidades de Economía Social. No obstante, el propio carácter disruptivo de la tecnología blockchain en relación al sistema socio-económico vigente será el que, en función de la reacción de éste hacia la transformación y el cambio, permitirá que la ayuda de la blockchain al fortalecimiento y la consolidación de la Economía Social sea de mayor o menor amplitud.

Referencias[editar]

1.DAVID ARROYO GUARDEÑO. (2018): Blockchain y democracia digital: ¿descentralización o acto de fe?. https://theconversation.com/blockchain-y-democracia-digital-descentralizacion-o-acto-de-fe-118282

2.CHAVES, R. & MONZÓN, J.L. (2018): “La economía social ante los paradigmas económicos emergentes: innovación social, economía colaborativa, economía circular, responsabilidad social empresarial, economía del bien común, empresa social y economía solidaria”, CIRIEC-España, Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa, 93, 5-50, DOI: 10.7203/CIRIEC-E.93.12901.

3.DELOITTE (2017): Blockchain: economía de confianza. Tomando el control de la identidad digital, Tech Trends 2017 – The kinetic Enterprise.

4.FUSTER, M., SUBIRATS, J., BERLINGUER, M., MARTÍNEZ, R. & SALCEDO, J. (2016): Procomún digital y cultura libre. ¿Hacia un cambio de época?, Editorial Icaria.

5.PREUKSCHAT, A. (2017): “Blockchain para reinventar el funcionamiento de las relaciones humanas”, El Economista, España.

6.PREUKSCHAT, A. (2017): “El impacto de Blockchain en la mejora de las vidas de las personas”, El Economista, España.

7.PREUKSCHAT, A. (coord.) (2018): Comunidad Blockchain. El futuro de la criptoeconomía descentralizada y las ICO’s, Blockchain España.

8.TAPSCOTT, D. & TAPSCOTT, A. (2017): La revolución blockchain: Descubre cómo esta nueva tecnología transformará la economía global, Editorial Deusto.

9.FRANCISCO PEREZ (2018): Oportunidades que ofrece el blockchain. https://www.ga-p.com/wp-content/uploads/2019/10/Oportunidades-que-ofrece-el-blockchain.pdf

(Trabajo del alumno Enrique Ros)

El uso de estándares abiertos como impulsor de Desarrollo Económico y Social[editar]

Introducción[editar]

Para contextualizar el presente ensayo debemos comenzar definiendo algunos que entendemos como estándar.En esencia se podrían definir como estándar, "un documento que proporciona requisitos, especificaciones, directrices o características que se pueden utilizar de forma coherente para garantizar que los materiales, productos, procesos y servicios sean adecuados para su propósito"[1]. Un estándar es una forma acordada de hacer algo. Podría tratarse de la fabricación de un producto, la gestión de un proceso, la prestación de un servicio o el suministro de materiales. Los estándares son conocimiento. Son herramientas poderosas que pueden ayudar a impulsar la innovación y aumentar la productividad.

Partiendo de la definicion de estandar, entendemos por estándar abierto, según organizaciones como la FSFE ( Free Sotware Fundation Europe) o IBM, como un estándar que está disponible gratuitamente para adopción, implementación y actualizaciones. Además los estándares abiertos deben tener unas características:

• esté sujeto a una evaluación pública completa, se pueda usar sin restricciones y esté disponible por igual para todas las partes.

• no necesite ningún componente o extensión adicional que tenga dependencias con formatos o protocolos que no cumplan la definición de un Estándar Abierto.

• esté libre de cláusulas legales o técnicas que limiten su utilización por cualquier parte o en cualquier modelo de negocio.

• esté gestionado y pueda ser desarrollado independientemente por cualquier compañía en un proceso abierto a la participación equitativa por parte de competidores y terceras partes.

• esté disponible en varias implementaciones completas por compañías en competencia, o como una implementación completa disponible para todas las partes.

Archivo:"Don’t Hurt The Web” .jpg
By Adriano Gasparri licencia bajo CC 2.0.

En cualquier caso un estándar abierto no tiene porqué ser necesariamente gratuito, por ejemplo la IEEE(Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos) o la ISO(Organización Internacional de Normalización) venden algunos de sus estándares, aunque los mas exitosos sí lo son. Algunos ejemplos muy conocidos y utilizados de estándares abiertos son XML, SQL y HTML o TCP/IP, y no como un estándar pero si fundamentado en base a ellos tenemos a Internet, el cual se basa fundamentalmente en la existencia de estándares abiertos y no propietarios. Estos estándares son clave para permitir que los dispositivos, servicios y aplicaciones funcionen juntos en una red de redes amplia y dispersa (Interoperabilidad). Algunos de los grupos principales detrás del desarrollo de estándares son el Grupo de trabajo de ingeniería de Internet (IETF), el Grupo de trabajo de investigación de Internet (IRTF) y la Junta de arquitectura de Internet (IAB), todos ellos involucrados en el desarrollo de estándares abiertos[1][4][6].

Estándares abiertos como impulsores de la economía y el desarrollo social[editar]

Los estándares abiertos son unos importantes impulsores del desarrollo económico y social, sustentados en un factor determinante, la interoperabilidad. Podemos definir como interoperabilidad, la capacidad básica de sistemas para conectarse y comunicarse entre sí fácilmente, incluso si fueron desarrollados por fabricantes muy diferentes en diferentes industrias, nos referimos a un intercambio universal de información.

Un excelente ejemplo lo podemos tener en el caso de que con estándares abiertos, cualquier proveedor de equipos o servicios de comunicaciones puede implementar todos los estándares necesarios para interoperar con otros proveedores. A su vez, los consumidores de estos productos pueden elegir el producto que se adapte a sus necesidades y cambiar a voluntad sin temor a perder la funcionalidad o el control de sus datos.

Esto en sí mismo ya produce un impacto y un beneficio a los consumidores, ya que al favorecer la competitividad la sociedad se beneficia de una constante competencia, innovación y oferta de productos que pueden ser cada vez mejores y mas económicos. La adopción de estándares abiertos por otra parte también beneficia a las empresas en cuanto a que les ofrece una forma organizada de trabajar y de desarrollar esa innovación. Este beneficio afecta sobremanera a los países menos desarrollados ya que les dotan de excelentes herramientas para acelerar ese proceso de desarrollo, ofreciendo a sus empresas en muchos casos un mejor acceso a los mercados globales,o a sus sociedades en el acceso a ciertas tecnologías con la eliminación de barreras económicas.

Un excelente ejemplo del uso de estándares abiertos para el beneficio de la economía y el desarrollo social, y como hemos mencionado en el apartado anterior, es el desarrollo de internet. Los estándares abiertos y el papel que desempeñan son una parte importante de lo que hace que Internet sea Internet. Los estándares abiertos, una pieza fundamental de Internet y todo lo que posibilita la red, permiten a los dispositivos, servicios y aplicaciones funcionar juntos por las redes interconectadas que forman el Internet del que dependemos todos los días.internet a traído mejorías económicas a la mayoría de economías del mundo, debido a las grandes oportunidades que ofrece, y del mismo modo ha llevado grandes avances, sobre todo en el acceso a la educación e información a la mayoría de sociedades del mundo.

El uso e implementación de los estándares abiertos por parte de gobiernos y administraciones publicas, ofrecen beneficios en el desarrollo social, ya que pueden dar pie a un mejor funcionamiento por parte de estas instituciones que luego repercute en la sociedad y en las empresas, ya que aseguran que estos actores accedan a los datos públicos sin discriminaciones ni obligación de usar un sistema propietario sobre otros. Básicamente, y gracias de nuevo a la interoperabilidad que ofrecen los estándares abiertos, la información almacenada por las administraciones publicas, puede ser tratada por aplicaciones de distintos fabricantes sin que ello implique pago de licencias o royalties, y, además, se garantiza que la información es perfectamente compatible y se puede procesar sin problemas. Un claro ejemplo de adopción de estándares abiertos por parte de gobiernos o instituciones publicas, lo tenemos en el gobierno venezolano quien aprobó la "ley de software libre y estándares abiertos", l, que especifica que todos los servicios públicos electrónicos deben basarse en estándares abiertos.

Para finalizar y por ello no menos importante, comentaremos un ultimo aspecto en el que puede resultar beneficioso la adopción de estándares abiertos tanto para las empresas u organizaciones, como para la sociedad en general, nos referimos al modo en el que la adopción de estos estándares puede limitar el desarrollo de monopolios, ya que estos pueden llegar a ofrecer características similares con un costo mínimo o nulo en comparación con estándares propietarios, lo que puede hacer decantarse a los posibles usuarios por los abiertos y poniendo en entredicho la viabilidad de los estándares propietarios mas costosos.[2][3][5]

Conclusión[editar]

A través del presente ensayo, hemos podido realizar un análisis sobre los estándares abiertos. Que características poseen y como pueden resultar en impulsores de la economía y el desarrollo social. Hemos podido llegar a la conclusión que la adopción de estándares abiertos por parte de empresas e instituciones, fomenta, gracias sobre todo a la interoperabilidad, ciertos aspectos básicos como son la competitividad, la innovación, la correcta organización o la transparencia, lo cual produce una mejoría económica debido a unas instituciones mas transparentes disponibles, y unas empresas más competitivas. Hemos visto como estos factores pueden repercutir posteriormente en mejoras sociales, como una mayor oferta de productos o servicios similares en donde escoger, con una disminución de los precios y una mayor calidad, y por otro lado, desde la perspectiva social, como los estándares abiertos pueden mejorar la vida de las personas, en aspectos como la educación, con el acceso a la información, las comunicaciones, por ejemplo con el uso de internet, sustentado en estándares abiertos, o el acceso a la tecnología.

Referencias[editar]

1. Standards. (2021). ISO. https://www.iso.org/standards.html

2. Camarillo, G. (2020, 29 noviembre). sigue apoyando firmemente el trabajo fundamental del IETF en estándares abiertos. Internet Society. https://www.internetsociety.org/es/blog/2020/11/internet-society-sigue-apoyando-firmemente-el-trabajo-fundamental-del-ietf-en-estandares-abiertos/

3. DeNardis, L. (2010, 24 junio). E-Governance Policies for Interoperability and Open Standards by Laura DeNardis :: SSRN. https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1629833

4. Estándares Abiertos - Definición - FSFE. (2020). FSFE - Free Software Foundation Europe. https://fsfe.org/freesoftware/standards/def.es.html

5. Open Data’s Impact - Developing Economies. (2018). Odimpact. https://odimpact.org/developingeconomies.html

6. Wikipedia contributors. (2021, 10 marzo). Open standard. Wikipedia. https://en.wikipedia.org/wiki/Open_standard


(Trabajo del alumno Carlos Ortiz Moreno )


Los Datos Abiertos y su relación con la ciudadanía del siglo XXI[editar]

Introducción[editar]

Resulta reveladora la situación social y económica actual que ha devenido indisociable entre las nuevas tecnologías y el desarrollo de nuestra propia subjetividad. La primera década del siglo XXI se enmarcaba en el sistema que se ha denominado “tecnoutópico”, termino al que se refiere a cualquier ideología basada en la creencia de que los avances en ciencia y tecnología conducirán a una utopía, o al menos ayudarán a cumplir algún ideal utópico, como podría ser a principios del siglo XX con los avances del transporte. Se llego a pensar, que al facilitar la comunicación entre personas distantes, se llegaría al entendimiento entre los pueblos que provocaría una paz duradera. En el siglo XXI, Internet es otro tecnoutopismo, una utopía digital que no nos ha librado de gobiernos ni fronteras, como se pensó al finales de los años 90.

OpenData logo

La "Tecnoutopía"[editar]

La era tecnológica ha potenciado y favorecido el impulso de la democratización de ciertos totalitarismos sociales, contrastando con la posibilidades que ofrecía el boom tecnológico que prometía un entorno de prosperidad por medio de la enorme cantidad de propaganda digital que no deja de inundar nuestro día a día. La sociedad contemporánea vive inmersa en un sistema que ha totalizado y filtrado de manera taxativa, pero sutil, el uso y la presencia tecnológica en todas las esferas de nuestra vida; somos, la ciudadanía del siglo XXI, los habitantes de una nueva era tecnológica que no ha hecho más que crecer en las últimas décadas. La tecnoutopía se abría paso a finales de los años sesenta, tal como escribió Evgeny Morozov 8:

"A finales de los años sesenta, el mundo asistió al nacimiento de un movimiento cuya retórica se repetiría, casi literalmente, algunas décadas más tarde. Una comunidad de vídeoactivistas, armados con cámaras portátiles y animados por el potencial de la televisión por cable, quería documentar las injusticias y desafiar al poder establecido. Había llegado el momento revolucionario, por fin los ciudadanos de a pie usarían la tecnología para producir y difundir sus propios programas"1

La aparición, expansión y paulatina democratización de los recursos tecnológicos permitió, en su inicio, la esperanza de un nuevo porvenir revolucionario y popular que, se pensó, permitiría a las masas expresarse y participar en el ámbito de lo político y social, ser un agente activo transformador y de denuncia crítica. Y en cierta manera, actualmente es así. Son lentos los pasos, pero gracias a la filosofía de Open Data2 en relación a lo político y social, basada en los movimientos y comunidades como el Free Software3 y Open Source4, la ciudadanía, como masa, tiene la posibilidad de ser más consciente de la información ya que se tienen los datos en bruto, sin estar previamente “cocinados” en informes.

El paso del tiempo y el desarrollo de las tecnologías, con el abaratamiento y fácil accesibilidad de dispositivos como los IoT, destapa el comportamiento empresarial en cuanto a la participación de la ciudadanía en las amplísimas herramientas que ofrece actualmente la tecnología elevada a cualquier nivel. Cualquier dispositivo, actualmente, no solo genera datos sino que además está conectado, a la par que las aplicaciones. Esto ha permitido la explotación económica mediante el uso por parte de millones de usuarios, de las aplicaciones gratuitas de todo tipo. Ya en los últimos años, el escándalo protagonizado por la empresa de Mark Zuckerberg, creador de Facebook, despertó en la conciencia de millones de consumidores de las redes sociales, el uso no ético con el que se pueden usar esos datos: usar datos personales relacionados con sus apss para beneficios estadísticos, estatales, empresariales, etc. En el año 2014, la consultora estadounidense Cambridge Analytics6 manipuló y vendió para la campaña presidencial del político Donald Trump los datos de 50 millones de usuarios, dando servicio sin ningún tipo de escrúpulo al candidato republicano en el año 2016 a costa de la manipulación y polarización interesada de millones de personas.

La ética empresarial[editar]

Este, sin embargo, es tan sólo ejemplo más de la mala aplicación de la ética en los negocios en empresas tecnológicas, hechos que se producen en el proceso de nuestro uso cotidiano de cualquier herramienta o red social: "Nuestras infraestructuras económicas y sociales dependen de los servicios de las empresas tecnológicas. Pero estos gigantes no las construyeron para que fueran seguras, sino para ganar dinero, y tampoco están sometidos a controles democráticos. Nuestra sociedad es vulnerable. Y aún tardaremos otros cinco o diez años en sentir las consecuencias por completo"1. La estructura económica de la empresa siempre estará por encima, el objetivo no es, en ningún caso, facilitar y mejorar la calidad de nuestras vidas (aunque la impresión sea siempre esta cuando escuchamos hablar de los increíbles avances que nos ha proporcionado a nivel global la industria tecnológica), sino que tras cada facilidad se enmascara, en realidad, el fantasma de la lógica neoliberal occidental: el capital.

La videovigilancia, la usurpación de datos que ha sido motivo de incontables denuncias en los últimos años, el desvelo del desengaño que entraña Internet y sus múltiples ofrecimientos produce sin duda una desconfianza a nivel general en la población mundial del siglo XXI que, sin embargo, parece incapaz de alejarse de lo que realmente perpetúa este sistema de valores: una creciente representación ficticia que extorsiona, manipula y vende para su propio beneficio y enriquecimiento de cualquier empresa tecnológica que tenemos a nuestro alcance. "Desde una perspectiva cultural, la cuestión interesante no es si Internet promueve el individualismo o la cooperación social (o, por ende, si socava o bien empodera a los dictadores), sino más bien cuál es el motivo de que nos hagamos preguntas tan importantes sobre Internet, como si fuera un ente flotante, separado por completo de los aparatos geopolíticos del capitalismo financiero contemporáneo. Mientras no podamos pensar desde fuera de Internet, nunca llegaremos a elaborar un juicio objetivo y cabal de la situación de las tecnologías digitales a nuestra disposición" [7]

Y es que las tecnologías digitales han tomado la fuerza de la inmediatez y, por ende, de la falta de conocimientos avanzados sobre ella. Esto es, mientras no despertemos y reaccionemos al influjo de los perjuicios de esta democratización salvaje que acomoda nuestras vidas y que convierte nuestras necesidades en una adquisición inmediata, no seremos capaces de despegar nuestra mirada de ello. Nuestra incapacidad para dejar de ver todo a través de la lente de Internet es la razón por la cual un concepto como economía colaborativa es tan difícil de descifrar. ¿Estamos viendo el surgimiento de un poscapitalismo auténtico y cooperativo o se trata solo del capitalismo de toda la vida, con su tendencia a convertirlo todo en mercancía, pero con esteroides?. Quizás el concepto de economía colaborativa, nacida a raíz del desarrollo tecnológico (web) y cambios sociales profundamente arraigados, en la economía y en la política de principios de siglo XXI, haya sido uno de los avances inevitables (y necesarios) de esta nueva sociedad. Pero que continuamente, el capitalismo mas agresivo, ha minado la buena intención de estas plataformas. La economía colaborativa nunca fue un movimiento único; también era un conjunto de empresas respaldadas por prósperos inversores que buscaban un retorno de su dinero, como es el caso de Uber o AirBNB, empresas con una grandísima capitalización, generadoras de beneficio y reguladoras del mercado por su posición dominante.

Podemos ver la relación que hay alrededor del nuevo sistema de valores introducidos por el espacio que proporciona Internet y la implicación directa de esta en el sistema capitalista de nuestras sociedades modernas. Podemos denominarlo como la pérdida del valor singular del objeto por el auge del mass media y de, en algún sentido, la pérdida de valor o desvirtuación que sufrirían nuestras vidas tras el incremento de las tendencias capitalistas de consumo exacerbado. Internet y las nuevas tecnologías no son una excepción, pues se inscriben en la infraestructura económica y social de la que dependemos tácitamente para el desarrollo de nuestras vidas. Esa desvirtuación que mencionamos se produce precisamente en el momento en el que nuestra propia identidad ha pasado a ser objeto de intercambio capital, se ha transformado en una mercancía que permite que el engranaje del capital funcione.

Cambio hacia una sociedad "tecnologizada"[editar]

Por otro lado, es fácil imaginar el lugar al que se dirigían nuestras sociedades desde hace décadas: hacia la idea de una sociedad altamente tecnologizada en que cada vez más, la inteligencia artificial (IA) iría sustituyendo paulatinamente las funciones mecánicas esencialmente reproducidas por “humanos” durante siglos, pero que darán paso a la creación de un entorno de transformación laboral al que hay que adaptarse. Si algo remarcable ha sucedido durante estos últimos tiempos en los que hemos atravesado una situación de emergencia y de pandemia mundial, es precisamente la culminación y el adelanto de la llegada a aquel lugar al que nos dirigíamos. El aislamiento social al que se ha visto sometida la ciudadanía contemporánea ha facilitado de manera exponencial nuestra implicación cada vez mayor en la red tecnológica. Se ha forzado, de alguna manera, de empezar a buscar nuestro espacio en un entorno virtual. Los tiempos actuales obligan el incremento de este uso, pero ¿Cuál será finalmente el resultado de reorientar nuestras vidas de una manera tan despersonalizada? La cuestión principal reside en el hecho de que hemos visto cómo cada vez más estas herramientas, que, si ya estaban extendidas por toda la red de nuestro día a día, se vuelven hoy ante nuestros ojos como algo de lo que es casi imposible prescindir. Morozov8 plantea lo siguiente: "Esta nueva mirada también proporcionaría un esbozo de lo que hay que hacer, en quién se puede confiar y en quién no para elaborar una agenda emancipadora. Un debate maduro sobre la construcción de un futuro tecnológico sólido debe empezar por reconocer que también es necesario que sea un futuro tecnológico no neoliberal. […] ¿pueden los ciudadanos recuperar la soberanía popular sobre la tecnología? Sí, pero solo si recuperamos primero nuestra soberanía sobre la economía y la política. Si la mayoría de nosotros creemos de algún modo en el "fin de la historia", por ser reacios o incapaces de cuestionar la posibilidad de una alternativa genuina, tanto al capitalismo global como al papel dominante del mercado en la vida social, entonces realmente no hay esperanza; los nuevos valores que Internet lleva implícitos quedarán aplastados por la fuerza de la subjetividad neoliberal"[7]

La ideología neoliberal queda impuesta. Las grandes tecnologías siguen absorbiendo sin cesar todos nuestros datos y vendiéndolos a bancos de inversión sin que nosotros obtengamos un mínimo beneficio de ello. Esto construye un nuevo sistema económico esencialmente parasitario. Con estas premisas se nos invita a olvidar la utopía de una red descentralizada y no jerárquica que se vende como supuestamente democrática. El consumo cultural, a fin de cuentas, viene gestionado y administrado por las grandes empresas a las que nos hemos referido, y son estos intermediarios los que, a partir de algoritmos y de la inteligencia artificial, son capaces de gestionar nuestra huella digital, e incluso de construir, de manera imperceptible, un modelo de nuestra propia subjetividad, elecciones personales y políticas.

Conclusion Personal[editar]

Como conclusión y resumen, la famosa frase de “Revolución digital” ha pasado de ser algo anecdótico en cuanto al uso de aplicaciones de recreo o sistemas básicos de comunicación, a un entorno que da cabida a sociedades completas, esto es, desde empresas y trabajadores que prestan sus servicios a través de la red, a instituciones que operan, como puede ser una Universidad, en ella tal y como lo harían con una sede física. Con la particularidad de ofrecer algo a el mundo entero, o una moneda, como puede ser Bitcoin. Las leyes estatales tienen poca cabida en un entorno sin fronteras. Caldo de cultivo perfecto para explotar el nuevo oro, los datos. Por buscar una similitud, podría compararse a una revolución industrial en un salvaje oeste. Todo, o casi todo vale. En este panorama, aprendiendo de éxitos y fracasos de estados modernos, soberanos, se debería avanzar hacia una sociedad como propone la Internet Society5 que pueda convivir con las bases reconocidas y demostradas de “La ética empresarial”. No seamos necios, en la sociedad capitalista que vivimos, las empresas tienen que ganar dinero. Pero es necesaria una regulación, algo que ponga límites a la vulneración y prostitución de nuestros datos.

La conclusión lógica de todo lo expuesto hasta este momento abre flancos abiertos por los que transitar y ofrecer una resistencia al instrumento de control y propaganda que suponen todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance; nuestras vidas (tanto las individuales como las colectivas) se ven hoy, en pleno siglo XXI, colonizadas por la nueva era digital.


Referencias[editar]

1. Evgeny Morozov. (2018). El capitalismo digital y sus descontentos. El lado oscuro de la libertad de Internet. https://www.museoreinasofia.es/sites/default/files/actividades/programas/cuaderno_de_trabajo_1_morozov.pdf

2. Wikipedia contributors. (2021, 25 marzo). Open Data. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Datos_abiertos

3. Wikipedia contributors. (2021, 01 mayo). Software libre. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Software_libre

4. Wikipedia contributors. (2021, 01 mayo). OpenSource. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%B3digo_abierto

5. Internet Society. Odimpact. https://odimpact.org/developingeconomies.html

6. Wikipedia Contributors. (2021, 04 abril). Cambridge Analitica. https://es.wikipedia.org/wiki/Cambridge_Analytica

7. Morozov, Evgeny (2018). "Internet como ideología”. En: Capitalismo Big Tech. ¿Welfare o neofeudalismo digital? Madrid: Enclave libros. ISBN: 978-84-946868-5-6.

8. Morozov, Evgeny (2021). Official Webpage. http://www.evgenymorozov.com/

(Trabajo realizado por el alumno Sergio Fernandez Vicente)

El derecho a la información, contra el derecho al Olvido. Análisis del caso de Don Mario Costeja[editar]

Introducción[editar]

En este artículo se analiza como el derecho a la información es al mismo tiempo algo positivo y negativo según las circunstancias, pudiendo llegar a entrar en conflicto con el derecho al olvido. Se realiza un estudio y reflexión sobre el caso de Don Mario Costeja, el gallego que se enfrentó a Google para que se retirase de su nombre de una lista de embargos. Este es un caso en el que se creó jurisprudencia en lo referente al derecho al olvido a nivel global. Es importante lograr distingir entre que información debe ser olvidada pasada cierto tiempo y cual debe permanecer teniendo en cuenta a que personas puede afectar la divulgación y exposición de dicha información

Pexels-scott-webb-430208.jpg

Que es el derecho a la información[editar]

No cabe ninguna duda de que el llamado derecho a la información guarda estrecha relación con otros principios considerados como inherentes a la personalidad del hombre como la libertad de opinión, de expresión y de prensa.

Pero no es menos cierto que ninguno de estos conceptos son sinónimos entre sí, ni mucho menos aún equivalen al derecho a la información, en la medida en que éste es más amplio y resulta de un proceso de evolución histórica y jurídica de escasa difusión en nuestro medio.

En el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: "Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión"

Se puede afirmar por lo tanto que el derecho a la información es un derecho funda32 mental reconocido a nivel internacional como tal debido a la naturaleza representativa de los gobiernos democráticos. Es un derecho esencial para promover la transparencia de las instituciones públicas y para fomentar la participación ciudadana en la toma de decisiones.

No se debe confundir la libertad de información de la libertad de expresión, ya que están unidas. Es complicado separar la expresión de pensamientos, ideas y opiniones de la estricta comunicación informativa, ya que la expresión de pensamientos normalmente se apoya en la narración de hechos, y la comunicación de hechos o noticias no se produce en estado puro y comprende, casi siempre, algún elemento valorativo.

Este derecho tiene una serie de limitaciones:

  • Generales:
    • Derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen.
    • Protección de la juventud y de la infancia.
    • Libertad ideológica y religiosa.
  • Especificos:
    • Para la libertad de información: para que su ejercicio sea legítimo exige que concurran los siguientes requisitos: el interés y la relevancia de la información divulgada y la necesidad de que la información sea veraz.
    • Para la libertad de expresión: cabe señalar el respeto a los derechos reconocidos en el Título I de la Constitución, De los Derechos y Deberes Fundamentales, en los preceptos de las leyes que los desarrollan y en los derechos ya en líneas anteriores.

Que es el derecho al olvido[editar]

El derecho al olvido, también llamado derecho a ser olvidado o derecho a la supresión, es el derecho de las personas físicas a hacer que se borre la información sobre ellas después de haya transcurrido cierto periodo de tiempo.

Internet y su ingente cantidad de información expuesta ha traído consigo la necesidad de un nuevo equilibrio entre la libre difusión de la información y la autodeterminación individual. Este equilibrio es precisamente lo que está en juego con el derecho al olvido. Este derecho presenta tres facetas: el derecho al olvido del pasado judicial, el derecho al olvido establecido por la legislación de protección de datos y un nuevo derecho digital y aún polémico al olvido, que equivaldría a la atribución de una fecha de caducidad a los datos personales o que debería ser aplicable en el contexto específico de las redes sociales.

El derecho a ser olvidado en lo que respecta al pasado penal y judicial ha sido reconocido por la jurisprudencia basándose en el derecho a la privacidad o en los derechos de la personalidad. En el entorno de Internet, este derecho podría ser una respuesta apropiada a los problemas planteados por la memoria electrónica eterna (la creación del efecto eterno) combinados con la potencia de la recuperación y recopilación de datos de los motores de búsqueda.

Sin embargo, la información que está en internet no puede ser destruida, por lo tanto, este derecho solo afecta a los resultados obtenidos en las busquedas hechas mediante el nombre de la persona, permaneciendo así inalterada la fuente original. De modo que si se emplean otras palabras que no contengan el nombre del damnificado, el motor de busqueda podría conducir hasta la página con la información sensible a cualquier internauta.

Caso de Don Mario Costeja[editar]

Mario Costeja es un abogado de origen gallego que en 2009 decidió ejercer su derecho de oposición al tratamiento de sus datos personales contra Google Spain, S. L. y La Vanguardia Ediciones S. L.

El motivo de que Mario actuase de esta forma estaba basado en el hecho de que al introducir su nombre en el motor de busqueda de Google, figuraba como moroso a causa de dos anuncios publicados por La Vanguardia el 19 de enero y el 9 de marzo de 1998 a causa de una propiedad de Mario que fue embargada. A perdar de haber saldado ya sus deudas esa información no desaparecia del buscador. Al ponerse en contacto con la editorial, le comunicaron que no podian hacer nada y que debia contactar con Google, los cuales se negaron a retirar la información.

En marzo de 2010 interpuso una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos contra Google Spain, S. L. (empresa filial), Google Inc. (empresa matriz) y La Vanguardia Ediciones S. L. para solicitar la apertura de un procedimiento sancionador.

Las argumentaciones de Google Spain giraban en torno a cuatro aspectos que intentaban justificar su anterior actuación:

  • La descripción del proceso de búsqueda por Google
  • La identificación del responsable principal del servicio de búsqueda
  • El reconocimiento del responsable principal del tratamiento de los datos personales
  • Según su criterio, la inexistencia de infracción del derecho a oposición

En la Resolución del 30 de julio de 2010, la AEPD acordó desestimar una parte de la reclamación de Mario Costeja y admitir la otra. En relación con la parte que atañía al periódico La Vanguardia se confirmó que la publicación del anuncio era lícita y justificada al tratarse de un anuncio insertado por orden del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales con el fin de difundir la subasta entre el mayor número de personas posibles. Por el contrario, sí se admitió la parte de la reclamación dirigida contra Google Spain y Google Inc.

En consecuencia la AEPD ordenó la retirada de los datos personales del internauta y también imposibilitó:

   […] el acceso a determinados datos por parte de los gestores de motores de búsqueda cuando considere que su localización y difusión puede lesionar el derecho fundamental a la protección de datos y a la dignidad de la persona entendida en un sentido amplio, lo que incluye la mera voluntad del particular afectado cuando quiere

que tales datos no sean conocidos por terceros.

Asimismo, se consideró que este requerimiento se puede dirigir a los explotadores de motores de búsqueda, sin necesidad de suprimir los datos de la página donde estén alojados en un primer momento, advirtiendo de que disponer de esa información en la página puede ser legalmente justificable.

Google Spain y Google Inc. interpusieron dos recursos independientes ante la Audiencia Nacional contra dicha resolución. Los recursos, que solicitaban la nulidad de la resolución, se acumularon por Auto de 20 de julio de 2011. Esto provocó que la sentencia se elevase al Tibunal de Justicia de la Unión Europea.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europa dictó sentencia el 13 de mayo de 2014, sin embargo, el 25 de junio de 2013, dando la razón a Mario. En lo que respecta al derecho al olvido la conclusión más destacable es:

   […] el gestor de un motor de búsqueda está obligado a eliminar de la lista de resultados obtenida tras una búsqueda efectuada a partir del nombre de una persona vínculos a páginas web, publicadas por terceros y que contienen información relativa a esta persona, también en el supuesto de que este nombre o esta información no se borren previa o simultáneamente de estas páginas web, y, en su caso, aunque la publicación en dichas páginas sea en sí misma lícita (Tribunal de Justicia de la Unión Europea, 2014).

Conclusiones[editar]

Podemos afirmar que la infomación no es algo que podamos tomar a la ligera y hay que tener muy en cuenta quien o quienes pueden verse afectados. Cada día circula más y más información debido a la globalización y el derecho al olvido no debe olvidarse.

Referencias[editar]

1. De Terwangne, C. Privacidad en Internet y el derecho a ser olvidado/derecho al olvido. {\em IDP. Revista de Internet, Derecho y Política} {\bf 2012}, {\em 13}, 53-56.

2. Loreti, D. M. El derecho a la información. Buenos Aires: Paidós.

3. https://protecciondatos-lopd.com/empresas/derecho-informacion/

4. https://www.lavanguardia.com/tecnologia/internet/20140514/54407896513/mario-costeja-google.html

5. AEPD, Derecho de supresión ("al olvido"): buscadores de internet. AEPD 2020 URL: https://www.aepd.es/es/areas-de-actuacion/internet-y-redes-sociales/derecho-al-olvido/

  1. Wikipedia 2021, Andy Rubin - https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Andy_Rubin&oldid=134853575
  2. Wikipedia 2021, Andy Rubin - https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Andy_Rubin&oldid=134853575[Internet; descargado 1-mayo-2021]
  3. Wikipedia 2021, Symbian — https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Symbian&oldid=13424718
  4. Wikipedia 2021, Windows Mobile — https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Windows_Mobile&oldid=133031759
  5. Wikipedia 2021, Blackberry OS — https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=BlackBerry_OS&oldid=130950016
  6. Wikipedia. (2021d).IOS — Wikipedia, La enciclopedialibre. https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=IOS&oldid=135137282
  7. Wikipedia 2021 Open Handset Alliance
  8. Industry Leaders Announce Open Platform for Mobile Devices. (2007). http://www.openhandsetalliance.com/press_1105
  9. ikipedia 2021 Apache License — https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Apache_License&oldid=132994739
  10. Arstechnica, R. A. -. (2017).Android 8.0 Oreo, tho-roughly reviewed. https://arstechnica.com/gadgets/2017/09/android-8-0-oreo-thoroughly-reviewed/8/Bay
  11. Libre, E. A. (2012).Google por fin habla sobre el caso Acer-Alibaba-Aliyun. https://www.elespanol.com/elandroidelibre/20120915/google-fin-habla-caso-acer-alibaba-aliyun/18998322_0.html
  12. Moyer, E. (2012).Alibaba: Google just plainwrong about our OS. https://www.cnet.com/news/alibaba-google-just-plain-wrong-about-our-os/
  13. Area News Group, T. W. -. (2012).Googles Android software dominates U.S. smartphonemarket. https://www.mercurynews.com/2010/11/01/googles-android-software-dominates-u-s-smartphone-market/
  14. Hackborn, D. (2014).Comment about Google strategy. https://arstechnica.com/information-technology/2014/02/neither-microsoft-nokia-nor-anyone-else-should-fork-android-its-unforkable/?comments=1&post=26199423