Señalización celular

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La bioseñalización

La señalización celular se basa en hormonas que al unirse a un receptor determinado, provoca un cambio en el comportamiento celular. Este cambio de comportamiento consiste en cadenas de reacciones enzimáticas, en las que se involucran cambios de alostería o cambios covalentes en las moléculas, que determinan a su vez, activaciones e inhibiciones de unas enzimas determinadas.

Adelinato ciclasa, fosfolipasa C y tirosina quinasa

Caben destacar los receptores acoplados a proteínas G, que actúan como transductores de señal. La subunidad alfa de las proteínas G se fosforila, desacopla y mueve hasta un efector, como puede ser la adelinato ciclasa o la fosfolipasa C.

La adelinato ciclasa cicla AMP a AMP cíclico (AMPc), y es activada en presencia de glucagón o beta-adrenérgico en la sangre. El AMP cíclico promueve un cambio alostérico en una proteín quinasa A, dependiente de AMPc. Esta proteín quinasa A fosforila una serie de enzimas que determinan la puesta en sangre de glucosa, a partir de reservas de glucógeno o de lípidos contenidos en perilipinas.

La fosfolipasa C, por contra, actúa una cascada de reacciones, de entre las cuales es destacable la activación de un enzima que cataliza el paso de fosfatidil-inositol bifosfato a inositol trifosfato. Esta molécula activa la liberación de calcio del retículo. En el hígado es imprescindible para la coactivación de la proteín-quinasa A, que es calcio-dependiente, mientras que en el músculo es la misma contracción muscular la que provoca la liberación de calcio, por lo que no hay receptores de alfa-adrenérgico. El alfa-adrenérgico es la hormona bioseñalizadora que activa la fosfolipasa C.

Cabe destacar también otra modalidad de receptores, como la tirosina quinasa. Estos receptores tienen una funcionalidad distinta a la de los receptores acoplados a proteínas G, ya que son ellos mismos los que provocan una fosforilación. La tirosina quinasa es el receptor y enzima activado ante insulina. Provoca, por tanto, la fosfatación de las enzimas fosforiladas por la proteín quinasa A activada ante glucógeno, y a la vez, la fosfatación de las enzimas antagónicas: las células tratan de almacenar energía.

Ver también[editar]