No es posible reducir las explicaciones biológicas a explicaciones en química y/o física

De Wikiversidad
Saltar a: navegación, buscar
No es posible reducir las explicaciones biológicas a explicaciones en química y/o física

Título No es posible reducir las explicaciones biológicas a explicaciones en química y/o física
Autor J. Dupré
Año 2010

No es posible reducir las explicaciones biológicas a explicaciones en química y/o física es un artículo escrito por J. Dupré y publicado e 2010 en F. J. Ayala y R. Arp (editores), páginas 32 a 47.

Resumen[editar]

Como Keller, Dupré se declara materialista pero acepta que es muy improbable que la biología pueda reducirse a las teorías y leyes físicas y químicas actuales.

Dupré defiende que en el nivel del organismo hay emergencia fuerte: propiedades y comportamientos del todo que no están determinados por las propiedades y comportamientos de las partes. Esto, por supuesto, imposibilita la reducción.

Se distingue entre propiedades y propiedades disposicionales, o relacionales. Muchas entidades tienen propiedades sólo dentro de un contexto determinado: por ejemplo, una pistola para elefantes tiene la propiedad de poder matar elefantes sólo si los elefantes no están protegidos

por armaduras. En consecuencia, se ve que la propiedad de poder matar elefantes no puede ser reducida a propiedades de sus partes, sino que requiere, para ser explicada, de algo un contexto externo. Esto presenta un problema para el reduccionista, que tendrá que sostener que las propiedades que dependen de un contexto pueden ser explicadas a partir de las partes que componen a las entidades del contexto. Estudiar las partes puede servir para entender cómo hace lo que hace, pero no para entender lo que hace.

De este modo, el ADN (e incluso un genoma completo) no hace nada por sí mismo, sino que requiere de muchos otros factores externos: moléculas, estructuras celulares, etc. que ayuden a transcribir y plasmar la información en el ADN, etc.

El gen-de-los-ojos-rojos-en-las-moscas puede ser entendido como una entidad ficticia para entender los patrones de herencia, o como una secuencia de nucleótidos. Si se lo entiende como lo segundo, surge el problema de que dicha secuencia no será el gen de los ojos rojos en cualquier situación en que se encuentre, sino que sólo lo será cuando se encuentre en cierto lugar específico de las moscas.

Mucho de lo que dijo puede entenderse mejor si se acepta la idea de causalidad descendiente (downward causation).

Véase también[editar]