Microorganismos perjudiciales y beneficiosos

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Staphylococcus aureus

La microbiología nace con Lewenhoek pero fue en el siglo XIX cuando Louis Pasteur y Robert Koch descubren simultaneamente los beneficios y perjuicios relacionadas con estos microorganismos.

Actualmente sabemos que hay dos tipos de microorganismos: los perjudiciales y los beneficiosos.

Los microorganismos perjudiciales son aquellos que nos provocan enfermedades, como los virus, bacterias y hongos. Entran en nuestro cuerpo y atacan nuestras células, ya sea matándolas o robándoles el alimento. Al final, terminan provocando enfermedades.

  • Los virus: infectan otras células, modifican su metabolismo, son específicos a veces (solo infectan a algunos tipos de células) y pueden ser destruidos por antivirales.
  • Los hongos: provocan infecciones cutáneas y mucosas. Pueden ser destruidos por antimicóticos.
  • Las bacterias: pueden invadir el organismo y liberar toxinas, se dividen en cocos, bacilos y espirilos y pueden ser destruidas por antibacterianos (antibióticos).

Los microorganismos beneficiosos, por el contrario, son los que viven en simbiosis con nosotros (como la flora intestinal). Son bacterias que viven en nuestro cuerpo, protegiéndolo y, a cambio, obteniendo alimento. La mayoría de los microorganismos se sitúan en el segundo grupo, y no son nada peligrosos para nuestra salud. Al contrario, su ausencia nos provoca enfermedades.

También algunos microorganismos del suelo son beneficiosos para la agricultura, como el grupo de especies bacterianas llamados rhizobacterium, que han desarrollado la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico por reducción a formas más beneficiosas

Son las bacterias más amigables. Lactobacillus es el nombre del género y acidophilus es la cepa particular. Están naturalmente presentes en los productos lácteos, y se añaden al miso, el yogurt, y otros suplementos dietéticos. Producen vitamina K, lactato y peróxido de hidrógeno.

En el cuerpo humano, se encuentran en la cavidad oral, intestino, vagina, etc. Estas áreas tienen un PH ligeramente ácido debido a estos microbios. Esto ayuda a frenar el crecimiento excesivo de patógenos.

En la vagina, estas bacterias producen ácido láctico que previene el crecimiento de hongos. Se utilizan también para tratar la diarrea. Así, los microorganismos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

===Tobacillu

Lactobacillus reuteri

Su nombre proviene del microbiólogo alemán Gerhard Reuter, que descubrió esta bacteria en muestras de intestino y heces humanas en los años sesenta. Esta bacteria se encuentra en la leche materna y la flora intestinal.

Los productos lácteos como el yogurt y el queso se enriquecen con estos. Algunos de sus beneficios son: – La bacteria L. reuteri puede restaurar la piel y el cabello de las mujeres a un esplendor juvenil.

La bacteria Lactobacillus reuteri mejora los niveles de la hormona oxitocina, aumenta la testosterona y puede potencialmente beneficiar las implicaciones para frenar la calvicie masculina. Esta bacteria tiene el beneficio adicional de fortalecer el deseo sexual en los hombres.

La bacteria L. Reuteri es antiinflamatoria, inhibe el NF-κB, uno de los factores más importantes en la reducción de la inflamación de todo el cuerpo.

Además, reduce el estrés y la percepción del dolor. La ingestión de la bacteria L. reuteri afecta a los nervios de tal manera, que puede disminuir la motilidad intestinal (mejorando los casos de diarrea) y disminuye la percepción del dolor.

La bacteria aumenta la vitamina D y ayuda a la salud intestinal cambia la fuente primaria de alimento de nuestras bacterias de azúcar a triptófano, lo que ayuda a producir serotonina, y protege nuestras intestinos de infecciones. L. reuteri ayuda a la constipación, aumentando el movimiento intestinal.

Lucha contra la candidiasis, también disminuye el colesterol y es buena para la tiroides.

Esta bacteria también aumenta la velocidad de cicatrización de las heridas y nos protege contra la Salmonella.

Acidophilus bifidus

La combinación específica de L.acidophilus y Bifidobacterium para producir Acidophilus bifidus tiene varios usos específicos. Además de promover la salud intestinal y vaginal, también puede ayudar a prevenir la enterocolitis necrotizante, una infección de la mucosa intestinal causada por bacterias poco saludable.

Estas bacterias producen ácido láctico y peróxido de hidrógeno. Ayudan a frenar el crecimiento de patógenos. Algunas bacterias del ácido láctico ayudan a reducir los niveles de colesterol descomponiendo la bilis, restringiendo así su reabsorción. Previenen el crecimiento de levaduras hostiles como Candida albicans. Limpian el torrente sanguíneo mediante la eliminación de toxinas y estimulan el sistema inmunológico.

Escherichia coli

Es un probiótico que ayuda en el tratamiento de los síntomas de la colitis ulcerosa. Son bacterias presentes en el intestino, se usan para tratar enfermedades intestinales como la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, el estreñimiento crónico y el síndrome del intestino irritable.Sus beneficios son:

  • Mejora la respuesta inmune: Las bacterias de Escherichia coli actúan como antígenos y por lo tanto luchan contra una gran variedad de condiciones y trastornos. Cuando E. coli se adhiere a las paredes intestinales, hacen que el intestino delgado se vuelva ligeramente ácido. Esto retrasa el desarrollo de las bacterias que causan la enfermedad y significa que el sistema inmunológico emplea menos esfuerzos en la prevención de dolencias en el intestino delgado. El E. coli también estimula la producción de anticuerpos, promoviendo las defensas contra cualquier infección.
  • Previene las complicaciones intestinales: probióticos como el Escherichia coli proporcionan alivio contra la diarrea infecciosa, que es común en bebés y niños. Normaliza la función intestinal, ayudando a aliviar los problemas de estreñimiento. El E. coli ayuda en la limpieza de los intestinos desalojando la materia recogida y ayudando a eliminarla del cuerpo.
  • Estimula la digestión: El probiótico E. coli aumenta la digestión a través de las enzimas digestivas secretoras, que ayudan a la descomposición de los alimentos. Esto permite que los nutrientes energizantes como las proteínas sean absorbidos completamente. También evita la acumulación de residuos en el cuerpo, una de las causa clave de hinchazón y estreñimiento. Dado que los cultivos celulares de Escherichia coli pueden estar contaminados con otros hongos, el uso de este probiótico es limitado.

Streptococcus thermophilus

Este probiótico se utiliza para crear ácido láctico, por lo que se puede encontrar en productos fermentados como el yogurt.

Se prescribe a menudo a personas intolerantes a la lactosa (para hacer más fácil de digerir los productos lácteos.) El Streptococcus thermophilus no solo estimula el sistema inmunológico, también ayuda con la salud del colon, incluso reduce el riesgo de cáncer de colon.

Streptococcus faecium

Tanto el probiótico Streptococcus thermophilus como el probiótico Streptococcus faecium ayudan a prevenir la diarrea.

Este probiótico ayuda a mantener la salud del sistema digestivo, también Ayuda a aliviar los síntomas de infecciones de la cavidad nasal, ayuda con el síndrome del intestino irritable y con los cólicos de los infantes. El Streptococcus faecium ayuda inclusive, a controlar los síntomas del SIDA.

Bifidobacterium Animalis

La Bifidobacterium animalis es una cepa útil de bacterias probióticas que habitan naturalmente el tracto digestivo humano. Se considera probiótico porque confiere un efecto beneficioso sobre el humano.

Es esencial para una buena digestión. Este microorganismo vive en el intestino grueso donde compite por los alimentos.

El lumen intestinal, el estómago, el colon y el intestino están colonizados por los microorganismos dominantes que viven en la flora intestinal, por lo tanto, cuando se complementan con los probióticos, es imprescindible tomar una dosis adecuada que le permita competir eficazmente contra las bacterias malsanas que pueden causar enfermedades o infección.

Algunas bacterias probióticas colonizan a lo largo de las paredes del lumen mientras que otras, como la Bifidobacterium animalis, ejercen sus efectos probióticos a medida que se mueven a través del sistema digestivo. La Bifidobacterium animalis utiliza un proceso de fermentación para convertir los carbohidratos en compuestos químicos como el ácido láctico y el peróxido de hidrógeno, permitiendo sólo dominancia probiótica en todo el área intestinal.

Esto lo hace trabajando conjuntamente con otras especies de Bifidobacterium para producir un ambiente no alcalino con bajos niveles de PH. Las bacterias patógenas típicamente sobreviven mejor en ambientes alcalinos (baja acidez). Este probiótico ayuda con los síntomas de colon irritable, mejora el tránsito intestinal y tiene grandes beneficios en la salud bucal.

Bacillus Coagulans

La Bacillus Coagulans es una poderosa cepa probiótica que se prescribe terapéuticamente a pacientes que necesitan apoyo inmune agudo.

La investigación y la práctica clínica han demostrado una fuerte evidencia de la capacidad de la Bacillus coagulans para combatir la invasión de virus y patógenos. La Bacillus coagulans normalmente vive en el tracto digestivo y también se ha demostrado que disminuye el síndrome de intestino irritable, dolor abdominal y síntomas de hinchazón.

Este probiótico es extremadamente resistente y puede sobrevivir fácilmente el ácido del estómago para colonizar todo el tracto gastrointestinal. Este probiótico fue descubierto en 1930 y posteriormente se utilizó en la Segunda Guerra Mundial para tratar a las personas con problemas digestivos como la disentería.

Se ha demostrado que la bacillus coagulans reduce los síntomas del dolor abdominal, reduce los síntomas de la hinchazón y mejora la respuesta inmune

Recursos adicionales

MicrobeWorld: Microbiología para niños