Literatura universal/Ilustración y renacimiento

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El siglo de las Luces[editar]

El siglo XVIII es el inicio de la crisis del Antiguo Régimen, un conjunto de convenciones sociales y políticas que venían marcando desde hace siglos la marcha de la historia. Las revoluciones, con la Revolución Francesa a la cabeza, son la escenificación de ello. En política, este cambio es liderado por el liberalismo. En este contexto surge la Ilustración. Es un movimiento cuyo origen hay que buscarlo en Francia. Se caracteriza por el culto a la razón, la visión optimista del hombre y la búsqueda del progreso de la humanidad mediante la educación. Esto se traduce en el desarrollo de la ciencia y en la aparición, en arte, del Neoclasicismo, un movimiento opuesto al Barroco, que defiende la vuelta al Clasicismo y la intención social, especialmente didáctica, del arte.

La mejor muestra escrita de la Ilustración es La Enciclopedia. Esta publicación reúne todo el conocimiento que se contemplaba en diversos campos hasta el siglo XVIII. Tiene como directores a Diderot y D’Alembert, aunque contaba con la participación de otros personajes ilustrados franceses como Voltaire, Montesquieu o Rousseau. Lo más importante de la Enciclopedia es el vínculo que esta crea entre conocimiento y liberación del hombre, lo que coloca a la razón en el elemento central de esa liberación. Los tres participantes más destacables en La Enciclopedia (llamados enciclopedistas) son:

  1. Montesquieu, que además de sus artículos en esa publicación, destaca por:
  • Cartas persas, obra que reúne las cartas que mandarían dos personas de origen persa viviendo en París a sus familias en Persia, constituyendo una crítica a la soctumbres francesas y europeas del momento.
  • El espíritu de las leyes, obra fundamental del liberalismo político, que se basa en la reconstrucción de cómo se han formado las leyes a lo largo de la historia. Destaca por la defensa de la división de poderes propia del liberalismo: ejecutivo, legislativo y judicial.
  1. D’Alembert, encargado en La Enciclopedia de la sección de Matemáticas y del prólogo (Discurso Preliminar). Además, escribe Elementos de filosofía como obra más destacable.
  2. Diderot, director general de la Enciclopedia y con publicaciones en muchos y variados campos.

Sin embargo, la Enciclopedia no es la única muestra de literatura ilustrada en Francia. Otros autores, algunos de ellos también enciclopedistas, escribieron el subgénero de la novela ilustrada francesa, que se compone de novelas-ensayo en el que se introducen claramente los contenidos de la Ilustración. Entre ellos destacan dos:

Voltaire, racionalista crítico e independiente, pero también polémico y revolucionario (fue encarcelado por algunas obras demasiado críticas con sus enemigos, como Cartas inglesas). Su obra fue muy extensa y variada: filosófica, histórica, dramática (Edipo) y narrativa, que es la fundamental. Destaca Cándido o el optimismo. Es una obra basada en la crítica que hace Voltaire al optimismo de la filosofía del alemán Leibniz. Este filósofo queda caracterizado por el preceptor del protagonista, que es Cándido. Cándido es un chico procedente de la aristocracia que vive en un palacio y que es educado de forma que piensa que el mundo es absolutamente perfecto y que no existe la maldad. Obviamente, cuando sale a la vida real, se percata de que eso era mentira. Voltaire apela al sentido crítico del lector en esta obra, además de hacerle reflexionar sobre la maldad en el mundo.

Rousseau es el otro gran ilustrado francés, especialmente por su influencia en la sociología y en la política con “El contrato social”. Es autodidacta y tiene una vida agitada. Sus dos novelas fundamentales son:

  • La nueva Eloísa, donde se mezcla amor y reflexión filosófica bajo la estructura de novela epistolar.
  • Emilio, donde se desarrolla una de las teorías más importantes del francés: la de que el hombre es bueno por naturaleza y que es la sociedad quien le corrompe. Por lo tanto, para Rousseau hay que eliminar la influencia de la sociedad en la educación y dejarla en manos de la naturaleza. Durante el desarrollo de la obra, Rousseau va a educar el huérfano Emilio bajo estos postulados. Fue una obra tremendamente polémica por suponer una revolución pedagógica. Sin embargo, ha sido muy influyente posteriormente.

No sólo en Francia se desarrolla la novela ilustrada. También lo hace en Inglaterra. Sin embargo, a pesar de que ambas transportan el mensaje ilustrado, hay una gran diferencia: mientras que en Francia se elaboran novelas-ensayo, que tienen una difusión limitada, en Inglaterra tienen forma de novelas de aventuras, que son mucho mejor aceptadas por el público. Así, tenemos dos autores fundamentales de novela de aventuras inglesa: Daniel Defoe y Jonathan Swift.

Daniel Defoe escribe ensayos pero destaca por sus novelas: El capitán Singleton, Memorias de un caballero, Moll Flanders, Lady Roxana y sobretodo, Robinson Crusoe. Esta obra, al parecer basada en la historia de un marinero escocés, tiene como hilo argumental los sucesos que vive un comerciante inglés, Robinson, en su viaje a Brasil. Naufraga y acaba por salvarse en una isla desierta. Mediante el ingenio y el esfuerzo logra sobrevivir durante años en la isla, hasta que finalmente es rescatado. Las características más relevantes de esta obra son:

  • El formato de novela reportaje. La obra en sí es el diario de Robinson durante su estancia en la isla. Por lo tanto, está escrito en 1ª persona y tiene un estilo marcadamente directo. Esto hace aumentar la verosimilitud de la obra, convirtiéndola en un auténtico antecedente del Realismo. Además, es el gran punto de distinción con la otra gran novela de aventuras, “Los viajes de Gulliver”.
  • La exaltación de la laboriosidad burguesa, ya que la historia es toda una lucha entre el hombre y la naturaleza. El hombre gana mediante su ingenio (exaltación de la razón) y mediante el esfuerzo del trabajo manual. Además, ha conseguido vencer al destino, lo que es una importante victoria del racionalismo.
  • Las aventuras. Es una sucesión de ellas, cuando acaba una comienza otra. Por ello, se mantiene constantemente la atención del lector.
  • La necesidad de civilización. El hombre necesita tratar con iguales, y por ello, va a adaptar a Viernes, un caníbal, para convertirle en su amigo. Además, necesita mantener el ritmo de su sociedad, de hecho, Robinson elabora un calendario para mantenerse en la cuenta de los días y los meses.
  • La necesidad de adaptación para superar la adversidad. Robinson no se lamenta en exceso de su situación, sino que se adapta para así poder encarar la situación mucho mejor.
  • La reflexión lingüística, que gira en torno a la relación de Viernes y de Robinson: es necesario tener un lenguaje en común.

Jonathan Swift escribe Los viajes de Gulliver. Su argumento está estructurado en cuatro viajes, y como en la novela anterior, todo comienza con un naufragio.

  • La primera isla es Liliput y sus habitantes son enanos. Acabaran aceptando a Gulliver en su seno e incluso el humano participará en luchas ayudando a este pueblo.
  • La segunda isla está poblada por gigantes. En ella Gulliver es capturado por un labrador, entregado al rey, y paseado como atracción de feria.
  • La tercera isla está habitada por intelectuales.
  • La cuarta isla está habitada por unos caballos con cualidades humanas, que además tienen una visión negativa de la raza humana.

En esta novela destaca la sátira contra diversos elementos: la hipocresía y la vanidad en la política, la religión como causante de guerras y como obstáculo para la razón (todo esto especialmente en el primer viaje). Se critica las costumbres y la sociedad del siglo XVIII: capitalismo sin control, egoísmo y capricho humano, brutalidad, e intelectualismo alejado de la realidad. Además, se tratan temas como la lingüística, el relativismo (especialmente en el cambio entre enanos y gigantes), o el elogio de la sociedad civil, en línea con el liberalismo.