Introducción al latín

De Wikiversidad
Saltar a: navegación, buscar

El latín es una lengua indoeuropea de la rama itálica que fue hablada en la antigua República Romana y el Imperio Romano desde el siglo IX a. C. Su nombre deriva de la existencia de una zona geográfica de la península itálica denominada "Vetus Latium" o 'antiguo llano' (hoy llamado Lacio).


Fonética[editar]

La lengua latina tiene la característica más importante de que aún siglos después de su implementación se mantiene como apoyo al proceso de estructuración del lenguaje. El latín tenía cinco declinaciones que son: - La primera: nom. -a;gen. -ae - La segunda: nom. -us, -um, -er;gen. -i - La tercera: nom. en consonante;gen. -is - La cuarta: nom. -us, -u;gen. -us - La quinta: nom. -es;gen -ei

Cambios fonéticos del latín al castellano[editar]

Una cantidad considerable de las palabras que componen el vocabulario de la lengua castellana procede del latín vulgar, hablado en la Península Ibérica en el momento en que surgieron las lenguas romances al fragmentarse el Imperio Romano de Occidente. A medida que iba debilitándose la unidad política, administrativa y militar que mantenía cierta unidad lingüística en los pueblos controlados por el Imperio, las diferencias locales se acrecentaron, originando más tarde las lenguas romances.

Con el paso del tiempo, el latín vulgar sufrió numerosas alteraciones fonéticas que afectaron sobre las vocales y las consonantes. Estos cambios responden a unas tendencias fijas que dependen de las propias características del fonema y de su situación en la palabra. En cada lengua románica esta evolución siguió caminos en ocasiones similares. Estos cambios contribuyeron a diferenciar unas lenguas románicas de otras.

Vocales[editar]

En latín, las vocales tenían una pronunciación más detenida o larga y otra más rápida o breve. Esta diferencia se ha perdido en el castellano.

En su evolución al castellano las vocales largas apenas han sufrido cambios. Por el contrario, las breves han sufrido numerosos cambios. Estos son los más importantes:

  • La o breve tónica diptonga en ue, por ejemplo:
portam> puerta; portum> puerto; mortem> muerte.
  • La e breve tónica diptonga en ie, por ejemplo:
terram> tierra; tempus> tiempo; cervum> ciervo.
  • La i breve pasó a e, por ejemplo:
ordinare> ordenar; intrare> entrar; imperatore> emperador.
  • La u breve tónica se convirtió en o, por ejemplo:
corrumpere> corromper; angustum> angosto; surdum> sordo.
  • Una vocal breve postónica desaparece, por ejemplo:
calidum> caldo; diabolum> diablo; stabulum> establo.

Diptongos[editar]

A diferencia del castellano, en latín sólo se consideran diptongos tres grupos vocálicos: ae, au y oe.

  • El diptongo ae, pasa a e, aunque si se acentúa en latín, el resultado es ie, por ejemplo:
aedificare> edificar; caelum> cielo; daemonium> demonio.
  • El diptongo au se convierte en o, por ejemplo:
aucam> oca; aurum> oro; taurum> toro.
  • El diptongo oe se transforma en e, por ejemplo:
comoediam> comedia; amoenum> ameno; oeconomicum> económico.

Consonantes[editar]

  • Las consonantes dobles, por lo general, se han simplificado, por ejemplo:
summun> sumo; buccam> boca; admitto> admito.
  • La ll (doble l), generalmente pasa a ll (palatal), por ejemplo:
gallinam> gallina; vallem> valle; follem> fuelle.
  • Los grupos pl, cl fl, en sílaba inicial suelen pasar a ll, por ejemplo:
clavem> llave; flammam> llama; plagam> llaga.
  • El grupo ct pasa a ch, por ejemplo:
noctem> noche; octo> ocho; pectus> pecho.
  • El grupo cs, representado normalmente por la x, se convierte generalmente en j, por ejemplo:
Alexandrum> Alejandro; fixum> fijo; proximum> prójimo.
  • Los grupos gn, mn, nn, entre otros, han llegado al castellano como ñ, por ejemplo:
somnum> sueño; signum> signo; damnum> daño; canno>cañón.

Grupos li + vocal y ni + vocal[editar]

  • El grupo li + vocal ha acabado como j, por ejemplo:
filium> hijo; despoliare> despojar; consilium> consejo.
  • El grupo ni + vocal ha acabado como ñ, por ejemplo:
Hispaniam> España; Cataloniam> Cataluña; Britanniam> Bretaña.

Gramática[editar]

Al conjunto de formas que puede tomar una misma palabra según su caso se le denomina paradigma de flexión. Los paradigmas de flexión de sustantivos y adjetivos se denominan en gramática latina declinaciones, mientras que los paradigmas de flexión de los verbos se llaman conjugaciones. En latín el paradigma de flexión varía de acuerdo con el tema al que está adscrita la palabra. Los nombres y adjetivos se agrupan en cinco declinaciones, mientras que los verbos se agrupan dentro de cuatro tipos básicos de conjugaciones.

El Sustantivo[editar]

Casos[editar]

El latín es una lengua flexiva, lo que significa que una palabra toma diversas formas de acuerdo con su caso gramatical. Existen en latín clásico seis casos:

  • Nominativo → Sujeto y atributo.(El señor vio lo ocurrido)
  • Vocativo → Apelación. (Dime lo que viste, señor)
  • Acusativo → Objeto Directo. (El lo[al señor] vio, El vio al señor)
  • Genitivo → Complemento del Nombre.(Es el siervo del señor)
  • Dativo → Objeto Indirecto. (El regalo es para el señor, Se dirigió al señor)
  • Ablativo → Complemento Circunstancial. (Lo hizo por el señor´, Lo hizo con el señor)

Así mismo a cada caso le corresponden un plural y un singular.

La declinación[editar]

Para formar los diferentes casos mencionados se usa la declinación, que es cambiar la morfología de la palabra mediante diferentes sufijos, según el tema de la palabra.

Conviene darse cuenta de estas características generales.

  • Nominativo y vocativo del singular son siempre iguales excepto en la segunda declinación.
  • Dativo y ablativo del plural son siempre iguales.
  • Nominativo, vocativo y acusativo del singular son iguales en los sustantivos neutros.
  • Nominativo, vocativo y acusativo del plural adquieren la desinencia a en los sustantivos neutros.


1ª Declinación: tema en a[editar]

Su característica es que la desinencia del genitivo es AE, rosa - rosae. Igualmente toman esta desinencia el dativo del singular y el nominativo y vocativo del plural.

La primera declinación contiene sustantivos femeninos (salvo algunas excepciones: poeta, nauta, agricola), y ninguno neutro.

Temas en -a
Caso Singular Plural
Nominativo ros-a ros-ae
Genitivo ros-ae ros-ārum
Dativo ros-ae ros-is
Acusativo ros-am ros-ās
Vocativo ros-a ros-ae
Ablativo ros-ā ros-is

Particularidades: Los nombres dea:diosa, filia:hija, liberta:liberta, cuando aparecen al lado de sus respectivos masculinos deus, filius, libertus, presentan en el dativo y ablativo del plural una desinencia en -abus

filiis et filiabus: Los hijos y las hijas.

Usados separadamente mantienen su desinencia regular.

Lecciones[editar]