Introducción a la psicología/La neurona

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lección 4
La neurona

Las neuronas son las unidades anatómicas y funcionales del sistema nervioso y se encargan de recibir estímulos, integrarlos, transmitirlos y comunicarlos a otras neuronas.[1] El comportamiento de estas células encierra el secreto del funcionamiento del cerebro y por tanto de la conciencia humana.[2] Actualmente sabemos como están estructuradas, como transmiten información y como se comunican entre ellas pero todavía nos falta mucho por descubrir sobre su papel en el funcionamiento de los procesos cognitivos como la percepción, la memoria o la motivación.[2]

Estas células tienen formas muy diversas y desempeñan varios tipos de funciones. Debido a eso existen diferentes formas de clasificarlas (según su función, apariencia externa, velocidad de transmisión de impulsos o dirección de la comunicación entre otras).[1] Una de esas formas, que es útil para comprender como trabajan, es utilizando su función general. Según ese criterio tenemos tres tipos de neuronas:[2]

  1. Sensoriales (o aferentes): Son neuronas que reciben información de los receptores de los sentidos y la transmiten al sistema nervioso central.
  2. Motoras (o eferentes): Son neuronas que reciben señales originadas en el cerebro y las transmiten por el sistema nervioso periférico a los músculos y glándulas de todo el cuerpo.
  3. Interneuronas: Son neuronas que reciben señales de las neuronas sensoriales o de otras interneuronas y las trasmiten a otras interneuronas o las neuronas motoras. Este tipo de neurona solo se encuentra en el cerebro.

Estructura[editar]

Neuron0.jpg
Nota: Los números en los párrafos de esta sección hacen referencia a las etiquetas en el esquema de una neurona ubicado a la derecha.

Todas las neuronas tienen cuatro elementos básicos, con independencia del tipo de trabajo especializado que realizan: el soma, las dendritas, el axón y los botones terminales. El soma (6) es el cuerpo de la neurona, contiene el núcleo (7) y las organelas que sintetizan las proteínas y neurotransmisores. Las dendritas (1) son estructuras ramificadas que se proyectan desde el soma de la neurona y que se conectan con los botones terminales de otras neuronas. El axón (2) es una estructura circular y alargada que transmite información desde el soma a los botones terminales. Los botones terminales (4) transmiten el impulso nervioso a las dendritas de otras neuronas mediante el uso de neurotransmisores.[3]

El exterior del axón de muchas neuronas está cubierto por vainas de mielina (5) que a intervalos regulares dejan secciones expuestas llamadas nódulos de Ranvier (3). Sus funciones incluyen la protección al axón, impedir que el impulso nervioso se propague a neuronas vecinas y acelerar su transmisión.[3]

Comunicación interna[editar]

Existen dos mecanismos principales de comunicación intracelular en las neuronas: el transporte axoplasmático y los potenciales de acción o impulsos nerviosos.[1]

El transporte axoplasmático consiste en el movimiento de sustancias e información entre diferentes partes de la célula y puede ser anterógrado o retrógrado. La dirección del transporte anterógrado es desde el soma hacia el axón y consiste principalmente en el movimiento de versículas sinápticas (que contienen los neurotransmisores) y mitocondrias. El transporte retrógrado es en la dirección opuesta y sirve para reciclar elementos del proceso de transmisión sináptica y llevar información al soma celular, como el factor de crecimiento neural.[1]

La comunicación mediante potenciales de acción transmite información desde el cuerpo celular a través del axón y finalmente a los botones terminales.[1] Estos potenciales de acción son el resultado del movimiento de iones presentes en el ambiente de la célula y atraviesan la membrana celular de diversas maneras.[2] Las neuronas en estado de reposo reciben múltiples estímulos de otras neuronas, tanto inhibitorios como excitatorios. Cuando la combinación de estos estímulos sobrepasa un umbral se produce una despolarización de la neurona y este efecto viaja por el axón hasta los botones terminales, donde a su vez excita o inhibe otras neuronas.[1] Los potenciales de acción siempre tienen el mismo valor y las neuronas codifican la intensidad del estímulo que reciben mediante la frecuencia con la cual los generan.[3]

Comunicación con otras neuronas[editar]

La comunicación interneuronal es de tipo químico.[3] Cuando un impulso nervioso (potencial de acción) llega a los botones terminales de una neurona, las vesículas presentes en esa área se fusionan con la membrana presináptica y liberan su contenido.[1] Este consiste en diferentes tipos de sustancias llamadas neurotransmisores que atraviesan el espacio lleno de líquido entre el botón terminal y la neurona receptora y se acoplan a receptores que puede excitar o inhibir la neurona receptora. La reacción en la neurona receptora se produce porque los neurotransmisores abren o cierran diferentes canales iónicos, variando el equilibrio químico de la célula y por tanto la posibilidad de que genere (o no genere) un potencial de acción.[3]

Existen al menos 70 neurotransmisores diferentes en el cuerpo humano y producen diferentes efectos dependiendo del receptor al que se acoplen. Algunos neurotransmisores pueden producir tanto efectos excitatorios como inhibitorios, permitiéndole a las células responder de formas diversas a la misma sustancia. Los tipos de neurotransmisores más importantes se listan a continuación.[2]

Neurotransmisor Función
Acetilcolina Se encuentra principalmente en el hipocampo donde ayuda a la formación de nuevos recuerdos y en las conexiones entre las neuronas y las fibras musculares donde ayuda a la contracción de los músculos.
Norepinefrina Participa principalmente en los procesos que regulan el estado de ánimo. Su presencia prolongada en las conexiones sinápticas provoca estados psicoestimulantes, mientras que su reabsorción acelerada deprime el estado de ánimo.
Dopamina Es químicamente similar a la norepinefrina. Su liberación en ciertas áreas del cerebro está asociada con las sensaciones de placer. Su exceso en ciertas áreas del cerebro está relacionada con la esquizofrenia y su carencia en otras regiones está asociada a la enfermedad de Parkinson.
Serotonina Al igual que la norepinefrina, está relacionada con la regulación de los estados de ánimo. Varios antidepresivos actúan bloqueando su reabsorción. También es importante en la regulación del sueño y del apetito.
Glutamato Es un neurotransmisor excitador y está presente en más neuronas del sistema nervioso que cualquier otro. Se cree que es fundamental en el aprendizaje y la memoria. Las personas con esquizofrenia presentan alteraciones en la neurotransmisión del glutamato.
GABA (ácido gamma-aminobutírico) Es un inhibidor básico utilizado en la mayoría de las sinapsis cerebrales.

Otras células del sistema nervioso[editar]

Las neuronas componen solamente la mitad del volumen del sistema nervioso.[3] El resto está compuesto de células que no pueden transmitir impulsos nerviosos pero que desempeñan funciones de soporte mecánico, eliminación de los residuos del trabajo neuronal, formación de las vainas de mielina, captación de neurotransmisores, aporte de nutrientes a las neuronas y aislamiento químico, entre otras.[1]

En el sistema nervioso periférico las células de soporte son principalmente las células de Schwann. Estas células dan soporte a los axones, guían su desarrollo y forman la vaina de mielina.[3]

Los neurogliocitos son las principales células de soporte del sistema nervioso central y existen varios tipos diferentes. Los tipos más importantes son los astrocitos, los oligodendrocitos y los microgliocitos. Los astrocitos aportan nutrientes, mantienen las neuronas en su lugar, limpian los residuos y regulan la composición química del líquido extracelular; los oligodendrocitos forman vainas de mielina en el sistema nervioso central y los microgliocitos protegen el cerebro de la invasión de microorganismos y eliminan células muertas.[3]

Resumen de la lección[editar]

  • Las neuronas son la unidad básica del sistema nervioso y en particular del cerebro.
  • Se pueden clasificar en sensoriales, motoras e interneuronas.
  • Sus componentes principales son el soma, las dendritas, el axón y los botones terminales.
  • El transporte axoplasmático transmite sustancias del soma a los botones terminales y viceversa.
  • El potencial de acción o impulso nervioso transmite información a otras neuronas.
  • La comunicación interneuronal se realiza mediante sustancias químicas llamadas neurotransmisores.
  • Las células de Schwann, los astrocitos, los oligodendrocitos y los microgliocitos son células de soporte del sistema nervioso.

Términos clave[editar]

Lecturas adicionales[editar]

Bibliografía[editar]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Quintanar Stephano, José Luis (2010). Neurofisiología básica (1.ª edición). Aguascalientes, México: Universidad Autónoma de Aguascalientes. p. 130. ISBN 978-607-77-4567-9. 
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Smith, Edward E.; Nole-Hoeksema, Susan; Fredrickson, Barbara; Loftus, Geoffrey (2003). Introduction to Psychology [Introducción a la psicología] (14.ª edición). España: Thomson Editores Spain Paraninfo S.A. p. 720. ISBN 84-9732-197-9. 
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 3,7 Carlson, Neil R. (2006). Physiology of behaviour [Fisiología de la conducta] (8.ª edición). México, D.F., México: Addison Wesley. p. 784. ISBN 978-84-7829-072-7. 


Proyecto: Introducción a la psicología
Anterior: Primera evaluación parcial — La neurona — Siguiente: Lección 4 Evaluación