Historias para estudiantes de español/Nivel Principiantes

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Todos los textos se utilizan con permiso del Great Story Reading Project, http://storiesfirst.org/greatstoryreadingproject

Cuentos de los hermanos grimm[editar]

El hijo malagradecido[editar]

Un día, un hombre está en su casa con su esposa.  Los esposos tienen un pollo rostizado y lo quieren comer.  Pero de repente, el hombre ve a su papá por la ventana.  Su papá viene de visita. Su papá es un hombre viejo.  El hijo no quiere compartir el pollo con su papá y rápidamente, esconde el pollo.

Entonces, el papá del hombre entra en la casa, toma una bebida y sale de la casa.  El hijo quiere poner el pollo rostizado en la mesa.  Pero al sacar el pollo, un sapo gigante salta a su cara.  El sapo se queda la cara del hombre.  Si alguien lo toca, el sapo se enoja y salta a su cara. Así que, nadie lo toca.

El hijo malagradecido le da de comer al sapo todos los días. Si no le da de comer, el sapo le come su cara.  Por eso, el hijo nunca tuvo paz.

La Llave de oro[editar]

Había una vez un muchacho pobre. El muchacho vivía con su madre en una casita humilde en el bosque.  Durante el invierno, una capa de nieve cubría la tierra. Un día, el muchacho tenía que salir con un trineo a buscar leña. Recogió leña y la cargó en el trineo. Después, el muchacho tenía tanto frio que antes de regresar a casa, decidió encender fuego para calentarse.

El muchacho despejó la nieve de la tierra, e hizo un lugar pequeño para encender el fuego. Al despejar la nieve, encontró una llave pequeña de oro. El muchacho pensó, “Bueno, si aquí encuentro la llave, debe de estar el baúl, también.” Entonces continuó excavando, y encontró un baúl de hierro. “A ver si la llave entra,” pensaba el muchacho, “seguro que hay cosas valiosas dentro del baúl.” Buscaba y buscaba el ojo de la cerradura, pero no lo encontraba. Por fin encontró una cerradura casi no visible. Probó el ojo de  la cerradura, y la llave entró exactamente. Giró la llave en un círculo, y el baúl se abrió.  

¡Vaya! ¡Qué tesoro más bonito! Dentro del baúl había muchas monedas de oro y de plata. El muchacho volvió a la casa muy feliz. Cuando se acercó a la casa, él gritó a su madre, “Mamá ¡Ven acá! ¡Mira lo que encontré en el bosque!”

Las estrellas[editar]

version 1: present tense

Hay una niña pequeña. Ella no tiene ni padre, ni madre. Ella no tiene hermanos. Ella no tiene hermanas. No tiene familia. Ella está sola. Es una huérfana.

La niña no tiene dinero, es pobre. Ella es muy pobre. No tiene casa, tampoco tiene una cama. Solo tiene su gorro, su ropa y un poco de pan. Pero ella es una niña muy buena con un gran corazón.

Un día, la niña va al bosque. Ella ve a un hombre. Él es muy pobre, no tiene dinero. El hombre le dice a la niña: “Tengo hambre, tengo mucha hambre. Dame algo de comer.”

La niña le da su pan y le dice “Buen provecho” y se va.

Entonces la niña ve a un niño pequeño. El niño dice: “Tengo mucho frío. Tengo frío en la cabeza.” La niña le da su sombrero y se va.

Más tarde, ella ve a otro niño pequeño. El niño pequeño no tiene bufanda. Tiene mucho frío. La niña le entrega su bufanda y se va.

Más tarde, ella vio a una niña. La niña no tiene un suéter. Tiene mucho frío. Ella le da su suéter y se va.

Más tarde, la noche llega. La niña no tiene nada. No tiene ni ropa, ni pan. Tiene hambre y tiene frío. También, tiene miedo porque es de noche en el bosque. Todo está oscuro pero hay muchas estrellas en el cielo. De repente, las estrellas caen del cielo y se convierten en dinero. Las estrellas se convierten monedas que caen en el suelo. ¡Hay mucho dinero!¡Hay muchas monedas en el suelo! ¡La niña recoge todo el dinero en el suelo y ahora es muy rica!


version 2: Past Tense by Chris Stolz

Había una niña pequeña. Ella no tenía ni padre, ni madre. Ella no tenía hermanos. Ella no tenía hermanas. No tenía familia. Ella estaba sola. Era una huérfana.

La niña no tenía dinero. Ella era muy pobre. No tenía casa, tampoco tenía una cama. Solo tenía su gorro, su ropa y un poco de pan. Pero ella era una niña muy buena con un gran corazón.

Un día, la niña fue al bosque. Ella vio a un hombre. Él era muy pobre, y no tenía dinero. El hombre le dijo a la niña: “Tengo hambre. ¡Tengo mucha hambre! Dame algo de comer.”

La niña le dio su pan, le dijo “buen provecho,” y se fue.

Entonces la niña vio a un niño pequeño. El niño dijo: “Tengo mucho frío. Tengo frío en la cabeza.” La niña le dio su sombrero y se fue.

Más tarde, ella vio a otro niño pequeño. El niño pequeño no tenía bufanda. Tenía mucho frío. El niño le dijo “Tengo mucho frío. Dame tu bufanda.” La niña le entregó su bufanda y se fue.

Más tarde, ella vio a una niña. La niña no tenía suéter. Tenía mucho frío. La niña le dijo “Tengo mucho frío.  ¿Me das tu suéter?” Ella le dio su suéter y se fue.

Más tarde, la noche llegó. La niña no tenía nada. No tenía ni ropa, ni pan. Tenía hambre y tenía frío. También, tenía miedo porque era de noche en el bosque. Todo era oscuro pero había muchas estrellas en el cielo.

De repente, las estrellas cayeron del cielo y se convirtieron en dinero. Las estrellas se convirtieron en monedas que cayeron en el suelo. ¡Había mucho dinero! ¡Había muchas monedas en el suelo! ¡La niña recogió todo el dinero en el suelo.

Ahora, es muy rica. Y es rica por haber dado (given) todo a los que lo necesitaron.

El búho[editar]

Había una vez un pequeño pueblo. En el pueblo había un granero. Una noche, llegó de un bosque, un búho. El búho no era peligroso. En silencio, entró en el granero.

Un sirviente entró en el granero también. No había visibilidad. El criado no vio al animal. Vio dos ojos redondos. ¡El sirviente estaba aterrorizado! ” Un monstruo ! Gritó el criado. El búho no era un monstruo … pero el sirviente entró en pánico. Corrió a la casa de su amo y exclamó:

“Señor, hay un monstruo en el granero. ”

– ” Un monstruo ? ¡Imposible! Eres estúpido.” Dijo el amo de la casa.

“Sí es verdad, el monstruo tiene dos ojos redondos, amarillos.” Dijo el criado.

– “Cálmate … Iré a averiguar qué monstruo es ése que dices en el granero.” Dijo el hombre.

El hombre era escéptico … pero fue al granero. En el granero, vio una silueta … era un animal. ¡El hombre estaba horrorizado! El animal tenía dos ojos redondos, amarillos. El animal salió volando. ” Un dragón !” Gritó el hombre. ¡El amo y su criado estaban aterrorizados! Rápidamente, fueron a ver a la policía.

-” Señor, hay un dragón en mi granero. ”

– ” Un dragón ? ¡Qué idiota! Los dragones no existen. Dijo el jefe de la policía.

“Sí es verdad, el dragón tiene dos ojos redondos y está volando en el granero. Él salió volando ante mis ojos.” Dijo el hombre.

– “Voy a averiguarlo en el granero … ¡pero es ridículo! Dijo el jefe de la policía y desvió la mirada.

El jefe de la policía estaba frustrado … pero fue al granero. Había movimiento … Un animal volaba por el aire. ” Es posible ? Es un dragón ! ” Dijo el policía. En este momento, oyó un grito : WHOUUU! ¡ El jefe de la policía, el amo y su sirviente entraron en pánico! “¡Es un fantasma! ”

El jefe de la policía anunció públicamente:

– “Hay un fantasma en el granero. ”

“Sí, tiene dos ojos redondos.” Dijo el criado.

– “… y está volando!” Continuó el maestro.

– “… y tiene un grito terrible!” Agregó el policía.

Todo el pueblo entró en pánico. Había un frenesí.

El jefe de la policía le dijo a la gente del pueblo:

– “No hay otra opción. ¡Hay que quemar el granero! ”

Entonces, todo el pueblo fue al granero. Los aldeanos tenían antorchas. Prendieron fuego al granero con sus antorchas. El granero se incendió. Y el búho se quemó. El animal inocente estaba muerto quemado en las llamas del fuego.


Fábulas de Esopo[editar]

El león y el ratón[editar]

Una vez, cuando un león, el rey de la selva, estaba dormido, un pequeño ratón empezó a correr arriba y abajo sobre él. Esto pronto despertó al león, que puso su enorme pata en el ratón, y abrió sus grandes mandíbulas para tragarlo. -¡Disculpa, oh rey! -gritó el pequeño ratón. “Perdóname esta vez, nunca la repetiré y jamás olvidaré tu amabilidad. Pues, quién sabe, puedo ser capaz de hacerte un buen turno uno de estos días.” El león estaba tan asustado por la idea de que el ratón pudiera ayudarlo que levantó su pata y lo dejó ir. Algún tiempo después, algunos cazadores capturaron al león, y lo ataron a un árbol. Después de eso fueron en busca de un carro, para llevarlo al zoológico. Entonces, el pequeño ratón pasó por allí. Al ver la situación del león, corrió hacia él y se arrancó las cuerdas que lo atan, el rey de la selva. -¿No estaba bien?- dijo el pequeño ratón, muy feliz de ayudar al león. Al final, el león era libre y feliz con su decisión de ser amigos con el ratón. ¡También, los cazadores eran muy confundidos! EL FIN

Las Tres Cabras[editar]

Una vez, había tres cabras. Una cabra era pequeña. Una cabra era grande. ¡Pero una cabra era enorme! La cabra pequeña dijo: “Quiero comer. Quiero un poco de hierba. La hierba es deliciosa! ” La cabra grande dijo: “Aquí no hay hierba. ” La hierba estaba al otro lado de un gran puente. Las cabras decidieron cruzar el puente.

La cabra pequeña llegó al puente. TRIP TRAP TRIP TRAP. ¡Pero había un gran problema! En el puente, había un monstruo! ¡El monstruo era enorme! La cabra estaba en el puente. Ella vio al monstruo y dijo:

-” ¡Oh no, un monstruo ! ”

– “¡HA HA, una deliciosa cabra! ¡Te voy a comer ! “Dijo el monstruo.

– “¡No! ¡No me comas! ¡No me comas! “Dijo la cabrita. Pero la cabrita era inteligente.

Ella dijo: – “¡No me comas! Come mi hermana ¡Mi hermana es deliciosa! Mi hermana es grande. Mi hermana va a cruzar el puente dentro de dos minutos. ”

– “¿Una cabra GRANDE y deliciosa? Preguntó el monstruo.

– “Sí, ella es grande y deliciosa! Respondió la cabra.

– “¡Fantástico, cruza el puente! ” Dijo el monstruo a la cabrita.

La cabrita cruzó el puente. TRIP TRAP TRIP TRAP. ¡La cabrita se comió la hierba al otro lado del puente!

Dos minutos después, llegó una segunda cabra. TRIP TRAP TRIP TRAP. Era la cabra grande.

La cabra grande estaba en el puente. Ella vio al monstruo y dijo:

-” ¡Oh no, un monstruo ! ”

– “¡HA HA, una deliciosa cabra! ¡Eres grande, te voy a comer! ” Dijo el monstruo.

– “¡No! ¡No me comas! ¡No me comas! Come mi hermana ¡Mi hermana es deliciosa! ¡Mi hermana es enorme! Mi hermana va a cruzar el puente dentro de dos minutos. ”

– “¿Una cabra enorme y deliciosa?” Preguntó el monstruo.

– “Sí, ella es enorme y deliciosa!” Dijo la cabra.

– “¡Fantástico! Cruza el puente!” Dijo el monstruo a la cabra grande.

Rápidamente, la cabra grande cruzó el puente. TRIP TRAP TRIP TRAP. Ella llegó a la hierba. Ella comió la deliciosa hierba al otro lado del puente.

Finalmente, llegó la tercera cabra. Pero no era una cabra normal. ¡Era una cabra enorme! Ella cruzó el puente con un enorme TRIP TRAP TRIP TRAP. ¡El puente tembló! BOUM BOUM BOUM!

El monstruo era estúpido. Dijo:

-” ¡Oh no! ¡Una cabra enorme! ”

– “Eres un monstruo terrible. ¡Comes cabras inocentes! “Dijo la cabra.

La enorme cabra estaba furiosa! La enorme cabra atacó al monstruo. El monstruo cayó en el río. Se acabó para el monstruo.

Finalmente, la enorme cabra cruzó el puente. Llegó a la deliciosa hierba.

Las cabras estaban felices. Se comieron la deliciosa hierba al otro lado del puente … en paz.

La rana y el buey[editar]

Una vez había una rana. La rana era pequeña. Ella no quería ser pequeña. Ella quería ser grande y gorda.

La rana vio a un buey. El buey era muy grande y gordo. Comparada con el buey, la rana era pequeña y patética. La rana estaba triste.

La rana pensó y tuvo una idea: “Si inspiro, engordaré”. La rana inspiró, tomó una gran inspiración.

El buey miró la rana y le preguntó: “Qué estás haciendo pequeña rana?” La rana le explicó que quería ser gorda como él. Entonces el buey le dijo: “¡Imposible! Tú eres pequeña, no eres gorda. No puedes ser gorda”.

Ella no escuchó al buey y tomó una segunda inspiración profunda.

“¡Imposible! Tú eres pequeña. Eres demasiada pequeña para todo este aire!” le dijo el buey.

La rana ignoró al buey. Ella estaba frustrada. Ella tomó una inspiración final. … ella había tomado mucho aire. Ella era tan grande como un globo.

POP! La rana estalló como un globo.

Cuentos tradicionales[editar]

El patio feo[editar]

Hay una pata mamá. La pata mamá tiene 6 huevos. La mamá se sienta en los huevos y espera. La mamá escucha “tic tic tic.” Un huevo se rompe, y sale un patito amarillo. “¡Qué bonito!” dice la mamá. (repita 5 veces).

Hay un huevo más. Por fin, el huevo se abre y sale un patito. La mamá dice “!oh…!” Este patito no es amarillo. Es blanco. Los patitos se ríen y dicen “¡Es feo! ¡Es feo!” El patito blanco está muy triste. El patito feo llora y llora y camina.

El patio camina y camina y camina. El patito ve un lago. En el lago hay animales. Son blancos. Tienen cuellos muy largos. Uno dice, “¡Hola! ¿Por qué lloras?” El patito dice “¡soy feo!” El animal blanco dice, “Tú no eres feo. Eres un cisne bonito” “¿Un qué?” dice el patito. “Un cisne como nosotros” dice el cisne blanco. El patito mira su reflexión en el agua del lago y dice “¡Vaya! ¡Soy un cisne!” y está feliz.

La sopa[editar]

Una vez, hay un niño. Se llama Casper. Es gordito y tiene las mejillas rojas. Él come sopa todos los días.

Un día, la madre trae la sopa para comer y el niño dice: “¡No! Yo no quiero la sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

El segundo día, el niño es un poco menos gordito. Él es un poco más delgado. La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no comer sopa, qué asco! ”

El tercer día, el niño es un poco menos gordito. Él es un poco más delgado. No tiene las mejillas rojas. La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quieroo sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

El cuarto día, el niño es flaco. Está enfermo. La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa! ”

¡El quinto día, el niño es muy, muy delgado y está muy, muy enfermo! La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco la sopa!”

El sexto día, la madre no trae sopa. El niño no come sopa. No come sopa porque está muerto.

La Sopa (past tense version)

Érase una vez, había  un niño. Se llamaba Casper. Era gordito y tenía las mejillas rojas. Él comía sopa todos los días.

Un día, la madre le trajo la sopa para comer y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero la sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”


El segundo día, el niño era un poco menos gordito. Él era un poco más delgado. La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no comer sopa, qué asco! ”

El tercer día, el niño era un poco menos gordito. Él era un poco más delgado. No tenía las mejillas rojas. La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quieroo sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

El cuarto día, el niño era flaco. Era enfermo. La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa!”


¡El quinto día, el niño era muy, muy delgado y estaba muy, muy enfermo! La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco la sopa!”

El sexto día, la madre no le trajo sopa. El niño no comió sopa. No comió sopa porque estaba muerto.


Narciso[editar]

Un mito griego.

Narciso es un hombre muy guapo. Narciso tiene una belleza excepcional pero Narciso no tiene corazón. Es indiferente a los otros. No le interesan los demás. Es egoísta. No es modesto, ni es

humilde. Narciso es arrogante y orgulloso.

Un día, Narciso camina en el bosque. En el bosque, hay un lago. Narciso camina por el lago. Se acerca al lago. La cara de Narciso se refleja en el agua del lago. Narciso mira la cara en el lago. Ve que la cara en el lago es muy guapa. Narciso piensa que la cara es muy bella. Él piensa que la cara en el lago es perfecta. Él ama la cara. Dice su amor a la cara misteriosa : “¡Te adoro cara bonita! ”

En silencio, la cara repite: “¡Te adoro cara bonita! ”

Narciso acaricia la cara con amor. Pero cuando toca la cara en el lago, puf! la cara desaparece! Entonces Narciso grita: “¡No! Vuelve mi amor! ¡Te quiero, te adoro ! ” Unos minutos pasan. La superficie del lago es tranquila. La bella cara reaparece. Narciso ve la cara bonita reaparecer. Él grita de alegría: “¡Mi amor! ” Pero vuelve a tocar la cara y la cara desaparece de nuevo.

En realidad, Narciso no se da cuenta de que es él. Es su propia cara la que se refleja en el agua del lago! Narciso piensa que es otra cara de otra persona. Narciso está devastado. Está desesperado porque quiere tocar la cara. Quiere tocar su amor. Se queda por el lago. El no regresa a casa. No puede separarse de la superficie de lago. Su pasión es tan extrema que Narciso no piensa en irse a casa. Está obsesionado con el bello rostro que se refleja en el lago. Se queda en el lago por mucho tiempo. El no come, ni bebe. Se olvida de comer y beber. Cuanto más se mira a sí mismo, más apasionado es.

Finalmente, Narcisse echa raíces por el lago. Poco a poco, se transforma en una flor. La flor se llama narciso. El narciso se refleja en el agua en la primavera y luego se muere en verano.


Holiday Stories[editar]

La leyenda de San Martín[editar]

Había una vez un hombre llamado Martín. De hecho, todo el mundo lo llamaba San Martín. Martín era un hombre generoso. También era un soldado romano. Martín daba comida a las personas que tenían hambre. Todo el mundo decía: “Martín es un buen hombre! Es un santo! “

Un día, hacía mucho frío. Estaba nevando. Había un hombre pobre en el pueblo. Era tan pobre que no tenía nada. No tenía para comer. Pasaba hambre. No tenía una casa. Estaba afuera en el frío y en la nieve. Era un mendigo, un hombre muy pobre.

Caminaba por el pueblo y decía: “Por favor, un poco de dinero”. Pero los habitantes del pueblo no conocían al pobre hombre y no le daban nada.

Martín pasaba por el pueblo y vio al pobre hombre. Martín era generoso, pero no era rico. Martín no tenía dinero. Solo  tenía una espada y una capa porque era un soldado. Quería ayudar al mendigo. Entonces tuvo una idea. Martín tomó su espada y su capa. Con la espada, cortó su capa por la mitad. Entregó parte de la capa al pobre hombre para que tuviera calor.El pobre hombre estaba sorprendido. Él dijo: “¡Muchas gracias, usted es un santo! “

Más tarde, la iglesia estaba buscando a un obispo. Todo el mundo amaba a Martín. Todo el mundo quería que Martín fuera el obispo. Pero Martín dijo “No” … no quería ser obispo. Salió corriendo del pueblo. Corrió a una granja para esconderse. En la granja había muchos animales. Los animales vieron a Martín entrar en la granja para esconderse y gritaron: “¡MARTIN ESTÁ AQUÍ!”

Todo el mundo llegó a la granja y gritó: “Por favor Martín, sea el obispo”. Entonces Martín aceptó, dijo: “Sí”. Martín fue un muy buen obispo. Fue tan bueno que fue llamado “San Martín”.

El once de noviembre, los niños de Europa celebran el día de San Martín.