Historia de México/Mesoámerica

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las civilizaciones mesoamericanas se incluyen entre algunas de las más poderosas y avanzadas civilizaciones del mundo antiguo alcanzado impresionantes logros políticos, artísticos, científicos y arquitectónicos. .

Mayas[editar]

Los aborígenes americanos se establecieron en la península de Yucatán en México alrededor de 10,000 a.C. y emerge una cultura compleja llamada Maya. Los mayas desarrollaron una fuerte identidad política, artística y religiosa entre las muy pobladas tierras bajas de Yucatán. En el periodo clásico (250-900 d.C.) son testigos de un rápido crecimiento de la cultura Maya y gana dominio dentro de la región del México actual.

En lugar de una unificación política, la sociedad Maya fue unificada por una religión profundamente desarrollada. Su religión era altamente influenciada y apoyada por la observación cuidadosa del cielo. Los mayas fueron uno de los más importantes astronomos del mundo prehispanico; especialmente estudiaron el brillante planeta Venus. El arte Maya es considerado uno de las más sofisticadas y hermosas de Mesoamerica.

La cultura Maya vio una disminución durante el siglo IX. Aunque sus causas siguen siendo objeto de intensa especulación científica, los arqueólogos ven un cese definitivo de las inscripciones y construcción arquitectónica.

Aztecas[editar]

La cultura Azteca comienza con la migración de la gente del actual centro de México. Los líderes de este grupo de personas llegan y crean una alianza con las tribus dominantes, formando la triple Alianza y forman un imperio que influye en gran parte del actual México. El Imperio Azteca comenzó una campaña de conquista y asimilación. Las tierras fueron incorporados a su Imperio donde los líderes locales podrían ganar prestigio adoptando la cultura de la civilización Azteca y a su vez los aztecas adoptaron las innovaciones culturales, artísticas y astronómico de los pueblos conquistados.

El corazón del poder de los aztecas era una unidad económica llamada Tenochtitlan, (el actual sitio de la ciudad de México), la capital creció en influencia, tamaño y población. Cuando los españoles llegaron en 1521 era la cuarta ciudad más grande del mundo (incluyendo la ciudad una vez independiente Tlatelolco, que era por entonces un suburbio residencial) con una población estimada de 212.500 personas. tenia un enorme templo de 197 pies de altura, 45 edificios públicos, un palacio, dos zoológicos, jardín botánico y muchas casas. alrededor de la ciudad habia enormes Chinampas, o jardínes flotantes y como otras civilizaciones mesoamericanas practicaban sacrificios humanos, pero ninguno los había realizado en la escala de los aztecas. Para los aztecas el sacrificio humano era un apaciguamiento necesario a los dioses de ahí que los aztecas tomarán rehenes de los pueblos conquistados. Según sus propios registros, una de las matanzas más grande realizadas fue consagrada en la gran pirámide de Tenochtitlan en 1487.

Probablemente el fundador de México-Tenochtitlan haya sido el sacerdote Tenoch, a quien también seguramente deba su nombre la gran metrópoli. Después del dominio teocrático de éste; según el consenso de los historiadores y antropólogos especializados en la cultura mexica, el primer señor de los mexicas (Huey Tlatoani) fue Acamapichtli, un descendiente del “desposeído rey de Culhuacán” y por lo tanto descendiente directo de la nobleza tolteca, con él se inicia la primera y única dinastía mexica; el segundo fue Huitzilihuitl, hijo de Acamapichtli, quien se casa con la hija de Tezozómoc, Señor de los tepanecas, Rey de Azcapotzalco, el más importante y aguerrido del valle de Anáhuac. El tercero fue Chimalpopoca, hijo de Huitzilihuitl y nieto de Tezozómoc. Existe la hipótesis de que posiblemente Chimalpopoca haya sido ejecutado a la muerte de Tezozómoc su abuelo por un aparente acto de tibieza o cobardía, frente a Maxtla, su tío, uno de los líderes de los tepanecas de Azcapotzalco.

Como sucesor de Chimalpopoca sube al trono Izcóatl, el hijo de Acamapichtli. Quien aconsejado por el gran Cihuacóatl Tlacaelel, —un personaje de gran autoridad moral e influencia política entre los mexicas—, establece mediante una alianza, las bases y el principio de lo que sería el Imperio Mexica: la Triple Alianza, conformada con Netzahualcóyotl, de Texcoco, y Totoquihuatzin, de Tlacopan. Izcóatl es sucedido por Moctezuma Ilhuicamina quien también, ayudado y asesorado por Tlacaelel, consolida la hegemonía mexica en el valle, lo que más tarde daría surgimiento al imperio mismo. Le sigue su nieto Axayácatl, gran conquistador quien manda labrar la Piedra del Sol (El llamado Calendario Azteca) para la inauguración del Templo Mayor. Le sucede su hermano Tizoc. Posteriormente sube al trono el hermano de ambos, Ahuitzotl, héroe de mil batallas. Él es quien expande a su mayor extensión el imperio mexica al cubrir propiamente todo Mesoamérica. Este es sucedido por su sobrino Moctezuma Xocoyotzin, hijo de Axayácatl.

Cuando Moctezuma Xocoyotzin, al lado de los conquistadores, muere por una lesión en el cráneo ocasionada por un guijarro lanzado con gran fuerza desde una de las hondas de su propia gente que los atacaba, lo sucede su hermano Cuitláhuac, quien muere contagiado de viruela, padecimiento que, junto con el tifo, la tosferina, el sarampión y el paludismo fue una de las terribles enfermedades que llevaron consigo los conquistadores a América y contra las cuales los organismos de los habitantes indígenas no tenían defensas. Cuitláhuac previamente se había declarado en franca rebelión contra los españoles y su propio hermano. Cuando muere Cuitláhuac, los nobles eligen al hijo del gran Ahuitzotl: a Cuauhtémoc (águila que desciende), último emperador mexica, cuyo significado de su nombre fue un presagio del fin que tendrían él mismo y su imperio.

Ver también[editar]