El arte de los ruidos

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El arte de los ruidos (1913): este es el título que recibió el manifiesto futurista musical. Este manifiesto se escribe en el marco del movimiento vanguardista el futurismo, liderado por Luigui Russolo (Italia), en el periodo entre guerras.

Ellos mantenían que la glorificación de la guerra es así la manera que el mundo se higieniza, por esa razón hablamos que el futurismo antecede al fascismo. Las ideas futuristas no sólo se quedaron en el arte, sino que pretendían involucrase en la vida del hombre. De este modo este movimiento artístico realiza un manifiesto para la música.

En esta época ”El arte de los ruidos” pasa a ser una nueva ventana para los artistas, ya que no sólo se abren las posibilidades plásticas como es el collage, sino que también la nueva dimensión sonora. En donde se propone dejar los círculos clásicos de las orquestas y las variedades de instrumentos. Aquí es donde el ruido toma una parte fundamental, hablando de ruidos de trenes, motores, carrozas, etc. Recordando que los futuristas alababan las máquinas, las que realmente daban armonía al mundo.

El ruido toma un papel fundamental es en este manifiesto, y en el futurismo. Junto con esto Luigui Russolo crea el crepitador, o también llamado entornarruidos, el aparato consistía en ser un nuevo instrumento y generar ruidos con él.

El movimiento futurista aplica su concepto de ruido para la poesía futurista, y también este deriva contemporáneamente en el arte sonoro.