El Teatro de Posguerra

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Contexto e introducción:[editar]

En el franquismo el teatro estuvo marcado por la censura impuesta por el franquismo que establecía un férreo control sobre lo que se publicaba.

Durante la década de 1940 se popularizo un teatro de evasión y enredo, principalmente dirigido a la burguesía, este teatro era la alta comedia que se dividió en dos; el teatro humorístico, en el que destacan Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura, su otra rama el teatro social fue principalmente representada por Antonio Buero Vallejo. Más adelante el la década de 1960 surge un nuevo movimiento renovador que se ve impulsado por la democracia, la libertad de expresión y la llegada de obras extranjeras, este movimiento se conoce como teatro experimental y uno de sus máximos exponentes es Fernando Arrabal.

El teatro humorístico:[editar]

En la década de los 40 se habia desarrollado un teatro humorístico caricaturesco y costumbrista, sin embargo, a este tipo de humor se opuso una corriente el llamado humor intelectual, que se caracteriza por su ruptura con con las convenciones realistas. Sus autores mas famosos y principales exponentes son los dramaturgos Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura.

Enrique Jardiel Poncela:[editar]

Enrique Jardiel Poncela concibió un "teatro de lo inverosímil" en el que se daban hechos y situaciones totalmente absurdas. Sus obras mas destacadas son "Eloísa esta debajo de un almendro", "Los ladrones somos gente honrada" y "Los habitantes de la casa deshabitada".

Miguel Mihura.jpg

Miguel Mihura:[editar]

Miguel Mihura combino la reflexión existencial con el absurdo, en sus obras principalmente plantea situaciones incongruentes (sin sentido) y diálogos absurdos. Emplea estos recursos para denunciar la estupidez de las convenciones sociales. Su máximo exponente es su obra "Tres sombreros de copa".

El teatro social:[editar]

En la década de 1940 también surge una nueva corriente teatral realista que se opone a la banalidad de la época. Es un teatro social comprometido políticamente que denuncia la injusticia, las desigualdades y la falta de autenticidad social.

El padre de esta corriente y principal figura de esta es Antonio Buero Vallejo autor cuyos personajes expresan un lenguaje sencillo y una fuerte expresividad dramática. Además el se auto definió como un autor solitario pero solidario. En sus obras consigue acabar con la distancia entre la escena y el espectador logrando que este conecte con el personaje.

"Retrat de l'escriptor Antonio Buero Vallejo (1916-2000).png

Antonio Buero Vallejo:[editar]

Antonio Buero Vallejo se caracterizo por su compromiso social. En sus obras hacía uso de de elementos muy diversos como el realismo, el simbolismo, la critica social o la reflexión existencial. Cabe destacar que sus obras normalmente se encuentran en épocas pasadas, de esta forma el es capaz de analizar los problemas de la sociedad de forma objetiva. Las obras del autor se pueden distinguir en tres etapas:

Primera etapa:[editar]

En esta etapa predomina el drama existencial, en la etapa rompe con la elusión hacia los temas sociales, su obra mas destacada es "Historia de una escalera" durante la cual transmite la frustración de los individuos a los que la realidad impide cumplir sus sueños.

Segunda etapa:[editar]

Durante este periodo se tratan temas de drama histórico las obras se sitúan en un tiempo pasado consiguiendo así la ya mencionada objetividad y pudiendo también sortear la censura impuesta por la dictadura franquista. Algunas obras de esta etapa son "Las Meninas", "El concierto de san Ovidio" y "El sueño de la razón".

Tercera etapa:[editar]

Finalmente se trata la crítica social que se hace mas explicita e incorpora innovaciones técnicas. durante esta etapa escribe "La Fundación" obra en la cual Tomás es encarcelado por un delito confesado bajo tortura, en prisión, Tomás se inventa que vive en una organización llamada la fundación, hasta que recobra la cordura y se enfrenta a la realidad.

El teatro Experimental:[editar]

En la década de los 60 surge el llamado teatro experimental que pretende alejarse del concepto tradicional de teatro mediante la ruptura con las convenciones realistas.

Se pueden mencionar figuras como a de José Ruibal, que escribió obras como "Los Mendigos" o "El hombre y la mosca", sin embargo el máximo exponente de esta renovación es Fernando Arrabal con obras como "El triciclo" o "Pic-nic"

El teatro experimental se distingue por:

  • La perdida de importancia del personaje y la acción dramática.
  • El uso de recursos alegóricos y simbólicos para conectar con el espectador.
  • Y la renovación visual de la puesta en escena mediante el uso de maquinas y artilugios que hacen referencia a la deshumanización de la sociedad.