Ir al contenido

Curso de japonés/Introducción

De Wikiversidad
Regiones y prefecturas de Japón

El japonés (日本語, Nihongo) es un idioma hablado por más de 127 millones de personas, principalmente en las islas de Japón (Kyushu, Honshū, Hokkaidō, Shikoku y muchas islas de menor tamaño, siendo la más importante Okinawa).

Características del idioma[editar]

  • Su estructura es: Sujeto-objeto-verbo
  • Tiene unidades llamadas moras, cada una de la misma duración.
  • Es una lengua aglutinante.
  • Es casi sufijante, tiene pocos prefijos.
  • No hay artículos (el,la,un,una...).

Sistemas de escritura[editar]

El japonés es un lenguaje fascinante. El sistema de escritura es bastante interesante y novedoso, en especial para quienes vivimos al otro lado del globo terráqueo y que durante gran parte de nuestra vida no tuvimos la oportunidad de tener contacto con las lenguas asiáticas ni con otro tipo de caracteres que no sean latinos. Muchas personas empiezan con esta curiosidad de aprender los caracteres "raros" que el japonés tiene y se sumergen en el aprendizaje de esta lengua maravillosa.

El japonés en especial, al igual que cualquier otro lenguaje, fue solamente un lenguaje hablado que, con el tiempo, incorporó los caracteres Han chinos (kanji) para su lectura y escritura. A partir de estos caracteres, los japoneses crearon lo que se conoce como kana para formar el japonés escrito. Los kana forman dos sistemas de escritura: el hiragana y el katakana. Es por esto que el japonés incorpora en total tres sistemas de escritura: el hiragana, el katakana y el kanji.

Como ejemplo, veamos el siguiente texto en japonés:

アルベルト・アインシュタインドイツまれの理論物理学者である

Aquí se puede ver el uso de los tres sistemas de caracteres al mismo tiempo (katakana en rojo, hiragana en azul y kanji en negro), y a menudo puede encontrarse también el uso de números arábigos (en vez de la numeración china con kanji) y caracteres latinos, por ejemplo en marcas de productos.

Los kana (仮名)[editar]

El hiragana (ひらがな) y el katakana (カタカナ) funcionan de forma similar a la de nuestro alfabeto, representan solamente sonidos, y no ideas. Están compuestos de cuarenta y seis caracteres básicos, más dos caracteres arcaicos. Veinticinco de ellos son caracteres simples y treinta y tres compuestos que conforman ciento cuatro sonidos básicos.

El hiragana es usado en conjunto con los caracteres kanji en la escritura. También es usado en las escuelas primarias niponas para enseñar a los niños el sistema de escritura y la pronunciación de los caracteres kanji. El katakana, en cambio, es usado para representar palabras extranjeras que han sido incorporadas al japonés (extranjerismos), así como las onomatopeyas. Es popularmente usado en titulares de revistas, letreros comerciales o anuncios.

Kanji[editar]

Los kanji son caracteres especiales que no sólo representan sonidos sino también representan ideas. Un carácter indica a la mente el significado de lo que representa aun si el lector no sabe cómo se pronuncia dicho carácter. Mientras que solamente hay 46 símbolos en hiragana que dominar, hay más de 2000 kanji que se recomiendan aprender tanto su lectura, como su escritura y su significado. En realidad hay más de 7000 kanjis en el idioma japonés, pero solamente se usan regularmente unos 2000.

Romanización[editar]

El Rōmaji (ローマ字) , no es una forma de escritura japonesa sino más bien es una interpretación de la pronunciación japonesa (transcripción) con caracteres romanos o latinos. El rōmaji es una herramienta para ayudar a quienes están iniciando el aprendizaje del japonés a saber cómo se pronuncian las palabras japonesas y es especialmente útil para el aprendizaje de los kanas.

Por ejemplo, si deseamos escribir la palabra "amigo" en japonés, podemos representarlo en hiragana y en rōmaji para conocer su pronunciación:

  • Hiragana: ともだち
  • Rōmaji: tomodachi

Para representar una palabra extranjera que ha sido incorporada al japonés como "café" (tomado del inglés "coffee") en katakana tenemos:

  • Katakana: コーヒー
  • Rōmaji: koohii

Como podéis ver con el rōmaji es muy fácil empezar ya aprendiendo cómo se pronuncian las palabras en japonés. La ventaja que tenemos los hispanohablantes es que los sonidos producidos al leer en rōmaji son bien parecidos (con algunas excepciones) a los sonidos producidos por un nativo japonés.

En este texto limitaremos el rōmaji a nuestras primeras páginas y adoptaremos el hiragana después de este capítulo. Debido a que mayoritariamente el rōmaji es muy usado y eso entorpece, lo conveniente sería que se aprendiera los dos silabarios y que use estos más que el rōmaji. Al principio no se nota, pero a medida que se va aprendiendo se va "cojeando" en el idioma, sobre todo en la parte escrita.

Véase también[editar]

Proyecto: Curso de japonés
Anterior: Inicio — Introducción — Siguiente: Hiragana