Curso de Historia:De la Libertad, al Gobierno y el paso a la Guerra.

De Wikiversidad
Saltar a: navegación, buscar

Introducción[editar]

Durante este texto, podemos ir analizando de diversas maneras, la forma en que han ido evolucionando algunas instituciones como es el Gobierno, la Libertad o la Esclavitud (ambas complementadas), y la Guerra. Todas estas ideas, se podrán ir complementando de los pensamientos de algunos autores clásicos como son John Locke, Platón, Aristóteles, John Stuart Mill, entre otros, que más adelante, especificaremos. Comenzaremos con el Gobierno.

Libertad[editar]

El ser humano, nace en un ambiente de libertad, donde puede relacionarse con los seres humanos que le plazca, donde puede hacer lo que considere justo para sí mismo y donde no se encuentra atado a nadie (claramente después de emanciparse de su familia, a cierta edad y en cierto tiempo como lo expone Rousseau en El Contrato Social ). Empero el hecho de que un humano pueda realizar lo que guste, no quiere decir que sea libre, más bien la libertad se ejecuta por medio de lo que las leyes permitan realizar, de lo contrario, todos tendríamos el mismo poder, y no podríamos ser libres, como lo dice Montesquieu . Recordemos que el hombre, forma una sociedad o pueblo, con base a sus necesidades primordiales, vestido, alimento, hogar y sobre todo cuidado personal, es decir, con la necesidad de obtener un bien común. De esta manera, es como se forma una Ciudad.

Con base a la idea de un nacimiento libre, fuera del poder paternal que todos enfrentamos, el ser humano, se forma y se desarrolla dentro de un Estado de Naturaleza, según John Locke , quien, con base a sus ideas, forma un nuevo pensamiento en el siglo XVII bajo el nombre del liberalismo. Sin embargo, su libertad puede influir y afectar a otro ser humano si lo que hace no le parece. Es así como, según Locke, surge el concepto de igualdad o equidad. El hecho de que un hombre sea libre, no quiere decir que sea egoísta, por lo cual, es reproblable que existan riquezas dentro de este Estado de Naturaleza.

Así es como Locke nos presenta, en resumen, lo que es la libertad en su caso. Sin embargo, el autor que más nos podría ayudar a complementar este tema, sería sin duda John Stuart Mill , quien hace referencia a este tema durante lo largo y ancho de su libro “Sobre la Libertad”.

Stuart Mill, hace diversas clasificaciones de la libertad, que se van con base a la Verdad en los Pensamientos. La libertad para Mill, va más allá del origen del hombre, se va formando con base a las creencias que obtenemos a lo largo de nuestra vida, la forma en que actuemos frente a los demás, sin dejarnos llevar por las apariencias o por el ‘qué dirán’ y siendo, libremente, lo que somos y queremos ser. Para Mill, seguir a la corriente sin saber lo bien el porqué, es una verdadera estupidez. Es convertirse en un imbécil que se deja llevar por los demás sin hacer uso de la razón. Mill rechaza firmemente que un hombre sea fiel seguidor de alguna costumbre, religión o creencia de manera irresponsable, es decir, sin informarse, sin saber su origen o el ideal que maneja dicha doctrina. En mi perspectiva, un hombre se vuelve más esclavo de esta manera que si estuviera atado o encarcelado

La libertad, según Mill, va más allá de poder elegir lo que queramos. Es elegir con base a las necesidades y al pensamiento real de las cosas. Sin tomar nada a la ligera. Y si lo que está a nuestro alcance no logra satisfacernos, no tenemos por qué tomarlo, podemos tomar cartas en el asunto y ejecutar o crear nuestras propias ideas que estén bien sustentadas, innovar, ser original. Este último punto, puede ser el que nos salve de una desdicha.

Podemos continuar hablando sobre la libertad durante un largo ensayo (como Mill), pero como Montesquieu nos expone, “No hay palabra que tenga más acepciones y que de tantas maneras diferentes haya impresionado los espíritus, como la palabra libertad”. La definición de esta palabra es muy extensa, y hay varias formas de entenderla, dependiendo la perspectiva.

Pero al conformarse la libertad con base principal al pensamiento de Montesquieu y Locke, es necesario que también sea formado un modelo que permita dirigir las actividades libres del ser humano. Ya que si se dejara actuar al hombre tan libre como quisiera, los resultados podrían ser atroces. Por lo cual, es necesario que existan leyes que promuevan y sustenten la paz y la preservación de la humanidad dentro de un Estado de Naturaleza (como lo expone Locke), para poder así originar los derechos que nos permitan conservar nuestra propiedad, nuestra libertad, y consigo nuestras vidas para vivir tranquila y placenteramente.

Estas leyes, existen para obtener un orden dentro de una sociedad o pueblo, y se deben de conformar, con base a las necesidades que los seres humanos exigen, bajo un interés justo. Pero la justicia, y consigo las leyes, se forman con base a los intereses propios de quienes la forma, según Platón . Estas leyes, deben de ser formadas por los ‘elegidos’ que representan al pueblo (democráticamente hablando, según Sartori); estos elegidos, son aquellos que conforman el Gobierno que toma las decisiones. Dichas decisiones tomadas para la conveniencia y ventaja del gobernado, mientras que el Gobernador, entrega su vida entera (sin convertirse en esclavo) para que la sociedad o pueblo, obtenga un bien común.

Sin embargo, no en todas las sociedades se tiene el ideal del bien común ante todo, ni mucho menos los gobernantes entregan su vida para solventar la de otros. Por este motivo, existen diversas formas de Gobierno que podemos ver más fácilmente y de manera explícita en El Espíritu de las Leyes de Montesquieu, donde expone tres formas de gobernar un pueblo o una nación. A continuación las menciono de forma resumida:

Leyes de Montesquieu[editar]

Republicano: “el gobierno republicano es aquel en que el pueblo, o una parte del pueblo, tiene el poder soberano”. Sus intereses principales son la educación y la equidad. Existen dos subdivisiones, la Democracia, y la Aristocracia, cuyos valores principales son la virtud, la templanza y el amor a su patria.

Monárquico: “el gobierno monárquico es aquel en que uno solo gobierna”. Se presentan leyes fundamentales para la convivencia del pueblo. Sus valores principales son la verdad y el honor.

Despótico: “el poder también está en uno solo, pero sin ley ni regla, pues gobierna el soberano según su voluntad y sus caprichos”. Sus gobernantes y gobernados destacan por su ignorancia. La característica principal que permite desarrollar este gobierno es el temor y la corrupción que ocurre día con día.

Es así como la transición o evolución del Gobierno, cambia con base a la época en que se viva, ya que se va tornando más compleja conforme se acerca a nuestros días. En los tiempos de Montesquieu (siglo XVIII) se manejaban estas tres formas de gobernar. Sin embargo hoy en día, el término Democracia, es mucho más complejo de lo que nos presentaba el autor, hace un par de siglos. Según Giovanni Sartori , la democracia es casi una utopía, es tan perfecta, que sólo los Dioses podrían ejecutarla. Las manos del hombre, el deseo de poder, y la del ser humano, no permite que pueda ejecutarse esta forma de gobierno, tan literal, como la etimología de la palabra refiere demos = pueblo, krátos = poder.

Leyes[editar]

El formar un Estado, sin dejar de lado las leyes de naturaleza, origina un Gobierno que ejecute leyes justas para sus ciudadanos que les permitan ser libres, dentro de lo que las mismas leyes permiten. Empero siempre debe tener, como idea primordial, el sustentar la paz de sus ciudadanos, proveyéndolos de alimentos y dejándolos reproducirse libremente. Pero estas necesidades no pueden satisfacerse únicamente por el gobierno, necesita la ayuda de los demás ciudadanos aportando su trabajo para complementar las necesidades básicas del humano, conformando así una Ciudad como ya lo hemos visto.

El estar plenos y satisfechos, provoca que los ciudadanos se encuentren felices de pertenecer a esa sociedad, ciudad o estado, por lo cual realizarán sus actividades de una forma correcta, sin errores y de buena manera. Es así como el Estado se mantiene seguro, puesto que si sus ciudadanos están felices, el Estado también lo estará, ya que no cuentan con ningún problema interno mientras la sociedad no se infecte con intereses innecesarios que provocarían un problema entre ellos mismos y el Estado.

Sin embargo, la población crece con base los recursos que se tienen, o al menos así es como debería de ser en el pensamiento de Platón, para que haya paz dentro del Estado. Pero no es así. Las necesidades, provocan que haya más población, provoca que sea necesario extenderse territorialmente. El extenderse provoca mayor necesidad de espacio, el invadir espacio provoca que haya una lucha, una lucha provoca la necesidad de un ejército, un ejército debe estar bien preparado para poder luchar ante sus adversarios, es decir, para enfrentarse a la Guerra. Como Montesquieu nos expone, es debido a las mismas necesidades, y a la formación de una sociedad, que se pierde el sentido de paz y adentra a un estado de competencia y de guerra.

Guerra[editar]

El ser humano, después de sustentar todas las necesidades previas y de perder el sentido de paz, tiene como objetivo, conservar la especie (su especie) por medio de la guerra, con el fin de obtener una victoria que conquiste al enemigo y reafirme el poder de su pueblo.

Empero encontrarse dentro de un Estado de Guerra no se da por el enfrentamiento de hombre a hombre, ya que la relación que tienen ambos, no es lo suficientemente amplia como para desarrollar un Estado de Paz o de Guerra, se ejecuta por la lucha que se da entre un Estado y otro, uniéndose por medio, de las cosas que provocan a dichas regiones a enfrentarse. Según Rousseau, un hombre no puede enfrentarse contra un Estado, debe de ser equitativa la batalla para que el resultado sea justo.

Cuando se presenta este tipo de batallas, el ser humano, dependiendo de la forma en que se presente el enfrentamiento, está expuesto a convertirse en esclavo de manera inmediata. Según Rousseau, el hombre, puede pelear de manera equitativa ante otro hombre, sin embargo, siempre habrá un vencedor. Este último, tiene derecho de asesinar al vencido gracias a que ha ganado la batalla, empero el vencido, puede también rescatar su vida de forma ‘legal’ convirtiéndose inmediatamente en esclavo de aquel que ahora tiene en sus manos, su vida y perdiendo por consecuencia, todas las propiedades que las cuales era dueño, previamente.

A lo largo de este texto, hemos podido conocer de manera rápida, tres instituciones que conforman todo un Estado o una Sociedad común. Como pudimos verlo, estas tres se vinculan de una u otra forma, y no pueden dejarse de lado, como todas las demás existentes, por ejemplo, la familia, el ejército, las leyes, etc. Hemos podido ir analizando estas instituciones, con base a las ideas que grandes autores clásicos y contemporáneos nos han presentado en sus textos. Ideas que se originan desde tiempos antes de Cristo como el caso de Platón y Aristóteles, o propuestas más recientes como las de Giovanni Sartori en el siglo XX. Todas estas ideas e instituciones que conforman un Estado, un Sistema y un Poder Político.


Adolfo López Estado, Sistema y Poder Político. 0023