Concepción estándar de las teorías científicas

De Wikiversidad
Saltar a: navegación, buscar
Concepción estándar de las teorías científicas

Título Concepción estándar de las teorías científicas
Autor Carl Hempel
Año 1970

1. Las teorías: una caracterización preliminar[editar]

Las teorías son construidas normalmente sólo cuando una investigación previa en un determinado campo ha producido un cuerpo de conocimientos que incluye generalizaciones empíricas o supuestas leyes respecto del fenómeno que se estudia. Por lo tanto, una teoría se propone suministrar un conocimiento más profundo construyendo los fenómenos como manifestaciones de ciertos procesos subyacentes gobernados por leyes que dan razón de las regularidades previamente estudiadas, y produce correcciones y refinamientos de las supuestas leyes a través de las cuales las regularidades habían sido previamente caracterizadas.

Por eso, prima facie, la formulación de una teoría puede consistir en la enunciación de proposiciones de dos tipos:

  • Principios internos: sirven para caracterizar el ambiente o escenario teórico: especifican las entidades básicas y los procesos propuestos por la teoría, así como las leyes teóricas que se asume que los gobiernan.
  • Principios puente: indican las maneras en las cuales el escenario está relacionado con los fenómenos ya examinados previamente y que la teoría pretende explicar.

Esta distinción se aplica incluso en teorías abstractivas (donde todo término es observacional):

  • T = (I, P) [Teoría como par ordenado de los dos tipos de principios]
  • T = c(I, P) [Teoría como conjunto de consecuencias de ese par ordenado]

Vocabulario:

  • Vocabulario teórico Vt: conjunto de términos no empleados en anteriores descripciones y generalizaciones acerca del fenómeno empírico que T pretende explicar, sino que han sido introducidos específicamente para caracterizar el escenario teórico y sus leyes. En general se hace uso de estos términos en la formulación de los principios internos.
  • Vocabulario preteórico o antecedente Va relativo a la teoría en cuestión: vocabulario usado en las descripciones y generalizaciones originales acerca del fenómeno del que la teoría da cuenta; este vocabulario será accesible y entendido antes de la introducción de la teoría, y su uso estará guiado por principios que son independientes de la teoría.Los términos del vocabulario antecedente no deben ser concebidos como observacionales en el sentido estrecho, ya que el vocabulario antecedente de una teoría dada contendrá generalmente términos que fueron introducidos originalmente en el contexto de una teoría anterior y los cuales no son observacionales wen un sentido intuitivo estrecho.

Los principios puente contendrán ambos tipos de términos.

2. La construcción de teorías como cálculos interpretados[editar]

Componentes:

  • Sistema deductivo axiomatizado de fórmulas no interpretadas; los postulados del sistema corresponden a los principios básicos de la teoría.
  • Conjunto de proposiciones que dan sentido empírico o aplicabilidad al cálculo, interpretando alguna de sus fórmulas en términos empíricos (reglas de correspondencia), es decir, en términos de un vocabulario que sirva para para describir los fenómenos que la teoría pretende explicar.

T = (C, R) [C es el conjunto de fórmulas del cálculo y R de reglas de correspondencia)

El status de las reglas de correspondencia en la construcción estándar es menos claro...¿son proposiciones afirmadas por la teoría? Una construcción plausible de ellas sería como reglas terminológicas pertenecientes al metalenguaje de la teoría el cual estipula la verdad por definición o por una convención terminológica más general de ciertas proposiciones que contienen los términos teóricos y preteóricos.

3. El papel de un cálculo axiomatizado en la formulación de una teoría[editar]

No es tan grave que la CH no refleje exactamente lo que los científicos hacen, pues una concepción se pretende como una explicación esquemática que exhibe ciertas características lógicas y epistemológicas de las teorías científicas.

Supuestas ventajas de la concepción estándar.

  • Axiomatización: Parece indispensable para la formulación no ambigua de la teoría. Una teoría será equivalente a un conjunto infinito de proposiciones. Con objeto de especificar de manera no ambigua el conjunto infinito de proposiciones que una teoría pretende afirmar, será necesario dar un criterio general que determine para cada proposición P si P o no P es afirmada por la teoría; la axiomatización proporciona dicho criterio, al establecer que P es afirmada por la teoría si es deducible de los axiomas. Objeción: (1) Esto no nos proporciona un método general para encontrar si es que una proposición dada pertenece realmente al conjunto (indecidibilidad). (2) Se axiomaizan sólo las fórmulas del cálculo no interpretado C, no toda proposición afirmada por T.
  • Significado de términos teóricos: Están determinados en parte, por los postulados del cálculo los cuales sirven como «definiciones implícitas» para ellos; y en parte, por las reglas de correspondencia que los dotan de contenido empírico.
  • [Suppes] La axiomatización no interpretada pone de manifiesto los significados de los términos primitivos. Los postulados de una teoría formalizada son definiciones implícitas de los términos teóricos, requiriendo que éstos últimos representen en cierto modo las entidades y relaciones que conjuntamente satisfacen los predicados. Aclaración: Si la axiomatización va a ser vista como definiendo de alguna manera los primitivos, entonces es lógicamente más satisfactorio construir la axiomatización de acuerdo con Suppes, de manera que dé como resultado una definición explícita de un predicado conjuntista de un grado más alto. La teoría entonces hablará de las entidades que hacen los postulados verdaderos. Objeción: No es plausible sostener que los términos primitivos de una teoría axiomatizada en ciencia empírica deban ser entendidos como si fueran entidades y atributos; ya que en esta construcción la verdad de la teoría axiomatizada estaría garantizada a priori, sin ninguna necesidad de un estudio empírico. La formalización de los principios internos como un cálculo no arroja luz sobre lo que en la construcción estándar es considerado como su interpretación.
  • La formalización hace explícitas las suposiciones fundamentales de la disciplina científica a la que se refiere. Objeción: La formalización es básicamente una herramienta expositiva, que especifica un conjunto de proposiciones y muestra sus relaciones lógicas pero no sus bases y conexiones epistémicas. Una teoría científica admite muchas diferentes axiomatizaciones y los postulados escogidos para una axiomatización particular no necesitan corresponder con las «suposiciones básicas de la teoría»; tampoco es necesario que las definiciones formales de otros términos teóricos producto de los términos primitivos que han sido escogidos correspondan a proposiciones que en ciencia serían consideradas verdaderas por definición o analíticas.

4. El papel de los conceptos preteóricos en los principios internos[editar]

Los principios internos de la mayoría de las teorías científicas emplean no sólo conceptos teóricos «nuevos» sino también «viejos» o preteóricos, los caracterizados en términos del vocabulario antecedente. Por eso hay que abandonar la suposición estándar de que un cálculo axiomatizado no interpretado es un constituyente de una teoría, pues tan suposición sugiere que los principios básicos de una teoría están formulados exclusivamente por un vocabulario teórico «nuevo».

Posible respuesta: En este nuevo contextos, los «viejos» términos representan nuevos conceptos, bastante diferentes de lo que significan en su empleo preteórico. Objeción: Las diferencias en el criterio operacional de aplicación no pueden ser consideradas como indicadas de diferencias en los conceptos, ya que de ser así sería imposible sostener que se mide «una y la misma cantidad» en un caso particular mediante métodos diferentes.

Asimismo el significado de los términos científicos se busca no sólo en su criterio operacional sino también en alguna de las leyes o principios teóricos en los cuales funcionan. En ese contexto, parece significativo hacer notar que algunos de los principios más básicos que gobiernan el uso preteórico de términos como «masa», «velocidad», etc. son llevados al uso teórico (como la aditividad de la masa).

5. El papel de un modelo en la especificación de una teoría[editar]

Algunos sostienen que además del cálculo y las RC, las teorías tienen «un modelo para el cálculo abstracto el cual proporciona material para la estructura esquelética en términos de conceptos más o menos familiares o materiales visualizables» (Nagel).

Diferentes utilizaciones del término «modelo»:

  • Modelos analógicos. Tales como las representaciones mecánicas o hidrodinámicas de las corrientes eléctricas. Es claro que estos modelos no pretenden representar la estructura real del fenómeno modelado; llevan la cláusula «como si». Los modelos analógicos pueden ayudarnos a entender más, pero no son éstos a los que llama «modelos implícitos».
  • Los modelos implícitos (presentes en teorías como la cinética de los gases, la clásica ondulatoria, etc.) no pretenden ser analogías son descripciones tentativas de la microestructura real de los objetos y procesos bajo estudio. Esta afirmaciones (como que «los gases realmente consisten en moléculas moviéndose y chocando a altas velocidades») pueden ser modificadas o rechazadas posteriormente, pero forman parte de la teoría. Parece que cuando una teoría científica es axiomatizada, el proceso se limita a las conexiones matemáticas que la teoría asume entre los rasgos cuantitativos de su escenario, y los otros aspectos teóricamente relevantes del escenario son especificados a través de un modelo.

Claro que un modelo no es una forma totalmente específica de caracterizar los principios internos de una teoría. Pero tampoco la axiomatización (como cálculo) lo es, pues no cubre las reglas de correspondencia y parece que para estas reglas es imposible encontrar una formulación adecuada y completa. En fin...

6. El status de las reglas de correspondencia[editar]

CH: Las RC son proposiciones que asignan contenido empírico a las expresiones del cálculo. Tienen el status de principios metalinguísticos que hacen verdaderos ciertos enunciados a través de una convención o legislación terminológica. Los enunciados interpretativos (definiciones explícitas, parciales, etc.) serían verdaderos en virtud de las reglas de correspondencia.

Objeción: Las proposiciones científicas que son introducidas inicialmente a través de «definiciones operacionales» o reglas más generales de aplicación de términos científicos (como caracterizar la longitud con referencia a la medida con una cara de medir) generalmente cambian su status como respuesta a nuevos hallazgos y nuevos desarrollos teóricos. Éstas llegan a ser consideradas como proposiciones que son simplemente falsas en su generalidad original, aunque quizá próximas a la verdad dentro de un campo restringido de aplicación y posiblemente s´polo bajo condiciones precautorias adicionales. Aún cuando un enunciado se introduzca como verdadero por estipulación, inmediatamente ingresa al club de todos los otros enunciados miembros e la teoría y pasa a ser sujeto a revisión en respuesta a hallazgos empíricos y desarrollos teóricos posteriores.

R posible: Obviamente una teoría puede sufrir cambios en sus reglas de correspondencia, pero considerando a una teoría como «congelada», los enunciados interpretativos son convenciones terminológicas.

Objeción: (1) Una teoría une generalmente un concepto teórico dado con varios tipos distintos de fenómenos que son caracterizados en términos del vocabulario antecedente disponible. Pero estos enunciados interpretativos implican proposiciones el sentido de que si un método da cierto valor, el otro dará el mismo; y es una cuestión empírica saber si dos métodos de medición darán el mismo valor. (2) Incluso si fuera verdadero por convención, no podemos decir que es inmune a la revisión en la eventualidad de que la teoría encuentre evidencia adversa. Los principios puente son parte de la teoría. Y no hay diferencia sintáctica clara entre ambos principios, pues ambos contienen Vt y Va; tampoco hay diferencia epistémica, pues ambos son revisables.

7. Acerca de la «especificación de los significados» de los términos teóricos[editar]

¿Cómo son especificados los significados de los términos «nuevos» en una teoría? Pareciera que el significado de términos teóricos debería darse a partir de términos preteóricos, pues los significados deberían estar definidos para que sea posible evaluar a las teorías nuevas. Pero esto presupone que no podemos entender términos teóricos nuevos excepto por medio de enunciados que especifiquen sus significados con la ayuda de términos previamente entendidos. Y esto no es así. Nosotros llegamos a entender nuevos términos, aprendemos a usarlos apropiadamente de muchas maneras aparte de la definición: a partir de ejemplos de su uso en contextos particulares, a partir de paráfrasis de las que no se puede afirmar que sean definiciones, etc. Los principios internos y los principios puente ofrecen al estudioso el acceso más importante a un «entendimiento» de las expresiones de la teoría. Pero todavía quedan dudas de que las expresiones teóricas hayan sido totalmente especificadas o entendidas. Sin embargo, la noción de que una expresión tiene un significado totalmente especificado o que una expresión está totalmente entendida es oscura; los conceptos teóricos son «adaptables; pero esto no es una barrera para que sean adecuadamente entendidos para los propósitos de la ciencia.