Compendio de psicología freudiana

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Compendio de psicología freudiana

Título Compendio de psicología freudiana
Autor Calvin S. Hall
Año 1954

Compendio de psicología freudiana es una obra realizada por Calvin S. Hall que tiene como propósito mostrar al autor Sigmund Freud sobre todo como un formulador dentro de la psicología. Lejos de pensarlo en las interpretaciones y ejes teóricos de la psicología anormal, psicopatología y psiquiatría.

Resumen[editar]

El descubrimiento científico a partir de ciertos hombres como Planck, Hertz, Maxwell, Thomson, Curie, Joule, Kelvin, por mencionar algunos fue el auge para el pensamiento científico de la modernidad que hoy en día nos garantiza ciertas comodidades, y que se desarrollaron en el siglo decimonónico, en Europa. También hombres como Fechner y Darwin, tienen una participación importante en el pensamiento de Sigmund Freud puesto que si Fechner dijo que la mente humana puede ser estudiada cuantitativamente y determinada a partir de ciertos estudios (patrones o protuberancias), y Darwin elevo al reino animal a una concepción de "equidad" como objeto de estudio científico, el hombre pues por tanto también puede ser mirado desde una aproximación semejante. Y rescatando el avance científico de hombres de la Física Cuántica, Dinámica, y Energética, se ve la posibilidad de llevar los objetos de estudio al laboratorio para analizarlos, estudiarlos y concretarlos para saber a que tipo de leyes obedecen. La primera aproximación que tiene Freud en este sentido es a la escuela de medicina junto a Ernst Brücke. Esto es apenas una primera insinuación sobre las fluctuantes corrientes del pensamiento científico. Y aunque la práctica medica no era lo propio a Freud, si lo ejerció por diagnostico y necesidad. Tenía esposa e hijos. Esto le permitió tener un contacto directo con los pacientes en el consultorio y una formulación continua sobre sus males. Después siguió a Charcot, con la idea de la hipnosis, y al no quedar satisfecho por pensar que no es llegar al fondo del problema, sigue a Breuer con la idea principal del psicoanálisis: dejar que la catarsis suponga una cura a partir de escuchar al otro, relatando sus experiencias. Estos procesos llevan a cabo la meticulosidad y experimentación. Si bien parte de sus análisis sobre la neurología y la fisiología lo convirtieron en verdadero erudito, ante todo fue un investigador en la psicología por sus preocupaciones y motivaciones detrás de la Psique.

Se convirtió en el doctor de un diván, con una mente escrupulosa y buscando que todo dato revele la cientificidad de sus propuestas más importantes: la relevancia del inconsciente.

"Mi vida se ha dedicado a una sola meta, inferir o adivinar como esta construido el aparato mental y que fuerzas interaccionan y se contrarrestan en él". Sigmund Freud.

Debido a la información que le iban dando sus pacientes va legitimando su teoría del inconsciente como fuente de muchas otras fuerzas que interaccionan, por ejemplo: las pasiones, las frustraciones, etc. Esto se ve reflejado en su libro "La interpretación de los sueños." [1] Y es que al principio no tenía un método terapéutico perfecto fue acoplandolo según venían las experiencias de sus pacientes y todo esto reflejo su intención al hablar de fuerzas inconscientes que actúan en el proceso. Carl Gustav Jung y Alfred Adler fueron algunos de los seguidores de Freud que posteriormente se alejaron de la propuesta psicoanalítica para fundar pensamientos rivales y de otro carácter. Gran parte de la popularidad que se le da a Freud tiene que ver con su relación entre lo sexual y el pensamiento.

Su critica en "El malestar de la cultura" [2] deja claro el sentido anterior al pensar que como seres humanos, sociedad, grupo, se necesita material para educar, psicoanalizarse, racionalizarse, impactarse, ante una conducta irracional de las generaciones.

Freud piensa en tres importantes componentes de la personalidad, el ello, el yo, y el superyo. El ello se remite a aquella descarga motriz, que se realiza para la búsqueda del principio del placer (evitando el dolor, y conseguidor de relajación, satisfacción y placer).

Hace la advertencia Freud de que estos deseos o necesidades humanas no son resueltas por sí mismas o por la capacidad humana, sino que necesitan de cierta intervención especializada. Por ejemplo: Un bebe al solicitar alimento «factor interno» no puede solucionarlo ni administrarlo por sí sólo, sino que necesita de la intervención de un adulto para que se le sea administre o resuelva la situación, de igual manera como seres humanos cree Freud estamos invadidos por necesidades fisiológicas y emocionales que necesitan ser satisfechas, pero como no lo son, se representan en ciertas conductas como lo es la histeria y la frustración. Existe también la idea de pensar que si hay niños malcriados o exigentes o adultos que se filtren por actitudes infantiles para conseguir algo ó lograr algo, es por que no han cerrado sus ciclos iniciales (que giraron en torno al ello en su momento), es decir, que no fueron resueltas ni comprendidas sus necesidades básicas primarias, por lo que hay una constitución del yo histórico. El super yo representa un ideal al que deberían conceptuar los padres que críen hijos, y que busquen la constitución histórica de cierto sujeto. Pues también tiene que ver con la puesta en marcha de los valores éticos y la conciencia moral.

Hay una perspectiva que se desprende en torno a lo sexual y es que Sigmund Freud piensa que como aparato psíquico va acumulando una carga de tensión sexual frente a nuestra social (lo que involucra pasiones y deseos, y motivaciones fisiológicas), pero que estas son reprimidas o retenidas continuamente por el "canon social". Pero que sólo llegará hasta cierto momento porque como cualquier motivación fisiológica necesita satisfacerse y aliviar la tensión psíquica que se va acumulando. Por ejemplo: si alguien tiene hambre, y no ha busca los alimentos, comenzará a sentir una sensación de deseo interna que lo impulsará a accionar sobre la realidad para buscar satisfacer dicha demanda o liberación de la necesidad, esto le permitirá un estado de alivio psíquico (parecido al anterior, como cuando no tenía hambre).

El pensamiento predicativo también es significativo (ya que se explica por medio de los sueños) en su asociacion con diferentes imágenes mnémicas, como por ejemplo: En el sueño tanto el cabalgar, como el copular tienen cuadros de acción similar que se interpretan bajo una forma de cumplimiento sexual en el deseo. Es decir es en el sueño, donde el ello deliberarse fácilmente sin la intersección del super yo.

A este proceso de sublimación frente al ello en la realidad se le llama choque de catexias y contracatexias que son las fuerzas naturales de la psíque que luchan en pro de cierto propósito (ya sea de Ello, Yo, y Superyo). La caracterización de esta lucha se traduce en comportamiento social a un nivel invisible como explicación psicoanalítica. A este conjunto de experiencias humanas Sigmind Freud le llama memoria, y aunque esto esta evidentemente vinculado con el uso de la energia psiquica, Vigotsky no le llamaba energía, sino más bien parte de un complejo intelectual que puede resultar según nuestra capacidad neuronal.

Aquí interviene esta parte del superyo que le dicta moralmente y éticamente que ante ciertas conductas viene una recompensa o un castigo. Bien, cuando la autoridad se esta dando de manera intrínseca en la realidad el yo queda supeditado a una predisposición de intervención cuando se coacciona en las circunstancias de las fuerzas que le motivan al otro, el yo que no es igual al otro yo del otro, viene siendo este vencimiento y de lo cual como mencionaba se desprende la perspectiva del suicidio en el cual las necesidades de las personas no son satisfechas y frente a la realidad tienen un vencimiento constante. Existe una demanda que prevalece en el Yo, y es la del instinto, (que nace en el ello), y que esta buscando siempre realización tanto en la tensión como en la excitación, pero si no la puede concluir se manifiesta a través de la realidad como agresor o hostil. Que también se alude a los instintos de muerte y de la vida.

En esta parte de la angustia Freud nos habla de tres tipos de angustia: La angustia sobre lo real, La angustia sobre lo moral y La angustia neurótica.

  1. La angustia real tiene como participe lo que esta a su alrededor, es decir lo que esta poniendo en una tensión directa su relación con la vida y los objetos.
    1. El tema de la angustia real es algo basto, complejo y profundo dado que ser humano es complejo, lleno de experiencias, traumaticas, y otras no tanto, con formaciones mnémicas y aproximaciones al inconsciente.
  2. La angustia moral tiene que ver con este sistema de explicación sobre la conciencia moral y lo ético que dan paso a un castigo por los hechos cometidos o palabras dichas.
  3. La angustia neurótica tiene una relación con el ello, y es sobre aquellos instintos que despiertan una implicación hacia la realidad, es decir, sin importar lo que pueda decir el sistema superyoico.
    1. La angustia neurótica es ejemplo ejemplo claro, de la lucha entre catexias elaboradas en el ello y contracatexias elaboradas en el yo.
      1. A medida que crecemos conocemos la angustia real o objetiva a mayor profundidad, dado que hay conductas que socialmente no son aceptadas, y es en este proceso que nos convertimos en sujetos traumatizados y controlados por sistema superyoico general.

Se menciona incluso que el primer hecho traumático es el nacimiento, dado que el ser humano estuvo en pocisión fetal por cierto tiempo pero que después es arrojado a sin fin de atenciones, focos, luces, abrazos, pocisiones, brazos y cuidados.

Es de aquí desde donde el autor desprende la perspectiva sobre los mecanismos de defensa. Una de las formas en las cuales las personas se enfrentan a las angustias es el mecanismo de la identificación, esta se da mediante acoplar la personalidad de alguien más con el proposito de actuar así y pasar desapercibido reduciendo la angustia frente al mundo real, de esta manera se elaboran catexias en pro del Yo para la identificación con metas y objetos similares.

Lo que dice también Freud es que existen sublimaciones continuas en los sujetos históricos que los convierten en expresores culturales, por ejemplo: pintores, poetas, escritores, y pensadores. Y para especificación del autor: William Shakespeare, Walt Whitman, y Marcel Proust.

Referencias[editar]

Material adicional[editar]

Proyectos de aprendizaje relacionados[editar]

Recursos en otros proyectos de Wikimedia[editar]

Recursos externos[editar]