¿Es real la realidad?

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
¿Es real la realidad?

Título ¿Es real la realidad?
Autor Paul Watzlawick
Año 1986

Realidad de primer orden y realidad de segundo orden[editar]

No existe una realidad absoluta, sino visiones o concepciones subjetivas y en parte opuestas de la realidad, de las que se supone ingenuamente que responden a la verdadera realidad. Suelen mezclarse dos conceptos muy distintos.

La realidad de primer orden está compuesta por aquellos aspectos de la realidad que se refieren al consenso de la percepción y que se apoyan en pruebas experimentales, repetibles y por ende verificables; son las propiedades puramente físicas de las cosas.

La realidad de segundo orden se refiere a la adscripción de un sentido y un valor a las cosas del primer orden, asignados en forma subjetiva. En el ámbito de esta realidad, las reglas que se dan son arbitrarias.

Vivimos bajo la ingenua suposición de que la realidad es naturalmente tal como nosotros la vemos y que todo el que la ve de otra manera tiene que ser un malicioso o un demente; pero es absurdo suponer que hay una realidad real del segundo orden y que la conocen mejor las personas normales que los perturbados psíquicos.

La crítica a la percepción de la realidad como algo dado a nuestros sentidos, los cuales solo se encargarían de reproducirla, ya la tenemos con Emanuel Kant. Este autor sostuvo que si bien es a través de nuestros sentidos como percibimos la realidad, ésta debe primero tomar la forma que le ofrecen las categoías a priori del conocimiento, en donde destacan las de la sensibilidad: tiempo y espacio. Así eso que percibimos "la realidad" no es otra cosa que lo que se forma gracias a las categorías del conocimiento que nuestra razón posee y a la información que nos dan nuestros sentidos, en consecuencia, lo que conocemos no se nos presenta como algo dado sino, por el contrario, somos participes y creadores de eso que está frente a nosotros.

Planolandia[editar]

Planolandia es un mundo bidimensional. Un cuadrado, habitante de Planolandia, visita en un sueño Linelandia, un mundo unidimensional, y le resulta imposible explicar la realidad de Planolandia al monarca de Linelandia, quien lo toma por loco. Sin embargo, incurre en el mismo error del que quería sacar al rey de Linelandia al calificar como insensato a su nieto, quien planteó la posibilidad de la existencia de otra dimensión. Luego aparece un habitante de Espaciolandia (mundo tridimensional) quien intenta explicarle la realidad de su mundo, pero al cuadrado le cuesta comprenderlo y cuando ve ese mundo al principio piensa que es la locura o el infierno. Sin embargo, cuando comprende que ha penetrado en una realidad totalmente nueva, desea predicar aquello que ha visto a todos pero finalmente es encarcelado por la inquisición de Planolandia.

La historia representa la relatividad de la realidad. Lo que se considera como realmente real y que no hay otra cosa que exista se pone en tela de juicio, no hay nada realmente real, sino la realidad que nosotros percibimos como real, y no hay que descartar que pueda existir otra realidad a la que aún no conocemos.