Hominización y expansión de los homínidos

De Wikiversidad
Saltar a: navegación, buscar

El Proceso de hominización a través de los hallazgos arqueológicos

En el siglo pasado,una serie de hallazgos arqueológicos alimentó las hipótesis planteadas por Darwin. Para estudiar la hominización, en los restos arqueológicos hallados los especialistas analizan:

  • Características corporales que indiquen, por ejemplo, el desarrollo cerebral y la marcha en dos pies.
  • Indicios culturales que muestren, por ejemplo, la fabricación de herramientas.
           Los Hallazgos mas destacables que permitieron estudiar la evolución del género humano


-Australopiteco (simio Sudafricano): Sus restos mas remotos se encontraron en África Oriental y tienen una antigüedad aproximada de cuatro millones de años. Su postura era levemente inclinada.

-Homo Habilis: Sus restos fósiles más antiguos (dos millones y medio de años) se encontraron en África Oriental. Su nombre (habilis) hace referencia al hecho de que fue el primero en mostrar habilidad con las manos,lo que le permitió fabricar herramientas.

-Homo Erectus:Sus restos más antiguos datan de aproximadamente dos millones de años y se encontraron en el sudeste africano. Se distingue por su andar erguido, que da origen a su nombre, y por la notable evolución de su cerebro. Fue el primero en recorrer largas distancias. Controlaba el fuego y fabricaba herramientas de caza.

-Hombre de Neanderthal: Su nombre alude al lugar donde fueron hallados los restos más antiguos de este homímido (200.000 a.C.): en una caverna del valle alemán de Neander (Neander-thal). Supo adaptarse a las condiciones impuestas por la última glaciación, desarrollando técnicas de caza para proveerse de alimento y abrigo.

-Homo Sapiens: Los hallazgos más antiguos datan de 500.000 años atrás (Homo sapiens arcaicos). Este homínido presenta una capacidad cerebral mayor que los individuos de los otros grupos y sus restos estaban acompañados por una serie variada de objetos. Los prototipos de los seres humanos actuales provienen de 40.000 años atrás (Homo Sapiens Sapiens). Su nombre alude a la posibilidad humana de pensar (del latín sapiens: que posee entendimiento)