Física Biológica PCLF/Nociones de estructura química de enlaces/ORBITALES HIBRIDOS SP3 DEL ÁTOMO DE CARBONO

De Wikiversidad
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Orbitales híbridos del átomo de carbono[editar]

El Carbono es un elemento crucial ya que sus peculiares caracterísiticas han permitido la generación de millones de compuestos tanto naturales como sintético, ya que el carbono tiene la capacidad única de enlazarse con otros átomos de carbono para formar compuestos en cadena muy complejos. Debido a lo anterior, el carbono puede formar una cantidad infinita de compuestos, siendo los más comunes las combinaciones carbono-hidrógeno. u número atómico es 6 y pertenece al grupo 14 del sistema periódico.

Muchos enlaces químicos reales se forman a partir de funciones de onda que son combinaciones lineales de orbitales y . Este fenómeno se llama hibridación, y da lugar a funciones de onda de geometría diferente. Por ejemplo, el carbono, cuyo estado fundamental tiene la configuración , puede formar hasta cuatro enlaces covalentes, pues a partir de la única función de onda y las tres funciones y se forman cuatro combinaciones lineales independientes (orbitales híbridos SP^3) cada uno de los cuales está ocupado por uno de los cuatro electrones externos (Fig. 1). En el carbono, esta hibridación da lugar a cuatro enlaces dirigidos hacia los vértices de un tetraedro regular. El ángulo entre dos cualesquiera de esos enlaces es de 109.5˚. Esta circunstancia es la que da lugar a la estructura cristalina del diamante. La hibridación no es la única posible en el carbono, aunque es la más usual.

Cuando un átomo forma más de un enlace covalente, estos enlaces forman entre sí ángulos bien definidos. Por lo tanto los enlaces covalentes son dirigidos, además de saturables. Estas propiedades son fundamentales porque determinan la geometría de las moléculas y el tipo de estructura cristalina del compuesto.

De acuerdo a la configuración electrónica del carbón, uno puede esperar que solamente existan dos capas que intervienen en la formación de enlaces, estas capas corresponden a los dos orbitales en los cuales cada uno está ocupado por un electrón. La hibridación se pude entender en términos de la siguiente descripción: Uno de los dos electrones del orbital es excitado dentro del orbital vacío y el único orbital ahora contiene un electrón; Por tanto, cada uno de los orbitales pueden participar en un enlace covalente. La superposición con cada función de onda de un vecino cercano es maximizada si cuatro nuevas funciones de onda están conformadas por una combinación lineal de los orbitales originales . Este nuevo orbital es el que se conoce como hibrido.

La hibridación provee una ventaja energética, pues la superposición en forma tetraédrica es bastante favorable energéticamente para compensar la energía necesaria para promover el electrón del orbital al orbital . Esto se debe básicamente a que la energía entre el orbital y es muy pequeña, es decir, donde es una cantidad de energía muy pequeña comparada con las energías de y .

Como se mencionó anteriormente, la función de onda que describe al átomo de carbono híbrido debe ser la combinación lineal de las funciones de onda de cada uno de los orbitales de la hibridación, es decir:

Donde son las funciones de onda de átomos hidrogenoides de orbitales y .

En coordenadas esféricas, cada una de las funciones de onda correspondientes a los orbitales se puede dar como sigue:

Donde con como el radio de Bohr y z la carga nuclear del carbón.A continuación se muestran las gráficas de y  :

Las anteriores representaciones gráficas de las funciones de onda se han realizado con la salvedad de que .

Al graficar la superposición de las funciones de onda de cada uno de los orbitales, se obtiene la forma tetraédrica del carbono hibrido.

Como se muestra en la figura anterior, cada uno de los cuatro orbitales híbridos resultantes pueden crear enlaces covalentes sencillos con otro átomo, quedando de esta manera dilucidado el porque de la tetravalencia del átomo de carbono.

Por otra parte, la densidad de probabilidad de encontrar un electrón a una distancia r del núcleo del carbono viene dada por:

Donde es la función de onda de un electrón en un orbital y número cuántico principal dado. Para el caso del carbono, dichas funciones de onda serán y .